Las youtubers lesbianas que enseñan a las adolescentes queer a tener sexo mejor y más seguro

"No creo que las mujeres jóvenes queer sepan cómo tener sexo seguro... No está en los medios, ni siquiera en la programación dirigida a las lesbianas".

por Sophie Jackson; traducido por Eva Cañada
|
oct. 26 2017, 7:24am

Encontrar fuentes de educación sexual inclusiva para mujeres queer siempre ha supuesto un reto. La mayoría de gente joven recurre a sus amigos ―o a cotilleos en el vestíbulo del colegio― para su introducción a la educación sexual porque, por desgracia, la mayor parte de colegios apenas sí llegan a cubrir la metodología del sexo heterosexual, así que mucho menos la del sexo entre mujeres. Y para las mujeres jóvenes queer nunca ha habido un lugar obvio al que recurrir en busca de información sobre cómo tener sexo ―el vergonzante proceso de buscar en Google " cómo comer coños" es prácticamente un rito de iniciación― y muchas de nosotras hemos aprendido lo que sabemos a través de internet.

Jade —más conocida online como F0XY— es una youtuber de 26 años nacida en Los Ángeles que principalmente hace vídeos cómicos con un giro queer, como "4 Reasons Why Being Gay Is Lit" (4 razones por las que ser gay es lo puto más) o "Annoying Things Girlfriends Do" (Cosas molestas que hacen las novias). La mayor parte de su público está compuesto de mujeres jóvenes queer de color como ella misma y Jade dice que no es ninguna coincidencia: "Eres lo que ves, ¿verdad?".

La comedia es el foco central de su canal, pero también ha hecho varios vídeos sobre el sexo queer, porque tenía la sensación de que era algo sobre lo que las youtubers no hablaban lo suficiente. Aunque había mujeres queer hablando online sobre sexo, afirma Jade, no había "ninguna que tuviera el mismo aspecto que yo". En vídeos como "How We Have Sex… (Safely)" (Cómo tenemos sexo... (de forma segura)" y "Lesbians Tell The Truth About Strap-Ons" (Las lesbianas cuentan la verdad sobre los strap-ons), Jade y su novia señalaron la falta de conocimiento sobre sexo seguro entre la comunidad lésbica y sobre la seguridad de los juguetes sexuales.

"No creo que las mujeres jóvenes queer sepan cómo tener sexo seguro", afirma. "Y no creo que las mujeres queer más mayores lo sepan tampoco. No está en los medios, ni siquiera en la programación dirigida a las lesbianas. Probablemente porque estamos condicionadas a crear contenidos que resulten atractivos para la mirada masculina".

Jade afirma que el poco contenido que existe dirigido a las mujeres queer tiende a centrarse más en cómo utilizar juguetes sexuales que en el sexo seguro en general, incluyendo el uso de mascarillas vaginales y condones para los dedos. Pero claramente existe un público para esto: Jade tiene actualmente 115.000 suscriptores en su canal de YouTube y el vídeo sobre sexo seguro es su noveno vídeo más visto, con 99.000 visualizaciones. Conforme los youtubers LGBTQ van ganando más seguidores, ella confía en que el sexo seguro se convertirá en una parte de la cultura lésbica joven del mismo modo que sucede en la "cultura gay masculina".

Existen buenas razones para que las mujeres queer también hablen de sexo seguro. En contra de lo que sugiere la mitología popular, el sexo sin protección entre mujeres sigue pudiendo suponer un riesgo de transmisión de ETS. El VIH sigue pudiendo transmitirse a través de los fluidos vaginales e infecciones como el VPH (que puede desembocar en verrugas geniales y cáncer cervical) y el herpes pueden contagiarse a través del contacto íntimo piel con piel.

Además, en palabras de la popular educadora sexual de YouTube Stevie Boebi, el sexo seguro no gira solo en torno a la parafernalia de las mascarillas vaginales, los condones y los guantes, sino que también gira en torno a temas psicológicos como una comunicación clara del consentimiento y los límites. Tal y como ella lo plantea: "Incluso aunque no tengas una ETS, debes protegerte y respetarte a ti misma". Y eso se aplica incluso si los elementos básicos de la protección no son siempre fáciles si eres una mujer gay o bisexual, como bromea Boebi en un vídeo, "¿Alguien ha visto alguna vez una mascarilla vaginal? ¿Sabéis dónde puedo comprarlas? En las tiendas no las venden".

Riley J. Dennis, una youtuber trans gay con 41.000 suscriptores en su canal de YouTube, se hace eco de la preocupación de Boebi y Jade por la seguridad del sexo queer. En vídeos como "Condoms: Everything You Need to Know (LGBTQ+ Friendly)" (Condones: todo lo que necesitas saber [información también para personas LGBTQ+]) y "Having Sex as a Trans Lesbian" (Cómo tener sexo siendo una transexual lesbiana), Dennis pone en entredicho lo que ella describe como la educación sexual "altamente cisnormativa y heteronormativa" que la mayoría de gente recibe en el colegio.

Como en muchos otros casos, el interés de Dennis por producir contenido educativo surgió al darse cuenta de que sencillamente no había nada más disponible. "Aprendí todo lo que sé sobre sexo queer en internet y por las experiencias de mis amigas", explica a Broadly. "Como no hay muchos recursos para que las chicas queer encuentren información sobre sexo, incluso la información que encontré en internet era muy limitada".

Afirma que ha encontrado resistencia por compartir estos vídeos, pero ella permanece inamovible. "Soy una mujer trans gay preocupada por problemas de justicia social. Y en YouTube eso me convierte en objetivo", explica. "Existe toda una cultura y un nicho en YouTube dedicados a crear vídeos sobre mí. Estaba claro que la gente me iba a ridiculizar por hablar sobre sexo".

Según Dennis, el YouTube mainstream no es el lugar más acogedor para los vloggers LGBTQ, especialmente para aquellos que abordan temas explícitos. "Los youtubers más importantes están demasiado preocupados por el hecho de que su marca se convierta en algo demasiado profundo, demasiado lioso o demasiado controvertido", indica. En lugar de ello, son los "canales más pequeños" los que hablan sobre el sexo seguro, un tema vital aunque con mucha menos cobertura.

Riley J. Dennis en un vídeo de YouTube. Foto cortesía de la entrevistada

Aun así, la diversidad de youtubers queer femeninas que están hablando ahora sobre sexo seguro supone un enorme paso adelante con respecto a unos años atrás, cuando dos de las youtubers más populares en este ámbito eran Laci Green y Arielle Sarcella. Desde entonces, ambas han sido ampliamente excomulgadas de la comunidad de youtubers LGBTQ tras haber publicado cuestionables contenidos transfóbicos en sus canales, incluyendo el vídeo de Green "TERFs, Non-Binary, and S-E-X" (Feminismo radical transexclusivista, no binarismo y S-E-X-O) y el de Sarcella "Would You Date a Lesbian With a Penis?" (¿Saldrías con una lesbiana con pene?).

Aunque Green y Sarcella siguen teniendo algunos seguidores dentro de la comunidad de vloggers LGBTQ, muchas youtubers queer (entre ellas Boebi y Dennis) se pronuncian abiertamente en las redes sociales en contra de dichos contenidos. Y eso también apunta a un problema más amplio relacionado con la educación sexual lésbica, que con demasiada frecuencia pasa por alto cómo tener sexo seguro como mujer trans o con una pareja trans (y, al hacerlo, pasa también por alto una parte fundamental de lo que puede significar el sexo seguro para las personas queer).

Aunque YouTube puede ser un excelente recurso para algunas personas LGBTQ, los vídeos sobre sexo seguro son muy escasos y se publican muy espaciadamente. Una rápida búsqueda de "sexo queer seguro" en inglés solo proporciona unos 12.000 resultados. Es posible que los siempre cambiantes algoritmos de la plataforma sean en parte culpables, porque priorizan canales más populares y políticamente neutros, dejando atrás los canales queer, que rara vez alcanzan el mismo nivel de fama mainstream. La reciente adición de un "modo restringido" afectó desproporcionadamente a las visualizaciones de los youtubers queer, cuyo contenido ―sexual o de otro tipo― se vio repentinamente bloqueado para los menores de 18 años.

No obstante y a pesar de ello, las mujeres queer continúan luchando por encontrar su lugar dentro de la comunidad de YouTube y muchas de ellas utilizan la plataforma para hablar sobre sexo. Solo les falta poder encontrar mascarillas vaginales en algún sitio.