The VICE Channels

'A veces me canso de los estereotipos': una charla entre Miare y Amarna Miller 'A veces me canso de los estereotipos': una charla entre Miare y Amarna Miller

Imagen de Alejandra Núñez

'A veces me canso de los estereotipos': una charla entre Miare y Amarna Miller

Hablamos con María Rubio (más conocida como Miare’s Project) sobre sus inicios en YouTube, acoso a través de las redes y cómo descubrió el feminismo.

María Rubio tiene diecinueve años y es una de las youtubers más famosas de España. Con tan solo catorce años decidió abrir su canal —Miare's Project—, armada con un discurso potente y muchas ganas de comerse el mundo. Comenzó a subir vídeos a la plataforma hablando sobre su vida y sus experiencias personales, pero sobre todo explicando en primera persona los problemas que conlleva el paso de la adolescencia a la edad adulta en una chica joven enfrentada a la hipocresía de la sociedad contemporánea.

Cinco años más tarde, su canal cuenta con 713K seguidores —y otros 248K en Twitter— que están orgullosos de haber seguido la evolución de su pensamiento y la formación de su personalidad, desde el descubrimiento del feminismo hasta la lucha que supone dejar una relación de maltrato.

A la gente le cuesta ver contenido creado por mujeres

María es risueña, habla alto y se ríe mucho. Tiene una energía imparable y gesticula mientras me cuenta sus aventuras. Pero lo que más me sorprende en su discurso es encontrar una sabiduría y una madurez extrañas en alguien de su edad. Pertenece a una generación que ha estado expuesta desde siempre a las redes sociales y los peligros que se ocultan en ellas. María ha sufrido —y sigue sufriendo— acoso, amenazas y una sexualización constante de su imagen.

Este es el reflejo de lo que significa ser una mujer joven en la era de la información.

BROADLY: Hola María. ¿Cómo empezaste en YouTube?

María: Siempre me ha gustado el cine, los cortos y los sketches. Solía rodar vídeos —bastante cutres, por cierto— con mis amigos del cole y a los nueve años me obsesioné con aprender a editar. Fui muy autodidacta.

Cuando cumplí los trece descubrí que había gente subiendo vídeos a una nueva plataforma... ¡YouTube! Con esa edad empecé ayudando a un amigo que tenía un canal de videojuegos. Yo le editaba los vídeos. Un año más tarde decidí dar el salto y hacerme mi propio canal. Sinceramente, creo que siempre he llevado en la sangre lo de grabarme haciendo el tonto.

Desde entonces he estado subiendo vídeos, aunque no fue hasta los dieciocho años cuando empecé una continuidad a la hora de gestionar mi canal. Ahora me lo tomo más en serio, es mi trabajo.

¿Solo un año?

Sí, un año y medio o dos como mucho. Pero la mayoría de mis seguidores los conseguí en menos de tres meses.

En realidad nunca fue mi intención ser youtuber. Esto ha sido una cosa circunstancial. Me empezó a ir bien, me gustaba como hobby y al ver que iba mejor de lo que pensaba aproveché la oportunidad. No lo veo como una meta en mi vida, sino como una forma de desahogo y también una manera de seguir trabajando con el audiovisual, que es un mundo que me apasiona. Voy a dedicarme a esto hasta que me aburra, no quiera hacerlo o encuentre algo que me llene más. La verdad es que me gustaría ser actriz.

Buscando información sobre los creadores de contenido más populares de YouTube me he dado cuenta de que apenas hay mujeres con un número alto de seguidores. En España, la youtuber más seguida —Patri Jordan— está en el número 24 de la lista y a nivel mundial la primera mujer —Yuya, de México— ocupa el puesto 18. ¿No hay mujeres creando contenido o es que la gente no quiere ver contenido creado por mujeres?

A la gente le cuesta ver contenido creado por mujeres. Hay muchísimas chicas creando vídeos maravillosos pero lamentablemente no tienen éxito. También hay que tener en cuenta que cuando eres un personaje público, expones tu privacidad y sufres acoso. Y si eres mujer, esto se multiplica por mil. En ese sentido, los hombres lo tienen mucho más fácil. Si vas a las convenciones de youtubers más grandes el ratio de mujeres y hombres es súper desigual, apenas hay chicas. Veo que está cambiando, pero muy despacio.

Hace un año hicieron un ciclo de conferencias sobre "youtubers mujeres" y de alguna manera me dolió que hubiese que crear un evento exclusivamente dedicado a nosotras porque de otra manera no tenemos espacio para hablar. En YouTube, como en cualquier otro aspecto de la vida, las mujeres sufren definitivamente más presión que los hombres para hacerlo todo bien. Y el problema no es únicamente que se nos quite la oportunidad de triunfar, sino que los usuarios se están perdiendo un contenido que podría ser increíble.

Durante prácticamente un año los comentarios destacados de todos mis vídeos eran amenazantes o me sexualizaban a tope

¿Y esto cómo se podría cambiar?

Ante todo con educación. Por una parte se tendría que enseñar a los youtubers hombres a dejar de alimentar los estereotipos a los que las mujeres nos enfrentamos. A mí me han dicho que me dedico a esto para llamar la atención, que soy una "cazapartners" y, por supuesto, a la mínima que me pongo escote me llueven las críticas.

También se tendría que educar a las empresas que nos contratan y nos dan campañas publicitarias. Cuando eres mujer solo te llegan propuestas relacionadas con maquillaje y ropa, mientras que los chicos hacen colaboraciones con marcas de coches, videojuegos etc. Una vez me ofrecieron hacer un unboxing de productos de cocina. Lo digo en serio.

Y por último habría que mostrar la realidad a nuestros seguidores, que nos convierten en objetos. Durante prácticamente un año los comentarios destacados de todos mis vídeos eran amenazantes o me sexualizaban a tope. En todos los vídeos en los que salgo de cuerpo entero se me tagea como "el porno de miare", el "tag de miare"... Estoy cansada.

Después de oírte me queda claro que YouTube es una plataforma hipersexualizada. Sin embargo, hay muchos menores relacionándose y trabajando en ella. Tú llevas subiendo vídeos desde que tenías 14 años. ¿Consideras YouTube una plataforma segura para los niños?

No, definitivamente no es un lugar seguro. No hay control de edad y si dejas a tu hijo solo mientras hace clic en los vídeos, puede encontrar de todo. Pero no solo eso, tampoco creo que sea un lugar seguro para los consumidores y definitivamente no lo es para los youtubers.

Se podría solucionar con áreas controladas por edad. Por ejemplo acaban de lanzar YouTube Kids y me parece una idea buena, aunque por ahora no he visto que haya tenido demasiado éxito.

En cuanto a la sexualización de las niñas, eso es algo que a mí me ha afectado. Cuando era más pequeña recibía el mismo tipo de comentarios que recibo ahora, sexualizándome sin parar. De hecho, cada vez que echo un ojo a los comentarios de las youtubers más pequeñas, da miedo. Hay comentarios fuera de tono dirigidos a niñas de diez años. Es preocupante.

¿Cómo descubriste el feminismo? ¿Qué referentes tienes dentro del movimiento?

Descubrí el feminismo a través de las redes sociales. Me parece importante mencionarlo porque últimamente no paro de oír que el activismo detrás de la pantalla no sirve para nada y la única forma de lucha es la que se libra en las calles. Yo creo que las redes hacen más de lo que la gente se piensa.

Cuando empecé a oír el término "feminazi" tendría unos catorce o quince años y no tenía ni idea de a qué se referían. Estaba desinformada, pero gracias a internet y en especial a seguir a otras chicas activistas poco a poco fui entendiendo el movimiento.

La verdad es que no me gusta hablar de "iconos feministas" porque este no es un movimiento homogéneo. Hay muchas ramas y está en constante estudio. Lo que a unas nos parece una forma de lucha, a otras les parece dar pasos hacia atrás. Además, todo el mundo se equivoca y todo el mundo dice cosas que a veces no son acertadas. No hay que endiosar a nadie. Yo sobre todo sigo a colectivos y asociaciones feministas porque dan cabida a muchas voces.

Me gusta que hables de la lucha que se está librando en las redes. De hecho, desde hace unos años me sorprende y me gusta ver a chicas cada vez mas jóvenes interesadas en el feminismo. ¿A qué crees que se debe?

Creo que es una consecuencia de las redes sociales, donde el feminismo ahora tiene mucha presencia. Mucha gente joven —yo incluida— ha empezado a interesarse por esto gracias a internet. No me gusta usar la palabra "moda" porque me parece que puede tener connotaciones negativas pero creo que de alguna manera el feminismo es tendencia.

Por otra parte soy consciente de que sigue existiendo un estigma y cuando dices abiertamente que eres feminista muchos sectores siguen entendiéndolo como algo malo. Hace falta más educación.

Los youtubers somos parte de una nueva oleada de famosos, somos jóvenes y nadie nos ha explicado cómo hacerlo

Eres una voz de peso dentro de las ramas más jóvenes del movimiento y muchas personas siguen a pies juntillas lo que dices en tus vídeos. ¿Te parece que tienes una responsabilidad como personaje público a la hora de crear tu contenido?

Sí, totalmente. Desde el primer momento me dije a mí misma, "te está viendo gente joven, todavía están formando sus ideas y están en un momento muy influenciable de su vida. Cuidado con lo que haces". Sí que es verdad que a veces me gustaría tener más libertad a la hora de hacer mis vídeos, pero antepongo mi labor como informante. Sé que los niños de doce años van a intentar repetir lo que me vean hacer y como personaje público pienso que tengo que asumir cierta responsabilidad con lo que hago.

Siempre has sido muy abierta a la hora de hablar de sexualidad en tu canal. ¿Ves la normalización de la sexualidad como algo necesario? ¿Has sufrido críticas por hablar de estos temas?

Soy una persona muy abierta con los temas sexuales y ya desde el principio sabía que a mucha gente le iba a parecer mal. A mí me han educado explicándome que el sexo es algo natural y, sinceramente, eso me ha ahorrado muchos problemas que por ejemplo sí que he visto en otras chicas de mi entorno con una educación más cerrada.

Por eso decidí que quería ser abierta hablando sobre sexo en mi canal, aunque soy consciente de que es uno de los motivos por los que se me sexualiza tanto. Y ojo, no lo estoy justificando. La gente piensa que por hablar de sexo soy ninfómana. Me ha pasado conocer a personas que luego se han convertido en mis amigos y que después me dijesen que por mis vídeos se pensaban que iba a ser una depredadora sexual, que se esperaban otra cosa de mí y que doy una imagen diferente. Yo sé que los que están equivocados son ellos y que por mucho que pueda hablar de sexo libremente eso no significa que esté obsesionada con ello. Pero a veces me canso de enfrentarme a los estereotipos.

¿Estás cansada de cómo la gente percibe tu imagen?

Sí. Ha habido momentos en los que me he dicho a mí misma "no puedo más", aunque por otra parte siento que el no dejarlo es cobardía. El saber que hay gente detrás de una pantalla que no te conoce y a los cuales no has visto nunca... pero que te quieren. Tú les estás ayudando y no quieres defraudarles. Es un apoyo gigante.

Cuando llegas a cierto número de seguidores te da miedo conocer a gente nueva. Te sientes vulnerable. Yo me pregunto "¿a esta persona realmente le intereso o simplemente le gusta lo que ha visto de mí?". Es complicado. Los youtubers somos parte de una nueva oleada de famosos, somos jóvenes y nadie nos ha explicado cómo hacerlo. A nivel social no se interpreta que seamos celebrities. Tú cuando ves un actor en la tele das por hecho que es famoso, pero con nosotros la gente no se espera que suframos este tipo de cosas. A mí me han seguido por la calle, me han llamado por teléfono, hasta me han seguido para llamar al timbre de mi casa...

Hablamos de acoso, tanto en las redes sociales como en el día a día. ¿Como lo gestionas?

Si te soy sincera, nunca he llegado a saber si lo estoy gestionando bien o no. La gente no es consciente del nivel de acoso que he llegado a sufrir.

Todo empezó por mi exnovio, que también es youtuber. Cuando lo dejamos se me acusó de caza parejas, de oportunista, mucha gente se puso en mi contra. Aunque yo creo que el verdadero problema que tienen conmigo es que soy una tía que hace y dice lo que le apetece cuando le apetece.

Me siento expuesta y desprotegida. La policía no entiende de qué le estás hablando y la gente no es consciente de cuánto puede llegar a afectarte, no se ponen en tu piel. La única forma de gestión que veo es seguir avanzando, seguir grabando mis vídeos y pasar de ello.

A día de hoy y después de un año de absoluta locura no puedo decir que el acoso haya desaparecido. Todo el mundo pensaba que esto duraría un par de meses pero bueno, yo intento seguir adelante. Eso sí, lo cierto es que en estos momentos sufro unos episodios brutales de despersonalización. Supongo que todo tiene consecuencias.

La polémica ruptura a la que te refieres —con el youtuber Dalas Review— resonó en todos los medios de comunicación y convirtió la relación en trending topic de Twitter durante dos días. ¿Cómo se sobrevive a una relación de maltrato?

Nunca he tenido claro cómo se sale de una relación de maltrato, hay poca educación al respecto. A mí nunca me hablaron acerca de cómo detectar a una pareja abusiva. Necesitas apoyo, ayuda y gente cercana, pero sobre todo tiempo para poder curar las heridas. Cuando la gente me pregunta cómo sacar a sus amigos de relaciones de este tipo mi respuesta siempre es "no puedes." Esa persona está sometida y por mucho que hables con ella no va a entenderlo. Lo único que se puede hacer es apoyarla y no dejarla sola.

Dar apoyo y ser empático, entendiendo que muchas veces no va a querer hablar sobre ciertos temas. Nunca te enfades con la víctima. Muchas veces la persona se ve obligada a mentir porque ni siquiera ella misma asume lo que está viviendo. Lo mejor es intentar que relacionen su propia experiencia con otras experiencias de maltrato, por ejemplo a través de películas, libros... En mi caso mi cabeza hizo "clic" mientras hablaba con mi mejor amigo. Poco a poco y con paciencia él fue excavando en mis sentimientos hasta que exploté y se lo conté todo.

¿Algo más que quieras añadir?

Me gustaría que la gente reflexionase más sobre lo que significa estar en las redes, ser un personaje público.

Se nos pide una coherencia constante que a veces resulta agobiante. ¡No está mal equivocarse! Yo me he equivocado y he hablado de cosas de las que no tenía ni idea. He errado y he rectificado mis palabras, pero también sé que a día de hoy hay muchas cosas que digo que también estarán equivocadas y me daré cuenta en unos años. Por eso mismo me gusta cuando la gente me señala en mis vídeos las partes de mi discurso que no son coherentes.

Es importante que la gente entienda que el hecho de ser un personaje público no te exime de tener errores, lo que pasa es que los nuestros quedan ahí, públicos y a la vista de todo el mundo, así que es mucho más fácil echarlos en cara.

Más de VICE

Últimos artículos