Las verdaderas bragas para la regla hechas en España

Una cooperativa catalana planea comercializar las primeras bragas absorbentes y transpirables fabricadas en España.

|
nov. 15 2016, 8:40am

IMAGEN CEDIDA POR COCORO

Yo hasta que descubrí lo que significaba el free bleeding no sabía que yo lo había estado haciendo cada vez que duermo. "¡Yo también hago free bleeding!", me sorprendí a mí misma un día leyendo la definición en Wikipedia. Básicamente es el movimiento que propugna no usar ni tampones ni compresas durante la menstruación. En mi caso fue relativamente sencillo ―a la hora de dormir―, porque el volumen de sangre se reduce mucho en algunas mujeres cuando estamos estiradas. Así que durante mucho tiempo he rechazado la idea de dormir con algo sólido dentro de mí o con una compresa pegada a mi ropa interior. Desde entonces, siempre he tenido las clásicas "bragas para la regla", aquellas bragas que están siempre preparadas durante los días de menstruación y que no importa demasiado si se ensucian un poco.

Ahora, una iniciativa pionera en España promueve un cambio importante en la higiene íntima femenina: son las bragas Cocoro, unas bragas absorbentes y transpirables con aspecto de braga convencional. Son lo que podríamos llamar unas verdaderas "bragas para la regla", pero con la tecnología textil adecuada para que se limpien con facilidad. En la oficina, las hemos probado tres mujeres y coincidimos en que es una buena alternativa para reemplazar al salvaslip o la compresa en aquellos días en los que tienes menos flujo.

Hablo con Laida Memba, una de las cuatro creadoras de Cocoro, para que me cuente más cosas sobre este proyecto que estos días arranca su etapa de financiación en Verkami.

Broadly: ¡Hola, Laida! ¿Cómo surge el proyecto?

Laida Memba: FemmeFleur somos una cooperativa que desde hace cinco años trabaja en productos relacionados con la higiene íntima de las mujeres. Nuestro objetivo es mejorar el día a día de las mujeres. A veces, pequeños avances pueden tener un impacto muy grande en nuestras vidas.

¿Empezasteis con la copa menstrual, verdad? Fuiste de las primeras plataformas en España en hablar de ellas y comercializarlas.

Sí, la verdad es que la primera vez que una amiga me habló de la copa menstrual me sorprendió no haber escuchado nunca antes nada sobre ella. A partir de ahí, decidimos que lo tenía que saber todo el mundo (risas).

Te puede interesar: Esto es lo que piensan algunas usuarias de la copa menstrual

¿Cuándo empezasteis a idear las bragas Cocoro?

Estos años nos han servido de aprendizaje para saber cómo está el tema de la menstruación y que tabúes hay entorno a esta. Parece que existe esa creencia de que cuando tienes la regla, a los 13 o 14 años, tu madre te dice que uses una cosa o la otra y no te planteas mucho más allá de eso. Además, aunque nosotras hemos trabajado mucho con la copa, también nos fijamos en que hay muchas mujeres reticentes a usar tampón o copa y que se limitan exclusivamente al uso de compresas o salvaslips. De hecho, el nicho de mercado más importante está en las compresas. Porque incluso cuando usas copas o tampón, de vez en cuando recurres a una compresa o un salvaslip.

¿Las planteáis como solución única y reemplazable a todas las demás?

Cada mujer es un mundo y de hecho nadie sabe cuánto menstrúa hasta que te pones a hablar con otras personas o comparar con otras mujeres. Nosotras hicimos un test con un grupo muy variado y nos hemos encontrado desde mujeres a las que les sirve como método único, ya sea porque la cantidad de regla o por comodidad, a otras que lo prefieren seguir alternando con otros métodos como el tampón o la copa. Eso depende de cada mujer. Se trata de dar más opciones para que podamos elegir.

¿Cuál es la reacción habitual cuando habláis de la braga a otras mujeres?

Primero nos preguntan si es como un pañal, y cuando le decimos que parecen unas bragas absolutamente normales, no se creen que vayan a funcionar (risas). Tendrán que animarse a probarlas.

Se calcula que en Europa los productos de higiene menstrual representan 200.000 toneladas de residuos anualmente

Además, con estas bragas, también se reduce el impacto ecológico.

Claro, piensa que medio mundo menstrúa y eso son muchas mujeres. Si cada vez que tenemos la regla usamos productos de usar y tirar, el impacto es brutal. Por eso hacer productos reutilizables es una buena alternativa. Por ejemplo, se calcula que en Europa los productos de higiene menstrual representan 200.000 toneladas de residuos anualmente.

¿De qué están hechas las bragas Cocoro?

Aparentemente las bragas Cocoro no se distinguirían de unas bragas convencionales. Pero contienen dos capas internas de tejido técnico y antibacteriano que permiten absorber la menstruación y el flujo vaginal. Otra característica es que el tejido en contacto con la piel genital es de algodón, que es lo que recomiendan los ginecólogos.

O sea, es como llevar una compresa integrada en el propio tejido.

Claro, pero mucho más cómodas. Las compresas tienen el inconveniente de que muchas veces nos manchamos, se nos mueven o nos resultan incómodas. Así que con Cocoro nos planteamos la idea de integrar las braguitas con las compresas, ya que todo el mundo lleva bragas. Aunque en otros países como EE. UU. o Australia existen otros productos parecidos, en España no tenemos ninguna iniciativa similar.

¿Tienen alguna particularidad a la hora de lavar?

No, se limpian con facilidad a mano o a máquina. Eso sí, no recomendamos utilizar suavizante o plancharlas.

Imagino que la intención será sacar más modelos en el futuro.

Sí, esta primera ronda de financiación en Verkami nos permitirá sacar tres modelos muy sencillos de color negro y en tres tallas posibles. Pero la idea en el futuro es fabricar de muchos otros tipos.

¿Crees que aún quedan muchos tabúes por romper con la menstruación?

Muchos. Nosotras en la página web tenemos un foro donde algunas usuarias nos escriben sus dudas. En este tiempo, hemos recibido consultas de todo tipo que demuestran la desinformación que hay al respecto. Hay muchas mujeres que no saben las diferencias entre vagina y útero, ¡es increíble! Creo que es importante que empecemos a naturalizar la menstruación y hablar de ella sin complejos o como si fuera algo de lo que es mejor no hablar. Además, durante todos estos años hemos avanzado en muchos aspectos, también tecnológicos, pero hay muy pocas iniciativas centradas en mejorar la relación de las mujeres con su menstruación.