Quantcast
Illustration by Katherine Killeffer

Encontramos feminazis de verdad (o sea, feministas nazis)

Lindsay Schrupp

Lindsay Schrupp

"Feminazi" es un oxímoron, una voz compuesta que a mucha gente le encanta usar, pero queríamos saber si las nazis feministas existen en realidad. A través de foros sobre supremacía blanca y contra viento y marea emprendimos nuestra búsqueda de esta...

Illustration by Katherine Killeffer

Resulta difícil recordar que hay gente en el mundo que no bromea cuando emplea el término feminazi. Que se use para provocar algo más que una mirada de desaprobación es tan inconcebible como la palabra misma. Según el misógino Rush Limbaugh, que popularizó esta palabra compuesta en su libro de 1992 The Way Things Ought to Be, una feminazi "es una mujer cuya mayor preocupación en el mundo es procurar que se practique el mayor número de abortos posible".

Durante los últimos 23 años, este popular oxímoron se ha venido utilizando para hostigar y menospreciar a quienes trabajan para el desarrollo del papel de la mujer en la sociedad, o a aquellas mujeres que expresan su opinión en público. Aunque la definición de Limbaugh ignora que los nazis ejercían un extremo control de los derechos reproductivos y una violencia patriarcal respaldada por el estado, y que expulsaron del régimen a todas las feministas declaradas, la lógica detrás del término aplica la militancia fanática de los nazis a la causa feminista.

Quería saber si esa bestia mitológica que puebla los sueños húmedos de los conservadores era real. Y si existían realmente las feministas nazis, ¿cómo podían vivir consigo mismas? Así que decidí ponerme a investigar en el sitio web sobre odio racial que más tiempo lleva operando en internet: Stormfront.org. Esperaba que allí sería capaz de encontrar a mi minotauro, a mi ligre, a mi feminazi literal.

Imagen vía Flickr/Terence McCormack

Este año celebran 20 años de racismo, de modo que este foro nacionalista, supremacista de la raza blanca y neonazi parecía el último lugar donde podría esperarse encontrar debates abiertos sobre el feminismo. Según un informe publicado en 2014 pasado por el Southern Poverty Law Center, en los últimos seis años se ha responsabilizado a varios a miembros registrados de Stormfront de casi 100 asesinatos. Entre ellos se encuentran Richard Scott Baumhammers, que asesinó a cinco personas y dejó a otra paralítica durante un tiroteo en 2000 y Anders Breivik, que asesinó a 77 personas —la mayoría de ellas niños— en la masacre de Noruega de 2011. Breivik, que se unió al sitio web en 2008 bajo el nombre de usuario "year2183", escribió en un post: "El feminismo, los traidores políticos corruptos, los traidores medios de comunicación corruptos, los judíos a favor de la inmigración y el profesorado corrupto son el agujero en el 'dique', y los musulmanes son el agua que se cuela por él". Aunque las publicaciones originales de Breivik ya han sido eliminadas de la web, las respuestas, las veces que se han compartido y las reacciones del tipo "qué bueno tenerte entre nosotros" a este post introductorio que arremetía contra el Islam siguen ahí.

En cierto modo no resulta demasiado sorprendente que el feminismo sea un tema bastante polémico en Stormfront, que se enorgullece de contar con 300.000 miembros registrados y autoproclama recibir unas 40.000 visitas al día. En julio, el tema de foro "¿Hay alguna feminista aquí?" se volvió tan hostil que su moderador, SF Dungeon Master Fading Light, lo cerró después de menos de un mes afirmando: "Dios, odio cerrar un hilo de discusión así, pero esta mierda se nos ha escapado de las manos".

Como imagino que es bastante difícil reprimir una espiral de odio en un sitio web que precisamente busca reunir a grupos de odio, el mismo moderador escribió un nuevo post poco después: "Declaración de la postura de Stormfront sobre el tratamiento de los sexos", que reclamaba el fin de los "ataques a las mujeres" en el sitio. No activó la opción de respuesta en su publicación.

El hilo "¿Hay alguna feminista aquí?", que tenía 158 respuestas antes de cerrarse, no es una excepción en Stormfront. Es más, encender el debate en torno al feminismo en los foros de Stormfront parece casi tan irresistible para sus miembros como usar "La verdad sobre" para comenzar una declaración racista ininteligible, compartir sus fotos favoritas del Tercer Reich o culpar a los judíos de prácticamente todo. (Gracias al usuario WakeUpWhiteMan por aumentar nuestro tráfico gracias a este hilo el mes pasado: "La revista judía Vice publica un artículo abiertamente a favor de la bestialidad").

¿Qué tipo de nacionalista blanca no es, en cierta medida, una feminista?

Pero en serio, hay más posts explícitamente sobre feminismo en Stormfront.org de los que hemos tenido en Broadly desde nuestro lanzamiento en Estados Unidos. Algunos otros hilos relacionados con el activismo feminista incluyen: "¿Pueden el feminismo y el nacionalismo blanco ir de la mano? Yo creo que sí", "Una feminista académica progresista (judía) cree que debería encerrarse a los hombres en campos de concentración", "Mujeres contra el feminismo", "¿Es el feminismo una ideología extremista?", "¿Por qué todas las feministas son gordas y feas?", "Cómo detectar a una feminista", "¿Movimiento feminista?" y "Política de respeto hacia las mujeres blancas", entre otros. También hay una sección totalmente femenina en el sitio, la sección "For Stormfront Ladies Only" (solo para mujeres de Stormfront), en la que un hilo publicado originalmente en 2008 llamado "¿Qué podría atraer a más mujeres hacia el nacionalismo blanco?" continúa teniendo posts activos.

Entre todo ese mar de declaraciones contra las feministas que cabría esperar en el hilo "¿Por qué todas las feministas son gordas y feas?" encontré la respuesta de una usuaria que resultaba especialmente pertinente para mi búsqueda.

"¿Qué tipo de nacionalista blanca no es, en cierta medida, una feminista?", publicó Ojos Azules después de defender su identidad como feminista en el hilo. Ojos Azules es una mujer de 31 años llamada Anne que es nacionalista blanca en Canadá, aunque su avatar con la foto de la Bandera Confederada podría hacerte pensar lo contrario. Me contó en un mensaje privado —el sistema de Stormfront es sorprendentemente similar al de AIM, con sus emojis y todo— que se siente identificada con "un tipo anticuado de feminismo".

Imagen del sistema de mensajes privados de Stormfront vía screengrab.

"Las mujeres del nacionalismo blanco no están dispuestas a soportar que nadie les diga cómo tienen que vivir su vida", dijo Ojos Azules. "Las mujeres de este foro no parecen considerarse inferiores a sus maridos, sino compañeras en igualdad de condiciones. Aquí no hay etiquetas para hombres y mujeres".

La Dra. Abby L. Ferber, profesora de estudios de la mujer y étnicos y autora de White Man Falling: Race, Gender and White Supremacy (La caída del hombre blanco: raza, género y supremacía blanca), me explicó por qué algunas mujeres de extrema derecha se identifican como feministas. "Creo que la cuestión aquí es cómo define cada una el feminismo. En términos generales, su idea de lo que es el feminismo probablemente procede de los medios de comunicación, y ese es un punto de vista bastante limitado", me explicó Ferber en una entrevista telefónica. "Cualquiera que haya estudiado el feminismo aunque sea mínimamente sabe que es mucho más complejo que eso".

Mujeres como Ojos Azules probablemente piensan en el feminismo dentro de una definición tradicional y liberal, basada en la idea de que los hombres y las mujeres deberían tener el mismo tipo de protección ante la ley. "Desde esa definición, tiene bastante sentido que quieran definirse a sí mismas como feministas", dijo Ferber, que también explicó que, dentro de estos movimientos, las mujeres están construyendo su propia idea de la feminidad. Algunas interpretan al ama de casa, mientras que otras necesitan adoptar el papel de guerreras para socializarse y atraer a más mujeres hacia el movimiento. Es probable que estas últimas en particular tengan más tendencia a identificarse como feministas.

Si dices que eres feminista en una organización racial blanca, ¿qué mensaje estás lanzando acerca de las mujeres negras?

Pero independientemente de cómo definas el feminismo, definirse como feminista sigue siendo intrínsecamente contrario a identificarse como una supremacista blanca o una neonazi. "No creo que se pueda ser feminista y apoyar un movimiento basado en el odio", afirmó la Dra. Margaret Power, profesora de historia en el Instituto de Tecnología de Illinois, cuyo trabajo se centra en el género, la mujer y los movimientos políticos de extrema derecha. "Si dices que eres feminista en una organización racial blanca, ¿qué mensaje estás lanzando acerca de las mujeres negras? Se trata de una completa contradicción en su misma esencia".

Según Ojos Azules, el foro solo para mujeres ha permitido que surja camaradería y apoyo social entre las mujeres de Stormfront, lo cual podría fomentar una mayor demanda de la igualdad de las mujeres dentro del movimiento, especialmente en un espacio online donde las mujeres pueden recibir cualquier apelativo, desde putas a máquinas de parir. "He visto cómo las cosas se salían de madre, pero también he visto a mucha gente apoyarse mutuamente", dijo. "Si eres demasiado sensible, pues sí, se te van a comer viva. Así que el foro para mujeres es de mucha ayuda".

Pregunté a Ojos Azules si no creía que resultaba contradictorio defender la igualdad de género y estar al mismo tiempo en contra de la igualdad racial. "Una mujer blanca en una comunidad blanca con amigos blancos y un marido blanco tiene menos probabilidades de sufrir abuso y abandono que alguien que vive entre personas que no son blancas y entabla una relación amorosa con una de ellas", me dijo. "Preservar nuestra cultura nos beneficia a todos, especialmente a las futuras generaciones".

Uniforme de una miembro del Ku Klux Klan, vía Wikimedia Commons

Los recientes informes que apuntan a que los neonazis tratan de atraer a más gente joven hacia su movimiento centrándose en temas relacionados con la igualdad de género y la justicia medioambiental podrían indicar que existe una presencia cada vez mayor de mujeres, especialmente de aquellas que se autodenominan feministas, en los movimientos de supremacía blanca. La Dra. Kathleen M. Blee, profesora de sociología en la Universidad de Pittsburgh y conocida por su obra acerca del papel de la mujer en el Ku Klux Klan, me explicó que el porcentaje de mujeres dentro de los movimientos de extrema derecha ha ido fluctuando a lo largo de los años. Durante las décadas de 1910 y 1920, las mujeres adoptaron papeles más activos en el KKK y muchas de ellas incluso fundaron sus propias secciones dirigidas por mujeres, llamadas las WKKK.

"Algunas de las mujeres dentro del Klan se veían a sí mismas como defensoras de los derechos de las mujeres pero también como supremacistas blancas", me explicó Blee en una entrevista telefónica. "La gente tiende a equivocarse en dos sentidos: o bien dan por hecho que las mujeres no desempeñan ningún papel real en los movimientos de supremacía blanca o de nacionalismo blanco, o bien exageran el liderazgo de las mujeres en dichos movimientos. Me aclaró que estos movimientos de extrema derecha siguen estando mayoritariamente dominados por los hombres y que las mujeres tienden a desempeñar papeles marginales, aunque supongan un porcentaje bastante elevado de estos grupos hoy en día. (De hecho, muchos posts relacionados con la igualdad de género en el foro solo para mujeres parecen haber perdido tanto el contacto con la realidad que podrían formar parte de un número especial de Clickhole para el Día de la Mujer, fruto de su asociación con el KKK: "El problema del matrimonio y el divorcio hoy en día: los hombres reciben un trato injusto", "¿Es necesariamente malo que las mujeres hagan todo el trabajo doméstico?", "¡Ya es oficial! Las axilas femeninas peludas se convierten en tendencia" y la popular encuesta "¿Quiénes son más atractivos: los skinheads o los nazis de toda la vida?").

En un hilo, alguien sacó el tema de que las mujeres llevan lidiando con la desigualdad desde el principio de la historia. En respuesta a un post en el hilo "¿Hay alguna feminista aquí?", el usuario Fortress Europe dijo: "Lo cierto es que los hombres llevan oprimiendo a las mujeres desde el principio de los tiempos. Y en algunas regiones, incluso sigue siendo así a día de hoy".

Me costó mucho trabajo creer que alguien pudiera reconocer y condenar la historia de la opresión patriarcal sobre las mujeres y al mismo tiempo apoyar vehementemente la opresión sistemática sufrida por la gente de color. "Creo que para ellos no resulta en absoluto contradictorio", afirmó Blee. "No defienden los derechos de las mujeres que no pertenecen a su categoría particular, de modo que cuando las mujeres dicen que quieren ser feministas o guerreras raciales, lo que están defendiendo es la igualdad de género centrada exclusivamente en las mujeres blancas".

Pregunté a Fortress Europe —un miembro masculino de Stormfront de nacionalidad búlgara, defensor acérrimo de los derechos de las mujeres y crítico feroz de Matar un ruiseñor— si se identificaba como feminista y qué significaba eso para él como nacionalista blanco. "Estoy a favor de la igualdad de género y se eso me convierte en feminista pues adelante", me dijo en un mensaje privado. "Stormfront es un sitio web nacionalista blanco, y el nacionalismo blanco es un concepto político y social dedicado a la supervivencia y el avance de la raza blanca. Estos objetivos fundamentales jamás se conseguirían sin la participación y la cooperación de las mujeres blancas, simplemente no es posible". Fortress Europe continuó explicando que obligar a las mujeres a formar parte del movimiento supremacista blanco con toda probabilidad resultaría ineficaz a la hora de llevar adelante la causa del nacionalismo blanco.

Creo que es muy importante tratar de entender por qué abrazaría una mujer una ideología o una práctica que no defienden su liberación, aunque se diga a sí misma que sí la defienden.

Al margen de las definiciones personales o equivocadas del feminismo, Power cree que es preciso que nos fijemos en la cuestión del género para comprender cómo se manipula a la gente para que se una a esos movimientos. "Creo que es muy importante tratar de entender por qué abrazaría una mujer una ideología o una práctica que no defienden su liberación, aunque se diga a sí misma que sí la defienden", afirmó.

Ferber también recalcó la importancia del hecho de que el movimiento ha ido creciendo, aunque de forma muy fragmentada y, por lo tanto, mucho más difícil de observar. Aunque con frecuencia tildamos a los miembros de los grupos supremacistas blancos de extremistas, sus estructuras patriarcales de ideología sobre el género y la raza son síntoma de problemas profundamente enraizados en la cultura en general. Esto, a su vez, fomenta el crecimiento de las organizaciones basadas en el odio y hace más fácil que la gente encuentre atractivos estos movimientos.

"Estos movimientos realmente se mueven en el estrecho ámbito de la masculinidad en el que los hombres se ven obligados a permanecer", afirmó Ferber. En otras palabras, en lo referente al género, no solo deberíamos centrarnos en la construcción de la feminidad. "Los hombres que no encajan en esa definición se sienten unos fracasados", continuó, "y son presa fácil para movimientos como este".