Cersei Lannister debe caernos bien

Los actos de la reina madre de Juego de Tronos siempre han generado rechazo, a pesar de no ser muy diferentes a los de sus simpatiquísimos hermanos. Después de lo que sucedió la temporada pasada, ¿nos reconciliaremos al fin con ella?

|
abr. 26 2016, 7:35am

CERSEI LANNISTER EN JUEGO DE TRONOS

AVISO: Este artículo contiene SPOILERS de la sexta temporada de Juego de Tronos.

La sexta temporada de Juego de Tronos ha empezado mostrando una Cersei Lannister reaccionando con calma ante el asesinato de su hija Myrcella. Parece, pues, que el paseo de la vergüenza a la que fue sometida al final de la temporada anterior ha marcado su personalidad. Para muchos seguidores de la serie, aquel castigo al estilo slut shaming era lo mínimo que le podía ocurrir. Sin embargo, ¿es Cersei tan mala?

Su sexualidad es un vicio

Cersei fue castigada, entre otras razones, por abusar de su primo Lancel, un acto que la serie presentó como negativo desde el primer momento. Nunca lo vimos de forma explícita, como sí ha sucedido con las violaciones de Sansa o Daenerys. También presenciamos la de Cersei a manos de su hermano Jaime, sin repercusión en la trama.

Cersei y Jaime Lannister iniciaron su andadura en la serie como dos hermanos dispuestos a todo para ocultar su relación incestuosa, pero la valoración que el público ha tenido de Jaime ha sido cada vez más positiva, mientras que la de Cersei ha ido de mal en peor. Los actos reprochables de Jaime se han presentado inducidos por el amor hacia su hermana, empezando por aquél "Lo que hace uno por amor" con el que acto seguido lanzaba a Bran Stark por la ventana. Una actitud opuesta a la de Stannis Baratheon justo antes de morir. Ante las hordas de fans que culparon a la bruja Melisandre de las malas decisiones de un Stannis seducido por sus encantos, éste asume ante Brienne de Tarth la responsabilidad de sus actos.

En el sistema sexo-género de Poniente, la sexualidad de los hombres se ve como una necesidad o una muestra de poder. Por ello, están en una posición de privilegio en los matrimonios concertados, frecuentan burdeles y ejercen sexo no consentido. La sexualidad femenina es reproductiva, y por eso el deseo sexual de Cersei o Lysa Arryn es percibido como un vicio; el de las dornienses o de Daenerys Targaryen como parte de su exotismo.

La sexualidad femenina es reproductiva, y por eso el deseo sexual de Cersei o Lysa Arryn es percibido como un vicio

La venganza noble nunca es para ella

El asesinato de la prostituta Shae a manos de su amante Tyrion Lannister se consideró un acto de justicia. ¿Cómo se atrevió a traicionar al personaje favorito de los fans, a pesar de que él la rechazó de malas maneras? ¿Cómo tuvo la osadía de acostarse con el padre de Tyrion aun siendo prostituta? La serie nos explica que matarla fue muy duro, hasta el punto de que Tyrion no ha podido irse de putas desde que la asesinó. Un drama.

Lo de Cersei ya es otra cosa. La casaron con un hombre que la vejaba, no la amaba e iba camino de otro matrimonio frustrante. Su calidad de mujer noble la convertía, a ojos de su padre, en un útero para sellar alianzas entre casas. Ha visto morir a dos de sus tres hijos. Y es autora de tres de las frases más célebres y clarividentes de la serie: "El poder es poder", "En el juego de tronos, o ganas o mueres" y "En todas partes dañan a las niñas pequeñas". Pero sus actos siguen siendo vistos como fruto de una perfidia y maldad innatas.

Algo parecido ha sucedido con Oberyn Martell y Ellaria Arena. La venganza de Oberyn por la violación y asesinato de su hermana y la muerte de sus sobrinos fue presentada como un acto de honor. La forma en la que Ellaria y las hijas de Oberyn se han vengado por la muerte de él se ha mostrado como algo irracional, al ser Myrcella la principal damnificada hasta esta temporada, y un poco chusquero, porque la finalidad de las Serpientes de Arena hasta la fecha ha sido la de calentar al personal masculino heterosexual bajo la premisa de tías buenas con armas. Lo sucedido en el primer capítulo de la sexta temporada parece que corrige algunos de estos defectos.

Arya Stark también busca venganza. Ha visto tantas muertes de familiares que su causa parece noble, pero aún así pasa por un proceso de despersonalización para llevarla a cabo. Por venganza Brienne de Tarth casi se olvida de su misión, proteger a Sansa Stark. Esta temporada vemos como, por fin, cumple la promesa hecha a Catelyn Stark. Es una de las pocas alianzas femeninas que hay en la serie, además de las de Margaery Tyrell y su abuela Olenna, la de Shae con Sansa y la de Daenerys y su intérprete Missandei. A excepción del caso de nieta y abuela, la sororidad funciona cuando una de las mujeres está por debajo de la otra en la escala social. De lo contrario, suelen competir por el poco espacio de poder que les deja el hombre que tienen al lado: Melisandre contra Selyse Baratheon; Myranda, la amante de Ramsay Bolton, contra Sansa Stark, o Cersei contra Margaery. Quien rompe la dinámica es Olenna Tyrell, que teje alianzas con varias mujeres y rompe la etiqueta desafiando a Tywin Lannister y asesinando a Joffrey.

Cersei no es tan mala madre

Los padres negligentes, como Stannis o Tywin, son castigados, mientras que las mujeres lo son por actuar como madres. Catelyn Stark, una mujer con un gran sentido del deber y de su condición de señora de una casa, lleva todo su linaje a la desgracia por anteponer la seguridad de sus hijos a la guerra. La única líder de los pueblos libres que vemos durante el ataque de los caminantes blancos lucha contra el ejército de muertos vivientes hasta que ve a niños convertidos en zombi.

Cersei opta por empoderar a sus hijos, consciente de que también son su garantía para ejercer poder

Cersei opta por empoderar a sus hijos, consciente de que también son su garantía para ejercer poder. Asesinado su hijo Joffrey, ya prepara a Tommen para ser rey, y no está dispuesta a dejar que Margaery lo manipule. Antes se la había responsabilizado de la locura de Joffrey, a pesar de que ni el padre biológico del niño ni el Rey han estado por la labor de educarlo. A raíz de la muerte de Myrcella, Jaime se está dando cuenta de que no ha sido un padre ejemplar.

Es la mejor reina

Las mujeres poderosas suelen situarse en los sistemas exteriores de poniente. Yara Greyjoy lidera su propia flota en las Islas del Hierro, las Serpientes de Arena hacen algo que se asemeja a luchar en el reino de Dorne e Ygritte era una guerrera perteneciente a los salvajes de la que sólo importó su relación con Jon Nieve. La más emblemática de las mujeres poderosas fuera de Poniente es Daenerys Targaryen. Su incompetencia como líder ha sido manifiesta cuando ha perdido a sus hijos, sus dragones, y desde entonces ha tenido que confiar su gobierno a los consejos de un grupo de hombres. Su fuerza, en cambio, se desató cuando renunció a su maternidad real y perdió primero a su hermano y luego a su marido. Cersei también ejerce el poder después de la muerte de su marido. A diferencia de Daenerys, en vez de confiar en un consejo de hombres, quiere manipularlos. Seis temporadas y ahí sigue, mientras que la Khaleesi ha vuelto a su condición de viuda de un Khal.

En Poniente, las mujeres que no encajan en los cánones de belleza deciden empuñar espadas, como Brienne y Arya. Las que sí que encajan, como Cersei, Margaery o Sansa, son valoradas como madres y esposas y quedan relegadas a las intrigas cortesanas, como también sucede con los hombres con sexualidades ambiguas o pocas dotes para el combate, como Petyr Baelish o el eunuco Varys.

Que las luchas de las mujeres se enmarquen en el ámbito de la corte, más privado, cotidiano y mundano, hace que sean percibidas como contiendas menores, caprichosas o fútiles. La condición de guerreros y representantes de las casas de ellos hace que sus luchas se desarrollen en términos de poder, honor, nobleza y territorio. Tanto Jon Nieve como Melisandre tienen como misión frenar el avance de los caminantes blancos, pero uno tiene una guardia a sus órdenes y la otra sólo el sexo y la magia. Es probable que, tras la revelación de la identidad de Melisandre durante el primer capítulo de esta temporada, en el que se despoja de su sensualidad, fruto de su magia, la percepción sobre ella cambie.

Lo curioso de la aversión hacia mujeres manipuladoras como Melisandre, Cersei o Margaery es que la serie muestra que no tienen alternativa. Sansa Stark recibe palos temporada tras temporada porque no es capaz de seducir, como sí ha hecho Margaery para ganarse primero a Joffrey –un sádico maltratador– y después a Tommen, tras un matrimonio fallido con Renly Baratheon, otro candidato al trono.

Durante la primera temporada, Tyrion Lannister explica a Jon Nieve que necesita leer porque su gran arma es su cerebro, del mismo modo que la principal arma de su hermano Jaime es la espada. Cersei, al igual que otras damas de la corte, tiene como principales armas su belleza y sus intrigas, pero no parecen lo suficientemente buenas.