Todas las fotografías por Dudu Morejón

​La Psico Woman: el consultorio feminista a ritmo de electrolatino en YouTube

La Psico Woman ha llegado a la vida de los y las adolescentes a ritmo de electrolatino. Esta psicóloga y sexóloga les habla a los chicos y chicas sobre sexualidad y sobre esos temas que a ella le hubiese gustado saber a los 15 años.

|
08 junio 2016, 7:30am

Todas las fotografías por Dudu Morejón

La Psico Woman es lo más parecido al consultorio sobre sexualidad de revistas míticas de generaciones adolescentes anteriores como la Vale o la Bravo, pero en formato vídeo. Isabel Duque —su nombre real— da talleres en institutos de Granada sobre coeducación, prevención de las violencias machistas y educación psicoafectiva con perspectiva de género. Hace tres años se dio cuenta de que más que películas, series, revistas o libros, los y las adolescentes seguían a los youtubers como a nuevos gurús de una generación, la 3.0.

"Empecé a ver los vídeos de los que me hablaban y me quedé muy flipada porque me di cuenta de que son muy machistas, muy homófobos y muy racistas", explica Isabel a Broadly. "Usando la risa, pero desde la rabia, lanzan mitos muy fuertes y muy obsoletos sobre la sexualidad femenina, sobre las mujeres. También me habían hablado de las chicas youtuberas. Las más famosas son las que hacen tutoriales de trucos de belleza. Dan la imagen de que ser mujer es estar preocupada por tu estética. Como me costó mucho encontrar referentes distintos a los machitubers y a las youtuberas de belleza decidí hacerme youtubera feminista".

Y así nació la Psico Woman, la primera youtubera feminista que se dirige a adolescentes para hablarles sobre sexualidad de manera inclusiva, esquivando la heteronormatividad y abrazando la diversidad.

El alter ego de Isabel surge cuando su vecina le deja una cámara y empieza a hacer pruebas. "Pensaba en un personaje que enganchara a las y los adolescentes. Hay un perfil que a mí me encanta: las y los chonis. Me di cuenta de que hay una parte de mí que es muy choni. Nunca me había atrevido a sacarla y a raíz de crear a la Psico Woman me visto así. Los pendientes de aro, lo dorado, el leopardo, la cebra... Veo en ellas ciertos movimientos, formas de hablar e interaccionar con otra gente que son de chica empoderada. Quería cogerlo por ahí para hablar de sexo con ellos. Quería que se engancharan con mi personaje y no dijeran de mí que era una panoli. Y ha funcionado".

Además de desmontar topicazos sobre sexo, la Pisco Woman baila mucho en sus vídeos y cambia de papel cada dos por tres. "Les mola mucho que varíe de personajes bastante femeninos a más masculinos. Cuando hago un taller hago mucho teatrillo y sé que eso les sirve más que hablarles durante tres horas. Saco mi parte macarra, para que vean que ellas también pueden hacerlo".

Bailamos todos twerking y les explico que no es para que te miren el culo, sino porque nos empoderamos desde nuestra cadera y nuestro cuerpo

Su credo es "si no puedo perrear, no es mi revolución". Desde que baila twerking vive más empoderada. "Es sacar la sensualidad, pero no para la mirada de los demás, sino para ti. Incluyo el baile en los talleres con adolescentes. Les cuento que hay estudios que dicen que la gente que baila es más feliz y de lo importante que es aprender a desbloquear la cadera y la pelvis. Bailamos todos twerking y les explico que no es para que te miren el culo, sino porque nos empoderamos desde nuestra cadera y nuestro cuerpo. Está teniendo muy buenos resultados".

En sus vídeos responde a las dudas de sus seguidores y para conservar su anonimato les pone seudónimos de estrellas del pop como Justin Bieber, Rihanna, Katy Perry o Beyoncé. Se refiere a sus seguidores y seguidoras como "lokers" y responde a esas "rallaeras" que todos y todas hemos tenido sobre sexualidad. Un vídeo sobre el tamaño de los labios vaginales es el clip que más visitas tiene hasta la fecha. Pero también habla sobre el tamaño de las tetas, la verdad sobre los orgasmos, la píldora, los condones, los mitos sobre la masculinidad o nos cuenta 10 cosas sobre el taxi (o pussy) de las mujeres.

La Psico Woman se atreve a destripar en sus vídeos las películas que más han impactado a esta generación en los últimos años como A tres metros sobre el cielo, Crepúsculo o 50 sombras de Grey. Con ayuda de sus gafas rayos X analiza los modelos de mujer y hombre que nos venden y con humor deconstruye los mensajes de amor romántico que nos quieren imponer. En cambio, cuando trabaja con ellos en sus talleres hablan de amor del bueno, de respeto.

Fotografía de Dudu Morejón

Ha notado que desde hace unos años a los centros llega menos información afectivo sexual, por un lado porque hay menos partida presupuestaria para invertir en talleres y por otro lado porque hay mucho miedo. Le pregunto que si cree que tiene que ver con el cambio de gobierno. "Esto está estudiado, cuando hay una crisis económica en ciertas áreas se produce un retroceso. En concreto en Granada los talleres los dan becarios de medicina, que no tienen formación en sexología, les ponen diapositivas de las ETS y ya está. Y por ejemplo aquí sexólogos y sexólogas somos mogollón".

Aunque escriben muchos chicos, a la Pisco Woman sobre todo le preguntan chicas. Los domingos suelen ser los días en que comienzan a llegarle mensajes privados a Instagram. "Siempre me suelen escribir después del fin de semana para ver si ha habido riesgo de embarazo". Aunque en general chicos y chicas le escriben con las mismas dudas sobre sexualidad —embarazos, mitos, complejos— ambos coinciden en lo que La Psico Woman llama ser "yonkis por amor", estar enganchados y enganchadas. "Quiero algo más con ella o con él, pero me dicen que no. En el vídeo del tira y afloja hablo de esto".

"A veces me escriben después de los talleres porque a veces no se atreven a preguntarme cosas delante de los demás alumnos y alumnas. En cuanto a los malos tratos me escriben cuando ha pasado algo que ellas consideran más grave, que ha pasado una línea. Pero no quieren que les diga nada a los adultos".

También le preguntan por temas que no tienen que ver con la sexualidad, como las autolesiones o temas de trastornos alimentarios. También le escriben amigos y amigas de chicos y chicas que tienen idea de suicidarse y que tienen ese tipo de conductas.

Hay gente que dice que es por moda, a mí me da igual por lo que sea, pero el feminismo, a través de actrices, también está llegando

"Solo tengo una regla en los talleres y es el respeto, que se traten con cariño y no se digan motes durante la clase. Pero eso a veces no se cumple en las aulas. Entonces si en un lugar donde a veces pasan más tiempo que en sus casas hay un clima hostil, ¿cómo se van a atrever a demostrar su diversidad, a expresar sus emociones? Y si encima vienen los machitubers, que el modelo que dan de chico exitoso y que gana dinero es metiéndose con otros... O la rivalidad entre las chicas". De esto habla en un vídeo que se llama como la mítica canción de Las Vulpess, "Me gusta ser una zorra".

Hablamos de canciones que están pegando fuerte las últimas semanas. "Cada poco tiempo analizo la lista de los 40 principales para ver los mensajes que les llegan. Esta semana Jennifer López tienen una canción que se llama "Ain't your mamma" ("No soy tu mamita") y también está la canción "No" de Meghan Trainor que contesta a los pesados y los babosos. "My name is NO, my sign is NO, my number is NO" ("Mi nombre es NO, mi signo es NO, mi número es NO"). Me gusta tener esos referentes socializadores a través de la música. A veces parece que por cantar en inglés no entendemos nada, pero si al ver un vídeo de Katy Perry haciendo esa postura en plan 'yo soy fuerte' y gritando con un tigre... una imagen vale más que mil palabras, son muy potentes. Y ver a Beyoncé con una pamela negra en su último videoclip y haciendo la peineta... Yo a veces les digo en los institutos, pues haced un Beyoncé".

Últimamente hay una ola de famosas que se autodenominan feministas. "Hay gente que dice que es por moda, a mí me da igual por lo que sea, pero el feminismo, a través de actrices, también está llegando. Emma Watson como actriz o Taylor Swift como cantante lo parten. En España creo que les da más miedo posicionarse, pero Natalia Molina, cuando le dieron el Goya a la mejor actriz también metió una cuñita o Inma Cuesta y sus declaraciones sobre el Photoshop".

Otro de los mitos que la Psico Woman quiere dinamitar es el de que existe solo un tipo de masculinidad porque el feminismo es necesario tanto para mujeres como para hombres. "A los hombres también les ayudaría mucho porque esto de vivir oprimidos en un modelo de hombre donde solo pueden sacar ciertas emociones porque el resto no está legitimado, que como hombre llores o expreses el miedo. Todos los psicólogos y psicólogas deberían, como mínimo, tener conciencia de género".

Fotografía de Dudu Morejón

Isabel Duque deja su alter ego de lado cuando se dedica a su trabajo diario de psicoterapeuta y pasa consulta. Además, también ha trabajado con mujeres adultas impartiendo talleres más específicos. Uno de ellos se centra en el autocoñocimiento "o el poder empoderarnos desde el autoconocimiento de nuestras vulvas. Y también de cómo funciona nuestro cuerpo sexuado y desde el placer de todo lo que no nos han contado. La palabra coño provoca mucho rechazo y yo la utilizo con un sentido político y lo hago a posta. Es como reapropiarnos de una palabra que siempre es usada de manera negativa y usarla para empoderarnos desde ahí. Empoderarnos desde nuestros coños, no desde nuestras vulvas, que igual sería lo más adecuado. Esto sería como lo de puta, guarra, cómo desactivar el insulto".

En esos talleres da a las mujeres la información que al patriarcado no le ha interesado que nos llegue. "Nos han dicho que nuestro coño es algo oscuro, tenebroso, que huele mal. Sé que hay mujeres feministas que no son capaces de mirarse su vulva. También hacemos un proceso donde cada una tenía un acercamiento visual a su vulva. Todo muy acompañado y con mucho cuidado. Esto nace de grupos feministas de los 60 y 70 autodenominada Self Help. Empezaron las norteamericanas y en España también había grupos en algunas ciudades como Barcelona y Mallorca".

Talleres a diferentes públicos, consultas, activismo y YouTube son los diferentes medios que Isabel Duque utiliza para reivindicar el feminismo, pero hay muchas y diversas formas de hacerlo, como por ejemplo "escribiendo, haciendo círculos de mujeres, ponencias, talleres sobre la menstruación, en grupos de hombres por la igualdad, a través de las redes sociales. No hace falta aspirar a mucho. Puedes hacerlo en tu día a día en una conversación con un amigo en el que puedas hablar tranquilamente de un tema que está vetado por el patriarcado o te puedas comportar de alguna manera que según los mandatos de género no pertenece a tu sexo... Ahí ya estás teniendo una práctica feminista o queer".

Coincidimos en que es urgente para todos y todas, hombres y mujeres, sobre todo porque al final beneficia a nuestra salud, nos hace sentir mucho más libres. "La libertad que siento ahora, desde un cuerpo que ha somatizado todo desde su coño, es una pasada. Recuerdo entrar en circuitos de médicos por el mismo tema y un médico me dijo que de ese que era mi punto débil tenía que hacer mi punto fuerte y yo no lo entendía porque sentía que odiaba mi coño, odiaba el dolor o el picor que me daba cuando tenía ciertos síntomas. Y ese proceso de hacer de mi coño un punto fuerte lo he podido hacer a través del feminismo".