The VICE Channels

Los hombres no soportan los efectos de los anticonceptivos hormonales

2 nov 2016 8:00
Los hombres no soportan los efectos de los anticonceptivos hormonales

Foto de J Danielle Wehunt vía Stocksy

Un grupo de investigadores ha descubierto un método anticonceptivo masculino con una tasa de éxito del 96 por ciento, pero su estudio tuvo que acabar precipitadamente cuando 20 de los participantes lo abandonaron debido a efectos secundarios como los cambios de humor o el acné.

Las mujeres llevan mucho tiempo sufriendo los efectos secundarios y la responsabilidad de la contracepción hormonal. Sin ir más lejos, el mes pasado un estudio realizado en Dinamarca confirmó lo que muchas mujeres llevaban tiempo sospechando: la existencia de un vínculo entre los anticonceptivos hormonales como la píldora y la depresión, aunque los efectos secundarios de los métodos anticonceptivos hormonales llevan siendo documentados desde su introducción en el mercado. Pero una nueva investigación llevada a cabo en la Universidad de Edimburgo sugiere que los hombres podrían ayudar a soportar la carga de la prevención del embarazo por medios hormonales mucho antes de lo que se pensaba. Sin embargo, el estudio tuvo que interrumpirse debido a que sus participantes no podían soportar los efectos secundarios, que son muy similares a los que experimentan en la actualidad muchas mujeres que utilizan anticonceptivos hormonales.

El estudio, publicado este mismo mes, descubrió que una inyección anticonceptiva masculina podría ser casi tan eficaz como la píldora, con una tasa de éxito del 96 por ciento. Para el estudio se reclutó a 320 hombres de entre 18 y 45 años de edad. A lo largo de 56 semanas, los participantes recibieron inyecciones de forma regular que contenían dos hormonas: progestágeno, que reduce el recuento de espermatozoides, y testosterona, que reduce los efectos del progestágeno (la progesterona también reduce la testosterona).

Aunque el índice de éxito fue extremadamente elevado no llegó a alcanzar la tasa de eficacia del 99,9 por ciento de la píldora anticonceptiva femenina.

La historia racista y sexista sobre la ocultación de los efectos de la píldora

El esfuerzo por encontrar anticonceptivos seguros y efectivos para los hombres no es nada nuevo y lleva tiempo siendo objeto de investigación. Ha habido innumerables intentos de crear un método anticonceptivo masculino desde la década de 1920, pero la mayoría de los métodos, como los bloqueadores de los canales de calcio —que hacen que los espermatozoides sean incapaces de fertilizar los óvulos y cuyo estudio desembocó en ratas permanentemente estériles— nunca se han probado en sujetos masculinos humanos. Investigadores chinos comenzaron a realizar ensayos clínicos a gran escala en la década de 1970 para probar un anticonceptivo oral masculino llamado Gossypol, extraído de una planta que reduce el recuento de espermatozoides, pero a finales de la década de 1990 la Organización Mundial de la Salud determinó que la investigación debía abandonarse porque se redujo el recuento de espermatozoides de forma permanente en demasiados participantes.

El reciente estudio de este tipo específico de anticonceptivo hormonal masculino, aunque ha demostrado un gran éxito, tuvo que interrumpirse antes de hora después de que veinte hombres lo abandonaran debido a los efectos secundarios. Según los investigadores, "De esos 20 hombres, 6 abandonaron el estudio solo por los cambios de humor y otros 6 lo abandonaron por alguna de las siguientes razones: acné, dolor o pánico ante las inyecciones, palpitaciones, hipertensión y disfunción eréctil". Los ocho hombres restantes abandonaron el ensayo por motivos relacionados con los cambios de humor.

A pesar de que el estudio se interrumpió antes de hora, los investigadores siguen creyendo que se trata de una victoria para el futuro de los anticonceptivos. En un comunicado de prensa, el investigador Mario Philip Reyes Festin, de la Organización Mundial de la Salud, dijo: "El estudio descubrió que es posible disponer de un método anticonceptivo hormonal masculino que reduce el riesgo de embarazos no deseados en las parejas de los hombres que lo utilizan".

Hablando con Broadly, el autor del estudio Richard Anderson se hizo eco de estas afirmaciones indicando que, a pesar de que queda un largo trecho antes de su comercialización, "es un gran paso adelante". Aunque los efectos secundarios frenaron el estudio, Anderson afirma que "muchas personas informaron de estos efectos secundarios de forma bastante leve y no abandonó el estudio un número demasiado elevado de hombres". Así pues, aunque hubo algunos puntos de preocupación, todos ellos fueron bastante inocuos. Algunos participantes indicaron "sentirse abatidos".

En última instancia, Anderson afirma que espera que los métodos anticonceptivos masculinos amplíen la gama de opciones disponibles en la actualidad. "A fin de cuentas, será cuestión de que alguien lo tome y, si encuentra los efectos secundarios demasiado insoportables, deje de tomarlo y busque otra opción", apunta Anderson. "Consiste en intentar mejorar las opciones disponibles para que las personas puedan encontrar el método que más se adecúe a ellas".

Pero este no es el único desarrollo prometedor en el mundo de los anticonceptivos masculinos. Según Anderson, diversos investigadores de EE. UU. también planean estudiar los anticonceptivos hormonales en forma de gel. "Sería algo que los hombres podrían hacer por sí solos, sin acudir a una clínica", afirma. Además de esto, el año pasado una compañía privada reveló sus planes de desarrollar una "vasectomía reversible" llamada Vasalgel, que tiene como fin funcionar sin alterar los niveles hormonales.

Más de VICE

Últimos artículos