Fotografía vía El Hogar ProVegan

La empatía hacia los animales, clave contra la violencia y el bullying

Paula González Carracedo

Paula González Carracedo

¿Es posible rebajar los niveles de violencia en la sociedad o el bullying en las aulas fomentando la empatía hacia los animales? Hablamos con Aula Animal, FAADA y PRODA sobre sus programas basados en Educación Humanitaria.

Fotografía vía El Hogar ProVegan

El mundo es complejo y violento. Parece que a medida que crecemos como sociedad y conseguimos avances significativos en medicina, tecnología, física, matemáticas, etc. no supiéramos cotejar esos logros con una bioética y unos códigos morales que estén a la altura de tales descubrimientos. ¿Cómo conseguir entonces inculcar valores a las futuras generaciones que se encarguen de tomar las riendas de nuestra sociedad?

La respuesta parece radicar en la empatía a través de lo que se conoce como Educación Humanitaria (del inglés Humane Education, no confundir con Humanitarian Education), es decir, empatizando no solo con otros seres humanos sino teniendo también en cuenta a los animales y el medio ambiente.

Hablamos con Pilar Badía, una de las fundadoras de Aula Animal, una asociación que, trabajando por los derechos de los animales, se dedica a brindar apoyo a centros educativos, a formar al profesorado y a dar charlas directas en los colegios e institutos. Badía explica a Broadly que "educar en la empatía genera beneficios no solo para el individuo, sino también para el resto de su entorno. Eso significa que tiene un carácter multiplicador, y ahí nuestra obligación de educar desde en la empatía no solo hacia otras personas, sino también hacia el resto de animales, haciendo hincapié también en la idea de que con nuestras acciones individuales podemos ayudar a los demás." Badía hace también alusión al estado de la educación de nuestro país: "En estos momentos y teniendo en cuenta las políticas educativas de los últimos tiempos, tendemos a un modelo basado en la competitividad y el individualismo. Por eso es muy importante que fomentemos desde las aulas una verdadera educación en valores donde prime la solidaridad, la cooperación y la justicia social."

Fomentan los valores de la compasión, la empatía, el respeto, la bondad y una consideración positiva hacia todos los seres vivos, humanos o no por igual

¿Y por qué tener en cuenta a los animales también en esto? Hablamos con la responsable de educación de la fundación FAADA, Núria Sanahuja, para que nos explique un poco más el concepto. Sanahuja nos explica que "la Educación Humanitaria es una nueva pedagogía o mirada educativa de origen anglosajón desde la que se defienden y fomentan los valores de la compasión, la empatía, el respeto, la bondad y una consideración positiva hacia todos los seres vivos, humanos o no por igual." Parece que así, el concepto inicial queda más elaborado y añade que esta innovadora forma de educar. "Pretende reivindicar el valor primordial de la vida, promueve el desarrollo de actitudes positivas y de cuidado hacia los animales, las personas y el entorno natural. Todo está interconectado, no podemos salvar una especie de la extinción si no protegemos su hábitat, y eso no es posible si la población local no se implica y no se sienten respetados y valorados", concluye Sanahuja.

Profesores y docentes tienen un gran reto por delante, dados los altos índices de violencia dentro de las aulas. En el último informe de Save the Children "Yo a eso no juego", destacan que uno de cada tres menores reconoce haber agredido físicamente a otro menor, la mitad de los estudiantes reconoce haber insultado y uno de cada cuatro lo ha hecho utilizando internet o el móvil participando así de lo que se entiene por ciberbullying.

La Educación Humanitaria tiene planes concretos de aplicación práctica y que tanto ambas asociaciones como la pionera en nuestro país, PRODA (Profesionales Para la Defensa Animal), están poniendo en marcha. Sanahuja asegura que siguen de cerca el trabajo de PRODA ya que ha podido llevar a cabo un programa similar trabajando la empatía con los animales en centros de menores en la Comunidad Valenciana, con un seguimiento y validación de los resultados por el departamento de Psicología de la Universidad de Valencia. "En todos los casos se constató una disminución de los conflictos entre los internos y una mejora de la convivencia", explica Sanahuja.

Te puede interesar: La revolución feminista ha de ser antiespecista

Las actividades más pragmáticas que suelen proponer alumnos y alumnas de todas las edades pasan por: dejar de asistir a zoos, circos y otros espectáculos con animales; hacer voluntariado en distintas asociaciones de protección animal; hacer cambios hacia una vida sin productos de origen animal; preparar trabajos de investigación para distintas asignaturas sobre los derechos humanos y animales, etc.

En FAADA están formando a docentes, tanto de educación reglada —escuela, institutos y universidad—, como de educación no formal. Los cursos que han diseñado cuentan con el reconocimiento del Departament d'Educació de la Generalitat de Catalunya. Además, en FAADA, están intentando implementar el programa en distintas facultades de Ciencias de la Educación y trabajando en la creación de la primera Escuela Humanitaria para que de ahí surjan otras y crear una red entre ellas de conocimiento y pedagogía.

César Bona, elegido como uno de los 50 mejores profesores del mundo según el Global Teacher Prize, ha impartido cursos con Aula Animal y sigue también las bases de la Educación Humanitaria. Como dice en su libro La nueva educación: "Da igual las carreras que tengas o los idiomas que hables si no sabes respetar a los demás, si no sabes cómo reaccionar ante los estímulos que te lanza la sociedad o cómo intentar alcanzar tu propia felicidad". Parece que la Educación Humanitaria basada en la empatía de reconocer y responder ante la otredad, es una buena respuesta a los desafíos educativos de hoy en día.