Cuando lo queer se apropió de la figura de machito de C. Tangana

Hablamos con El Palomar y Yegua, los colectivos que están tras el videoclip de “Pop ur pussy”.

por HJ Darger; ilustración de Alejandra Núñez
|
jul. 7 2017, 8:35am

Todas tenemos amigas más listas, más estupendas y con mejores ideas que nosotras mismas. Por suerte, C. Tangana también las tiene. Y aunque durante estos días se pasee por Dakar haciendo bochornosas stories a niños negros como si África fuese un museo exótico, debemos abrir un paréntesis para hablar de uno de los mayores aciertos de su carrera hasta el momento: el videoclip de su canción "Pop ur pussy", hecho en colaboración con los colectivos Yegua y El Palomar.

Los posicionamientos críticos tras la subida del vídeo a YouTube se polarizaban en dos tendencias: por un lado, C. Tangana se ha sacado la polla, es un cíborg que viene del futuro a imponernos la superación de género; o por el contrario, cómo se atreve C. Tangana a apropiarse de la lucha de una minoría a través de burdas estrategias de marketing.

Quizá la explicación requiera de un esfuerzo que la prensa generalista no ha llevado a cabo: el desplazar el foco de atención de la figura del cantante a los motivos que legitiman la acción de las creativas, atendiendo a de quien parte realmente el discurso. Por ello, el acierto de Antón ha sido precisamente lo contrario, guardarse por una vez la polla y ceder su nombre y un tema como plataforma de visibilidad masiva.

Es indudable que el trabajo llevado a cabo por los colectivos Yegua y El Palomar tiene la autonomía suficiente para trascender la superficialidad de ciertas polémicas, por eso intentamos ceder este espacio a las verdaderas protagonistas.

Broadly: Para aquellas lectoras que no conozcan vuestro trabajo, ¿qué es Yegua? ¿En qué anda El Palomar ahora mismo?

Yegua: Somos un equipo curatorial, un comisariado expandido, en el sentido que nos pensamos sobre todo como consultoría y como productora de contenidos y eventos. La idea de Yegua es poner en relación a artistas, instituciones, agentes, marcas de diferentes ámbitos y contextos, de manera que se produzcan cruces inesperados —como el de C. Tangana y El Palomar—, con el objetivo de acercar la práctica artística contemporánea a nuevos públicos.

"Fons, Armar i Figura per Ismael SMith". Edición limitada a 100 unidades. Equipo Palomar, junio 2017.

El Palomar: Nosotras acabamos de presentar una edición en torno a la investigación que hemos realizado sobre Ismael Smith, coincidiendo con la primera gran retrospectiva a nivel institucional y nacional que se lleva a cabo en el Museo Nacional d'Art de Catalunya en Barcelona. La edición incluye numerosas colaboraciones y diversos contenidos que giran alrededor del peculiar artista, así como de su contexto social y cultural. Se pone énfasis especial en aspectos trascendentes al género y la sexualidad.

Ismael Smith fue un "raro" artista modernista catalán que al no ser del gusto burgués fue olvidado. A pesar de haber emigrado a Nueva York y seguir trabajando en su arte, lo dejaría todo para ponerse a investigar la cura contra el cáncer hasta ser encerrado en un manicomio por tendencias nudistas y "homosexuales", donde finalmente fallecería en el más absoluto olvido.

¿Cómo surge la colaboración a tres bandas entre yeguas, palomas y machos alfas del pop?

Yegua: Antón es amigo mío [Marta de Yegua] desde que éramos adolescentes, bebíamos en parques y escuchábamos rap. Igual que discuto con mis amigos "machos alfa" sobre sus privilegios y cuestiones de género, con Antón también. Antón nos enseñó el tema de "Pop ur pussy" y nos ofreció buscar un artista que pudiera realizar el videoclip de la canción. No hubo muchas dudas, ya había picado a Antón con que sus imaginarios eran demasiado cisheterorománticos y que tenía que jugársela en algún momento, y la fuerza y la ambigüedad de esa canción eran perfectas para lanzarnos con algo así. Y no por marketing, sino porque realmente su público no es solo cis ni hetero. Por otro lado, nosotras ya conocíamos a El Palomar y habíamos trabajado juntas en otros proyectos. En cuanto le hablamos de El Palomar y le enseñamos su trabajo, Antón quedó encantado.

Frente a la opinología que siempre está poniendo el foco en cómo C. Tangana se apropia de El Palomar, este proyecto surge de las ganas de que otrxs se apropien de la música, la imagen y el alcance de alguien como C.Tangana.

Muy a menudo, este intento de que otros se apropien del alcance queda en una visibilización efímera. En vuestra línea me viene a la cabeza el videoclip de Mau Morgó para Delorean o el de Querido Antonio para Joe Crepúsculo, ambos con una estética más propia de circuitos de arte contemporáneo que de mainstream musical. No creo que el trabajo creativo tras estos grandes nombres haya sido justamente visibilizado, en parte esa es la razón de esta entrevista. Tras vuestra experiencia con C. Tangana en este contexto, ¿quién saca más rédito?

Yegua: Creemos que esto siempre depende del marco temporal desde el que apreciemos ese rédito. En este caso damos por seguro que, con los años, el videoclip quedará y el revoloteo alrededor del lanzamiento del tema estará mucho más olvidado. De todas formas, si nos ponemos serias, tampoco se puede controlar exactamente esta cuestión del rédito. Nosotras por ejemplo creemos que esto también es un gran empujón, por ejemplo, a carreras como la de Nikita, que es modelo y estamos seguras de que va a pegar un boom. Pero seguro que la prensa generalista prefiere creer que quien gana es C. Tangana y no se preocupa por pensar en las personas, potencialidades y carreras que hay detrás de todo este tinglado, invisibilizándolas.

El Palomar: Esta colaboración ha complejizado aún más nuestro trabajo y trayectoria, que es algo que buscamos. Salir de la esfera de lo que pertenece puramente al arte contemporáneo nos interesa mucho.

En mi opinión los músicos ganan en capital simbólico, originalidad, imagen de marca y los creativos una visibilidad efímera. La visibilidad quizá sea la lacra de nuestra generación. Ya pasado el grueso de la polémica, ¿qué balance hacéis de la trascendencia final?

Yegua: Al margen de la polémica, creemos que lo valioso aquí es abrir un espacio común entre dos ámbitos que, al menos en España, han estado completamente separados, opuestos: la música mainstream y los movimientos queer, pero también el mundo pop y el mundo del arte.

"¿Por qué gente hetero no puede currar con gente trans?"

Nosotras pensamos que el arte no es el único lugar desde donde se pueden articular discursos interesantes, sino que también se pueden lanzar proyectos que nos cambien los esquemas desde el mainstream. Es por ello que creemos que las estéticas e identidades queer tienen derecho a tener visibilidad en un ambiente más mainstream y que, además, tiene que suceder en sus propios términos —en este caso, los de El Palomar. Por eso nos ha parecido curioso que, de entrada, la colaboración no se haya leído como tal, sino como una cooptación. ¿Por qué? ¿Por qué gente hetero no puede currar con gente trans?

El Palomar: La polémica puede durar una semana, porque la prensa funciona así de rápido, pero el vídeo queda subido a la red. Nos quedamos con que es el primer videoclip en España que desde el mainstream pone a brillar a chicxs tan fantásticxs. Ojalá sea un rayito de purpurina para quien lo necesite.

Creo que el problema de lectura y el shock en el público no depende tanto de que C. Tangana sea hetero, sino de su actitud chulesca y machista. Ms Nina también ha puesto a brillar a Jedet, o Jedet a ella. De hecho podríamos decir que brillan mutuamente. El anuncio de Tinder también ha puesto a brillar lo trans, así como la portada de Tentaciones con ese "el futuro es trans". Digamos que el mainstream y lo trans se están llevando bien.

¿Cómo ha sido el proceso de creación y el juego de tiempos hasta la publicación del videoclip?

El Palomar: Estábamos en plena post-producción del vídeo cuando C. Tangana firmó con Sony, por lo que el proyecto empezó a gestarse antes de que Antón firmase este contrato con ellos. Nosotras queríamos que el videoclip se estrenase cuanto antes, más que nada para pasar a concentrar nuestra energía en otros proyectos.

Sin haberlo preparado, el día que lanzamos el videoclip coincidió con una marcha que habíamos organizado, llamada "Propaganda queer". A veces las cosas coinciden y se alinean que da miedo.

"Propaganda queer". Marcha por la circulación de saberes, hechizos, historias, afectos y roces no hegemónic+s. Equipo Palomar, 22 de junio de 2017.

¿Por qué no escoger quizá otro cantante no tan abiertamente con pinta de malote de barrio hetero y machismo en formas? Los hay conscientes de la cuestión de género o mujeres.

Yegua: Sinceramente, porque es la persona con la que surgió. Quizás si una de nosotras no hubiera conocido a Antón de muchos años atrás, nunca hubiéramos hecho esta colaboración. Está claro que hay algo de esa amistad que generó confianza y que nos permitía saber que esto iba a ser un proceso "seguro" de alguna manera. Nos gustaba mucho el poder dirigirnos al público de C. Tangana, "abiertamente hetero y machista", porque era en ese público donde se podría generar la fricción. Estamos cansadas de estar siempre entre los mismos diciendo lo guays que somos entre nosotros.

"Solo el gesto de hacer "tragar" el videoclip a todxs sus seguidores, ya merece el esfuerzo"

El Palomar: Nosotras hemos trabajado con decenas de maricas, bolleras, mujeres, trans y personas no binarias. Nos quejamos mucho de que los artistas heterosexuales-CIS no se implican en las actividades que programamos. Las políticas de género nos afectan a todxs, no solo a quienes nos manifestamos desde la disidencia. Digerir estas pulsiones es necesario para entender y superar muchos traumas sociales que nos atraviesan día a día. Fue C. Tangana a través de quien llamó a nuestra puerta. Solo el gesto de hacer "tragar" el videoclip a todxs sus seguidores, ya merece el esfuerzo. Este tipo de gestos son muy necesarios siempre y cuando estén bien contextualizados.

Opino lo mismo. Ya solo por las conversaciones que ha generado el videoclip, o los memes de C. Tangana junto a Preciado, ha merecido la pena. ¿Os gustaría haber participado en la actuación del Orgullo junto a C. Tangana?

El Palomar: No estuvimos en el Orgullo, aunque nos hubiese encantado ver en vivo el momento en que proyectó el videoclip en la Puerta del Sol, así que de algún modo ya estuvimos presentes. Es más, Tangana pidió un aplauso para nosotras, o eso es lo que nos han contado varias amigas que sí asistieron al concierto.

En Madrid estuvimos para participar en "Políticas de la noche", parte de la programación paralela a las actividades del WorldPride. Nos invitó Fefa Vila, miembra del histórico colectivo lesbiano LSD. Ahora mismo también tenemos una pieza en Centro Cibeles en la exposición colectiva "Nuestro deseo es una revolución". Es una película escrita por Alberto Cardín en 1976 y dirigida y filmada por nosotras el año pasado. Cuando fuimos a Madrid, Antón nos acompañó a visitar la exposición. Nos parece muy positivo que alguien como C. Tangana se empape de cosas como esta.

Still de "No es homosexual simplemente el homófilo sino el cegado por el falo perdido. Película dirigida por Equipo Palomar a partir de un guión inédito de Alberto Cardín. Barcelona 2016.

¿Por qué el vídeo se cuelga en vuestro canal y no en el de C. Tangana? ¿En ningún momento se planteó que C. Tangana saliese en el vídeo?

El Palomar: A nivel visual no queríamos dar más protagonismo a C. Tangana, ni mucho menos que nuestras ninfas fuesen leídas como coristas a su alrededor. Están ahí, son el centro, llenan la pantalla y bailan su música.

El vídeo está colgado en nuestro canal porque para C. Tangana el sentido de ésta colaboración reside en nuestra trayectoria. Que quien vea el videoclip y entienda el trasfondo pueda ver otros trabajos nuestros anteriores, o incluso, si se siente afín a El Palomar, contactar con nosotras para proponernos colaborar o conocernos. Siempre hemos sido muy accesibles para quienes tienen ganas de decir cosas y creemos que son urgentes.

Hablemos de la parte artística y creativa del videoclip. Ninfas, hadas, elfos, ángeles... y un espacio-tiempo ajeno a la realidad. ¿Qué inspiración o qué referentes artísticos existen detrás?

El Palomar: La maduración estética del videoclip ha contado con la inestimable colaboración de ¥€$Si Perse. La idea era navegar en un escenario de fantasía post-género de ciencia ficción con cuatro actrices no binarias. Detrás hay mucho de Haraway o Sandy Stone, pero también post-internet, mitología medieval y romántica. Se ha hecho poco hincapié en la narrativa del vídeo. De algún modo, se ilustra una eclosión, atravesada por dolor y placer, que acaba en celebración conjunta.

Documentación fotográfica de Isabella Antonelli para Equipo Palomar. Archivo Pop Ur Pussy, El Palomar 2017.

En una entrevista en Cadena Ser, C. Tangana dijo: "No soy ni machista ni feminista. Soy transexual". Supongo que habréis leído los comentarios del vídeo en YouTube. Creo que una persona llamada Álvaro Torres Ruiz, que se identifica como trans, da la mejor explicación posible ante la maniobra de apropiacionismo que encierra esa inoportuna frase. Reproduzco aquí parte del mensaje:

...Este tipo dice que es trans pero seguro que nunca lo han insultado llamándolo "maricón, travelo, nenaza", ni le han pegado por la calle por ser trans, ni lo han rechazado en un curro por ser trans. (…) Y la verdad resulta muy ofensivo que alguien que disfruta del privilegio masculino y el privilegio hetero diga soy trans como forma de marketing. ¿Tan difícil es entender que el verbo SER no basta, que lo que importa es el lugar que ocupas en la sociedad? Nadie es TRANS por decir "soy trans". Trans son los sujetos que viven como trans, que se desvían del camino de género hegemónico y, lo más importante, que son tratados como TRANS.

¿Qué os genera que dentro del propio colectivo trans haya gente que se sienta ofendida o no representada por esta propuesta de visibilización?

El Palomar: Si nos pusiéramos a hablar de la cantidad de gente plumófoba, tránsfoba, misógina, homófoba y racista del contexto del arte contemporáneo con la que hemos tenido que trabajar (cuando nos han dejado), no cabría la entrevista en internet. Con Antón hemos recibido mucha cercanía y respeto, pero lo más importante es que se ha mojado... y eso es algo que valoramos mucho.

Nos parece muy triste leer comentarios opinando que este videoclip está quitando visibilidad a la lucha trans. Aun siendo consciente de que el 99 % de las críticas que hemos leído son por parte de personas cis, vamos a ser muy claras: nunca hemos pretendido representar al colectivo LGBTIQ, ni creemos que nadie pueda desempeñar ese cargo. Hacerlo iría en contra de los principios básicos de la disidencia de género. Segundo, si la prensa en España tiene un cupo de noticias por día en relación a "temas" LGBTIQ y por hablar de nuestro videoclip se deja de hablar de, por ejemplo, Chechenia, pues igual es el momento de buscar otras vías de información. Y por último, ¿es que a nadie le preocupa que las personas cis trabajen sólo con personas cis y que las trans trabajen con las trans? Establecer unos parámetros de contacto tan segmentados es alarmante, porque vivimos en una sociedad heteropatriarcal y eso genera precariedad y exclusión para nosotras.

La semana, El Confidencial publicó un perfil sobre C. Tangana. En el artículo explicaban que desde Sony habían acompañado el videoclip con una nota de prensa vía e-mail cuyo título era "C.Tangana: Pop machista y transexual", una estrategia de ventas desesperada e insólita. ¿Que opináis al respecto?

Yegua: El vídeo se grabó antes de que se firmara el contrato con Sony. Así que, bueno, entendemos que ellos hayan manejado la comunicación desde sus propias estrategias. Está claro que pretendían provocar, más allá de lo que nosotras opinemos personalmente. Hay que entender que no podemos controlar la maquinaria Sony y sus equipos de comunicación. Sería interesante preguntarnos a nosotras mismas si hubiésemos llevado a cabo esta colaboración con Sony ya de por medio… Al mismo tiempo, nos encanta haber obligado a la gente que trabaja en Sony a tener que manejarse en otros términos.

El Palomar: Por lo que sabemos sobre dicho artículo, Antón fue invitado a responder una entrevista a la cual quiso que también nosotras participáramos, por todo lo que suponía la colaboración. Pero desde susodicho periódico se negaron, por eso no aceptó la invitación. Saben que estamos empoderadas y no interesa darnos voz. Tu punto de partida para este artículo nos parece más profundo. Por eso hacemos hincapié en que el 99 % de la gente que está opinando sobre todo este asunto son Heteros-CIS que solo opinan pero que no se mojan porque prefieren seguir siendo políticamente correctos. Así las cosas van a cambiar muy poco en este país.