Quantcast

La locura MILF: por qué tantos hombres quieren follar con madres

Según nuevos datos obtenidos por el sitio web para adultos GameLink.com, el interés por el porno MILF ha aumentado en los últimos cuatro años. Preguntamos a un sexólogo por qué.

Lauren Oyler

Lauren Oyler

Screengrab via "American Pie"

Si sigues buscando una forma de celebrar el Día de la Madre, ten en cuenta lo siguiente: según datos recopilados por la tienda online para adultos GameLink.com, el interés por el porno MILF (acrónimo de 'Mother I'd Like to Fuck' o 'Madre con la que me gustaría follar') ha aumentado un 83 % en los últimos cuatro años.

No es un ramo de flores, pero es algo. Este sitio web, que posee uno de los catálogos de contenido adulto más amplios de Estados Unidos, recopiló una serie de estadísticas sobre mamás buenorras con motivo de la citada festividad, facilitando así la labor de sacar un tema de conversación pintoresco durante el brunch del domingo. Aunque este género experimentó un descenso de interés del 12 % entre 2010 y 2011 (por "motivos desconocidos"), el porno MILF ha recibido atención constante desde que nació.

Según GameLink, resulta bastante fácil determinar el momento en que la figura de la MILF apareció en la cultura popular: con el estreno en 1999 de la película American Pie, en la que la madre de Stifler, interpretada por Jennifer Coolidge, se acuesta con el amigo de su hijo sobre la mesa de billar del sótano (para disgusto de Stifler, que entra en la habitación y les descubre). El lanzamiento en 2009 de la canción de la banda Fountains of Wayne titulada "Stacy's Mom" ("La mamá de Stacy") era más una representación de la tendencia que un catalizador de su crecimiento, pero entre 2007 y 2009 se produjo otro repunte en el interés por el porno MILF, cuando la parodia que la actriz Lisa Ann hizo de Sarah Palin en la película de 2008 Who's Nailin' Paylin? ("¿Quién se está tirando a Paylin?") incrementó las ventas de porno MILF en un 357 %.

En otras palabras, está claro que la gente adora a las mamás. Pero, ¿por qué? "La explicación más típica es la freudiana", afirma Peter Kanaris, psicólogo clínico y sexólogo que lleva 35 años ejerciendo la profesión. "El infante busca conectar sexualmente con el progenitor del otro sexo, de modo que el niño desea conectar con la madre, pero el miedo a la castración por parte del padre le impide ansiar a su madre. La fantasía [MILF] podría fácilmente considerarse en cierto modo como superar la ansiedad de castración, diciendo: 'Voy a por la figura materna'".

Captura de pantalla vía YouTube

Según Kanaris, otra teoría surge del sexólogo Jack Morin, cuyo libro The Erotic Mind ("La mente erótica") estableció el concepto de los "temas eróticos principales" del individuo. La idea es que "por razones desconocidas, desarrollamos un tema sexual fundamental primario que actuará como elemento excitador determinante a lo largo de gran parte de nuestra vida", afirma Kanaris. De modo que el interés por las madres podría ser un tema erótico fundamental "primordial" para algunas personas.

Finalmente, también está el hecho de que sea tabú (si bien uno totalmente sexista). Aunque Kanaris no ha observado un aumento de clientes que hablan sobre mamás con las que les gustaría follar, sí afirma que el tema surge a menudo como fuente de vergüenza, o bien porque el cliente está personalmente preocupado por su predilección o bien porque su pareja lo descubre. "El interés por las mamás se convierte en fuente de vergüenza porque tradicionalmente es tabú, es una fantasía incestuosa", explica Kanaris. Incluso cuando las fantasías no involucran a la propia madre de la persona, siguen considerándose sospechosas. "El hecho de que trate sobre una madre y represente la figura 'materna' se enlaza directamente con ese mismo sentido incestuoso".

En opinión de Kanaris, el hecho de que las mujeres dentro de nuestra cultura (sexista) queden desexualizadas una vez que tienen hijos podría incrementar el factor tabú, pero más importantes a la hora de construir la fantasía MILF son las "experiencias cuasi-sexuales" que tienen los niños con sus madres durante sus años de desarrollo.

"Las experiencias cuasi-sexuales y las experiencias reconfortantes que tenemos en el mundo normalmente se producen con la madre", indica. "Por supuesto, las experiencias reconfortantes continúan [a lo largo de nuestras vidas], de modo que no resulta difícil imaginar que el aspecto sexual de las mismas está latente y se activa convirtiéndose en un punto esencial de nuestro deseo".