Probé varios productos con cannabis diseñados para aumentar el placer sexual

No soy muy fan de la hierba, pero estos productos son sorprendentemente divertidos.

|
may. 8 2017, 9:20am

Photo via the author

Nunca he sido una gran amante de la hierba. No la odio, pero casi nunca me apetece fumarla porque soy una persona de naturaleza paranoica que ya está bastante comprometida con sus sustancias favoritas. Durante años, sin embargo, no son pocos los consumidores de maría que me han dicho que follar cuando estás fumada es lo mejor del mundo. Nunca lo he experimentado, a menos que cuente que la otra persona esté fumada, lo que sucede la mayoría de las veces que tengo sexo (me siento atraída por ese tipo de tío, qué le vamos a hacer). Pero en los últimos años hemos visto una proliferación de productos sexuales relacionados con la hierba que en ocasiones resulta abrumadora: casi cada mes nos enteramos de un nuevo artilugio o producto que aúna el cannabis y los genitales (normalmente) femeninos.

Que te bombardeen con dildos que también son pipas y parafernalia de lujo para fumetas hace que desees probarlo por ti misma. Así que probé una gama de productos de temática "marihuanesca" —desde supositorios vaginales hasta lubricante de maría— diseñados específicamente para incrementar el placer sexual. Los resultados fueron sorprendentemente divertidos.

Productos eróticos comestibles "High Love"

Anunciados como el primer afrodisíaco de chocolate y cannabis, estos productos comestibles fabricados por la marca 1906 son bombones completamente naturales que contienen una dosis muy baja (5 mg de THC cada pieza) y que tienen como fin incrementar la sensibilidad, aumentar la excitación sexual y mejorar los orgasmos. Estos productos comestibles, que tienen un sabor delicioso, incluyen ingredientes botánicos como el Muira Puama (conocido como "la Viagra del Amazonas"), el Yohimbe y la Damiana, todos ellos afrodisíacos naturales. Tras comer uno se supone que debes sentir los efectos en un plazo relativamente rápido de entre 15 y 20 minutos, lo cual, en un bello mundo de fantasía en el que tampoco recibo mensajes directos en Twitter llamándome petarda, es más o menos lo que duran los juegos previos.

Cometí el error de comerme uno cuando estaba con un grupo de gente y ya me sentía algo estresada. Les ofrecí uno a todos, un poco preocupada por estar incitándoles a montar una orgía, pero después decidí que tampoco estaría tan mal (era un grupo de gente muy guapa). Cuando aparecieron los efectos, me sentí tan fuera de lugar ―también llevaba todo el día bebiendo cerveza― que acomodé mi cabeza en el sofá en un ángulo extraño y permanecí allí, inmóvil, durante dos horas. Ha pasado una semana y todavía me duele el cuello.

Aquella noche no fue según lo planeado: no noté ningún incremento de mi sensualidad o mi erotismo, solo cierta molestia en la parte superior de la columna y la profunda sensación de no encajar. Así que decidí volver a probar los bombones, pero esta vez yo sola, con velas encendidas y música de Usher (el representante de RRPP de 1906 sugería que pusiera a Barry Manilow para entrar en ambiente). Me sentí relajada y, sí, excitada. Aunque mi orgasmo no necesariamente dio la sensación de verse "amplificado" como se me prometía, toda la experiencia masturbatoria resultó más sensual, desenfadada, excitante y placentera. Y sospecho que esto también habría sido así si hubiera tenido sexo con otro humano, cosa que me gustaría probar pronto (mantener relaciones después de comer los bombones, no mantener relaciones con un humano en general, cosa que ya he hecho, idiota).

Imagen cortesía de 1906

FORIA Awaken, lubricante de maría

El lubricante de marihuana suena a leyenda urbana, pero una rápida búsqueda en Google y una encuesta entre mis amigas me demostraron que es un producto muy real (el cual ya hemos probado en Broadly con anterioridad). FORIA Awaken, la más reciente innovación en lubricante con marihuana, llegó al mercado a finales de abril y es una mezcla orgánica de ocho supuestos afrodisíacos vegetales aparte del THC, así que su venta es legal en todas partes. El primer producto de FORIA, Pleasure, es un adorado clásico y toda una innovación en el floreciente movimiento de ponerse ciega a través de la vagina.

Según reza la nota de prensa, FORIA Awaken conseguirá: amplificar la sensación, incrementar el deseo, mejorar la lubricación, aumentar la consciencia, profundizar los orgasmos y relajar tu cuerpo. Como mujer con un trabajo que le quita mucho tiempo libre y está demasiado estresada para masturbarse, imaginé que este lubricante comestible, vegano y sin gluten (!) sería una gran adición a mi rutina, quizá utilizado conjuntamente con un vibrador. Apliqué el lubricante abundantemente en el clítoris, sobre los labios mayores y menores y dentro de mi vagina siguiendo las instrucciones y encendí mi vibrador favorito.

¡Madre mía! 10 sobre 10. Todas las sensaciones eran increíbles, aunque ahora estoy hecha polvo porque el lubricante de maría se va a convertir ahora en un gasto habitual durante el resto de mi vida (los frascos de Awaken de 30 ml cuestan unos 45 €). Mientras me masturbaba, notaba cómo cada sensación y cada toque se intensificaban y no me había sentido tan relajada en mucho tiempo. ¡A la mierda con las parejas humanas!

Su producto FORIA Pleasure ―que contiene THC― fue incluso más espectacular (y más caro: unos 70 €). Todas las superficies donde lo apliqué estaban relajadas y súper sensibles al tacto.

FORIA Relief, supositorios vaginales

Aunque este producto te ofrece una forma de insertar maría en tu vagina, no es necesariamente un artículo sexual. Para las mujeres que sufren terribles calambres durante la regla, los supositorios vaginales de FORIA sacan provecho de las propiedades analgésicas y relajantes del cannabis ―sin provocar un pedal psicotrópico― para aliviar el dolor de espalda, los dolores abdominales y la sensación general de dolor que se asocia con la menstruación. Una única dosis contiene 60 mg de THC, 10 mg de CBD y manteca de cacao y una vez que empujas el supositorio tan dentro de tu vagina como puedes, se disuelve y empieza a funcionar con bastante rapidez.

Cada vez que hacía pipí olía a maría

Aunque no tenía la regla cuando lo probé, mi cuerpo estaba tenso. Era Domingo de Pascua y estaba nerviosa porque iba a ver una obra de teatro en Broadway con la familia de una amiga. Las obras de teatro, dramáticas y largas, no son lo mío. Así que dos horas antes de la función, seguí las instrucciones que acompañan el producto, puse una almohada debajo de mi culo y elevé la pelvis hacia arriba. Inserté el supositorio todo lo dentro que pude y se disolvió casi al instante. Permanecí desnuda en esa postura durante diez minutos mientras el perro que habían dejado unos amigos a mi cuidado saltaba sobre la cama para ver qué estaba pasando, corriendo de aquí para allá sobre mi cara.

Transcurridos 20 minutos, mis músculos se relajaron totalmente y, aunque mirándolo a posteriori me di cuenta de que la experiencia podría haber ido terriblemente mal, aquella tarde disfruté de la obra como nunca. Ni siquiera me molesté ni me puse nerviosa . No puedo esperar para probarlo cuando tenga dolores menstruales (aquella noche mi experiencia masturbatoria fue de primera y me imagino que hay cierta correlación).

Desde el punto de vista del manchado, mis bragas permanecieron limpias todo el tiempo. Lo único que cada vez que hacía pipí olía a maría.

FORIA Explore, supositorios anales

Dado que el título del artículo da a entender que probé todos estos productos, sostuve estas cápsulas del tamaño del tapón de un boli en la mano y consideré la posibilidad de metérmelas por el culo, lo cual supone ir con los supositorios anales mucho más lejos que la mayoría de la gente. El sexo anal siempre me ha resultado insoportable, así que no me decidí a insertarme aquello. No se me ocurre nada sexual que pueda hacer con mi culo o que otra persona pueda hacer con mi culo. Hasta las personas que escribimos columnas sobre sexo tenemos nuestros límites.

Imagen cortesía de Pipedream

The Original Schlong Bong (Pipedream)

Nunca utilizo bongs, así que no creo que mi valoración de este en concreto vaya a ser científicamente sólida. En lugar de probar el bong, que mide casi 23 cm, voy a limitarme a confiar palabra por palabra en la descripción que viene escrita en la caja, que me parece extrañamente poética:

¡Agárralo y fuma o fuma y acarícialo! Sea como sea, tu sesión de maría nunca volverá a ser igual una vez que la mejores con The Original Schlong Bong. Esta pipa de agua con forma de polla ofrece bocanadas suaves y contundentes conforme la cámara se llena de humo, y las pelotas y el manubrio son tan resistentes que sobrevivirán incluso al trato más torpe. Perfecta para entusiastas de la hierba y para cualquiera que quiera experimentar un cambio real, ¡esta pipa en forma de polla será la sensación de cualquier fiesta! Redefine los "juegos previos", conviértelos en juegos 420 y comparte esta pipa con tu amante. Cuando veas sus labios envolver esta pieza de cerámica hecha a mano finalmente entenderás por qué The Original Schlong Bong es la única pieza de parafernalia en forma de pene que necesitarás jamás.

Aunque ahora mismo no estoy de humor para "fumar y acariciarlo" como se sugiere en el envase, podría empezar a llevarlo al bar para iniciar alguna que otra conversación.

Crema Stay Erect, reforzada con maría (Pipedream)

Esta crema que viene en un tubo de 140 gramos y cuyo ingrediente principal es el aceite de semilla de cannabis sativa tiene como finalidad ser frotada sobre un pene "hasta conseguir la erección". La fórmula afirma ayudar a "mantener una satisfactoria erección completa" y "prolongar la eyaculación". Mi crema Stay Erect llegó por correo la noche antes de que tuviera que entregar este artículo, así que en realidad no tuve tiempo o energías para salir a buscar una polla con la que probarla. En lugar de ello, repetiré las palabras de Wade, que dio una estrella al producto en Amazon.

"He probado esta cosa y no he obtenido ninguna satisfacción. Lo pedí porque me lo recomendó un amigo pero a mí no me funciona. Puede que a otros les vaya bien, pero a mí no me hizo nada".