A James Deen le van bien las cosas a pesar de las acusaciones de violación

Aunque varias mujeres han acusado a James Deen de agresión sexual, su carrera va mejor que nunca.

|
21 junio 2016, 12:00pm

Photo by Franco Origlia via Getty

A pesar de haber perdido lucrativas relaciones laborales con productoras de cine porno y fabricantes de juguetes, la carrera de James Deen parece no haberse visto demasiado dañada por las acusaciones de agresión sexual que le rodean. De hecho, todo le va viento en popa: Deen ha estado trabajando incluso más desde que las acusaciones de agresión salieran a la luz en noviembre del año pasado.

Aparte de filmar para su propia productora, Deen ha estado grabando películas con Voyeur Media, Reality Junkies, Girlfriends Films y New Sensations (estas compañías no respondieron a la solicitud de Broadly para que brindaran sus comentarios). "Si alguien está en el punto de mira y recibe atención del público, ya sea para bien o para mal, las productoras quieren grabar con ellos", afirma la actriz de cine para adultos Alana Evans, que ha trabajado con Deen en el pasado.

Según Evans, la notoriedad adquirida por Deen ha llegado a ayudar incluso a las carreras de algunas de las mujeres que le acusan. "La gente las busca y, en consecuencia, las productoras quieren grabar películas con ellas", afirma Evans.

"Las cosas han vuelto básicamente a la normalidad, como si nada hubiera sucedido", añade.

Ya son seis las mujeres que acusan a James Deen de violación y agresiones. Leer más.

Evans es también vicepresidenta del Adult Performers Actors Guild ("Gremio Norteamericano de Actores de Entretenimiento para Adultos") y lidera el movimiento destinado a que los artistas cuyos límites se han sobrepasado presenten reclamaciones ante la Occupational Safety and Health Administration (OSHA, o "Administración Norteamericana de Salud y Seguridad Laborales"). "Es preciso que las chicas se decidan a hablar", indica. "No solo estás pidiendo justicia para ti, sino que es posible que estés salvando también a otras personas".

En noviembre de 2015, la exnovia de Deen y actriz porno Stoya realizó la primera acusación de abusos sexuales en Twitter:

Tras el tuit de Stoya salieron a la luz más acusaciones. Ashley Fires acusó a Deen de agredirla fuera de cámara en las duchas de Kink.com. La ya fallecida Amber Rayne narró al Daily Beast un angustioso encuentro con Deen en el plató:

"Estábamos haciendo una escena de porno anal, él me estaba follando por el culo y yo dije algo así como 'Sí, fóllame así, hijo de puta'. Su expresión se transformó y acercó su puño cerrado a mi cara en dos ocasiones. Me dio un puñetazo en la cara mientras estaba todavía dentro de mi culo y entonces se volvió loco y empezó a follármelo de forma extremadamente brutal. Empezó a meterme cosas dentro hasta el punto que sufrí un desgarro y empecé a sangrar por todas partes. Había tanta sangre que no pude terminar la escena".

Otras artistas dieron un paso adelante y acusaron a Deen. Joanna Angel, otra ex de Deen, contó a un presentador de radio: "Había veces en que temía por mi seguridad, pero me sentía atrapada". La actriz Lily LaBeau relató dos feas historias sobre Deen y en ambas él sobrepasó con creces los límites de ella. Durante un evento que se retransmitió en vivo por internet dentro de la serie Upper Floor de Kink, Deen, cuya aparición en la escena no estaba programada, se unió y trató de obligar a LaBeau a realizar varios actos que aparecían en su "lista del no", un contrato que firman los actores con la productora para determinar qué actos están fuera de sus límites. LaBeau describió otro terrible encuentro con Deen en estos términos: "Lo primero que hizo fue acercarse hasta mí (yo estaba atada) y escupirme en el ojo. La cosa subió de repente de cero a cien, fue muy denigrante".

Después de que varias productoras cortaran todo lazo con Deen y de que la compañía Doc Johnson, que desde hace tiempo había defendido al actor, anunciara que dejaría de comercializar su popular dildo moldeado a partir de su pene, Deen acudió a Twitter para decir que las acusaciones vertidas contra él eran "falsas y difamatorias".

La semana pasada, por ejemplo, Deen anunció un incremento en la cuota de socios de su sitio web de pago. Y aunque Kink y Evil Angel no han vuelto a trabajar con Deen, sí han mantenido las películas previamente grabadas con el actor en sus respectivos sitios web. En el caso de Kink, los vídeos de Deen se mantienen sobre todo porque otros actores y actrices siguen queriendo que se les asocie con él, indica el portavoz de Kink, Michael Stabile. "Había un número de actores y actrices a quienes les gustaba que James apareciera en su currículum, así que eliminar los vídeos no parecía servir a ningún fin en particular", indica Stabile.

Además, muy pocos otros hombres en el mundo de la pornografía cuentan con la reputación de ser capaces de hacer tanto dinero como Deen, e incluso un número todavía inferior pueden decir que su nombre sea popular a nivel mainstream. Dado que no todos los tíos pueden estar a la altura de las rigurosas exigencias de rendimiento de la industria del porno, afirma Evans, "las mujeres vienen y van, pero los hombres son la espina dorsal de esta industria". Conforme las productoras más grandes ven cómo sus ventas de DVD y su base de suscriptores online se reducen tras la aparición de sitios gratuitos como PornHub y YouPorn, es más probable que deseen mantener en plantilla a las personas que les han hecho ganar dinero con anterioridad.

Había un número de actores y actrices a quienes les gustaba que James apareciera en su currículum

Y después también hay gente que continúa trabajando con Deen no solo por su fama, sino porque les sigue gustando y siguen confiando en él. "Confío en él al cien por cien", afirma la actriz de cine para adultos Aubrey Star, que protagonizó Tight Ass Teen (algo así como "Adolescente de culo estrecho") junto a Deen.

Evans afirma que cree a las víctimas de Deen, pero que también confía en su propia experiencia con Deen como excelente amigo. "Mucha gente se sorprendió de que yo no estuviera dispuesta a arrojar a James a los tiburones", explica Evans, "pero es que yo no creo que deba aparecer en ninguna lista negra ni nada parecido. Hace muchos años que James y yo somos amigos, pero no es mi papel erigirme en juez".

Aunque no está claro qué ha hecho que Deen niegue tan escuetamente las acusaciones que se vierten contra él (de hecho Deen no respondió a la solicitud de comentarios que le enviamos desde Broadly), la industria ha tratado mientras tanto de centrarse en otros hombres como él. Kink, por ejemplo, ha revisado su Declaración Oficial de Derechos para Modelos a fin de poner mayor énfasis en el consentimiento. Kink garantiza ahora que cualquier modelo será debidamente remunerada si deja de filmar porque se hayan traspasado sus límites. También afirma claramente que el consentimiento en plató no se transfiere a los momentos en que se está fuera de cámara. "Debemos implantar el consentimiento afirmativo", indica Stabile. "No puede depender solo de que la persona agredida diga 'No'".

Ashley Fries declinó hablar específicamente acerca de su trabajo con Deen, pero cuando le preguntamos por las nuevas políticas de Kink, dijo a Broadly: "No debería haberse esperado a que hubiera tantas acusaciones de agresión para crear una declaración de derechos así. Estas ideas acerca de los derechos de las modelos siempre deberían haber estado ahí".


Corrección: Una versión anterior de este artículo identificaba erróneamente a Alana Evans como Vicepresidenta del Adult Performers Advocacy Commitee (APAC, o "Comité Norteamericano de Defensa de los Actores de Entretenimiento para Adultos"). Evans es Vicepresidenta del Adult Performers Actors Guild (APAG, o "Gremio Norteamericano de Actores de Entretenimiento para Adultos"). Lamentamos el error.