Quantcast
sexo

Por qué a veces no podemos oír después de un orgasmo

Cuando me corro con mucha intensidad pierdo el sentido del oído durante unos minutos… y no soy la única. Pregunté el motivo a un otorrinolaringólogo.

Sophie Saint Thomas

Sophie Saint Thomas

B & J via Stocksy

A veces, cuando me corro con mucha intensidad, me pitan los oídos y me quedo un poco sorda. Me esfuerzo por escuchar las dulces palabras post-sexo que me dedica mi novio, que suenan como la letra de una canción de Crosby, Stills, Nash & Young: "Sí, cariño, podemos tener dos gatos en el jardín. Ya lo sé, la vida ha sido muy dura". Pero yo no soy la única persona que pierde audición gracias a una polla realmente buena; de hecho, cuando les he contado mi problema a mis amigas, ellas me han dicho que también se han quedado medio sordas con algún orgasmo.

"Cuando me corro con mucha intensidad me pitan los oídos y me quedo algo sorda durante unos cinco o diez minutos", me dijo mi amiga Katie. "Mola mucho porque no tengo que escuchar nada —ni a nadie— y puedo quedarme ahí tumbada y aletargada hasta que se me resetean los circuitos. Cuanto más mermado queda mi sentido del oído después de un orgasmo, probablemente mejor ha sido ese orgasmo. Hace falta un buen polvo para dejarme sorda".

Cuando le conté a mi novio lo de que me pitaban los oídos me dijo, "Eso es exactamente lo que pasa cuando te follan tan bien como yo", pero como esta teoría no me acababa de convencer, pedí al Dr. Eric Levi que investigara un poco acerca de este fenómeno que no tiene explicación.

Broadly: ¿Alguna vez ha oído hablar del pitido en los oídos relacionado con el orgasmo?
Dr. Eric Levi:
Nunca me habían hecho esa pregunta y jamás se me había ocurrido pensar que hubiera una asociación entre ambos fenómenos, así que hice lo que me enseñaron a hacer con cualquier pregunta cuya respuesta desconozco: investigué para averiguar si podía encontrar la explicación en alguna publicación científica.

Creo que he dado con el posible motivo, pero antes de nada, déjame que me exima de toda responsabilidad: no soy un experto en materia de tinnitus (el nombre científico para los pitidos en los oídos) ni en orgasmos femeninos. Los hallazgos que aquí detallo no son una tesis minuciosa y definitiva acerca de la pérdida de audición, el tinnitus y el orgasmo femenino, sencillamente son el modo en que puedo encontrar sentido a esta cuestión a nivel teórico y científico con los limitados datos de que disponemos sobre esta materia.

¿Se han llevado a cabo investigaciones sobre este tema?
Hay miles de publicaciones científicas que hablan sobre la pérdida de audición y el tinnitus y también hay cientos de documentos acerca del orgasmo femenino, pero no se ha publicado nada que vincule la pérdida de audición y el tinnitus con los orgasmos, así que solo puedo extraer una conclusión basándome en los principios primarios de fisiología. No creo que el comité sobre ética aprobara jamás ningún estudio aleatorio controlado de doble ciego en humanos sobre esta materia.

¿Cómo funciona el tinnitus?
Se trata de la experimentación subjetiva de sonido en ausencia de cualquier estímulo externo objetivo. El tinnitus es un problema muy común, existen muchos tipos de tinnitus y múltiples motivos para su aparición y, en algunos casos, puede ir asociado a cierta pérdida de audición. Subjetivamente, los pacientes describen muchas clases diferentes de tinnitus: un pitido, una nota aguda, un zumbido o un sonido pulsátil. La mayoría de nosotros hemos experimentado alguna vez una forma leve de tinnitus en algún momento de nuestra vida, por ejemplo después de un concierto o cuando estamos en una habitación tranquila con las orejas tapadas y a veces escuchamos un suave sonido agudo de fondo o el latido del corazón en nuestros oídos. Los pacientes con sordera también describen episodios de tinnitus, que probablemente se deban a la pérdida de funcionalidad de las células y nervios auditivos. El receptor (es decir, el cerebro) siempre anda buscando algún tipo de señal auditiva, de modo que si no hay una señal auditiva neuronal objetiva, ese vacío se llena con un ruido blanco subjetivo.

¿Qué podría suceder durante un orgasmo para que se active la aparición de tinnitus?
Fijémonos en la fisiología de los orgasmos. El ciclo de respuesta sexual de los humanos consta de cuatro fases: la fase de excitación, la fase estática, la fase orgásmica y la fase de resolución. Durante la fase de excitación y la estática, el ritmo cardíaco, la frecuencia respiratoria y la presión sanguínea aumentan, y algunos músculos se contraen de forma voluntaria y otros de forma involuntaria. Esta excitación sexual que va en aumento alcanza su clímax psicológico y fisiológico en la fase orgásmica, que en los hombres suele durar entre 10 y 15 segundos y más tiempo en las mujeres. El sexo incrementa la producción de oxitocina (la hormona que nos hace sentir bien), lo que desemboca en la liberación de endorfinas (la morfina de la naturaleza). Durante el orgasmo se produce una compleja interacción entre los sistemas nerviosos simpático y parasimpático y después se llega a la fase de resolución, en la que los músculos se relajan, la presión sanguínea disminuye y el cuerpo se ralentiza tras superar el estado de excitación. Es durante esta fase de resolución cuando algunas personas han experimentado tinnitus con o sin pérdida de audición.

¿Y cuáles son sus hipótesis?
Esta es mi primera hipótesis: que la reducción repentina del ritmo cardíaco y la presión sanguínea da como resultado un cambio súbito en el oído medio y una reducción del flujo sanguíneo en el oído interno. El oído medio es una pieza de ingeniería perfectamente afinada, de modo que cualquier cambio que se produzca en él también cambiaría las propiedades acústicas de la transmisión de sonidos a través del tímpano y los huesos del oído, lo que podría traducirse en una audición amortiguada. Además, la reducción del flujo sanguíneo hasta la cóclea del oído interno podría provocar que los nervios auditivos experimenten una reducción transitoria de nutrientes esenciales, lo que desembocaría en un fallo temporal de recepción de señales por parte del cerebro. Esto podría explicar la pérdida de audición y el tinnitus.

Mi segunda hipótesis tiene que ver con lo que sucede en el cerebro mismo. Durante el sexo y los orgasmos, las zonas del cerebro que se activan son el núcleo accumbens (centro de recompensas), el hipotálamo (producción de oxitocina), la amígdala (emociones), el hipocampo (almacenamiento de memoria) y el cerebelo (tonificación muscular). Pero lo más importante es que las partes del cerebro que se desactivan son el córtex prefrontal (toma de decisiones y pensamiento ejecutivo) y el lóbulo temporal (centro de asociación auditiva y sensorial)... Esta última parte sí es importante. Mi segunda hipótesis, por lo tanto, es que el cambio en la actividad del lóbulo temporal después del orgasmo desemboca en un cambio en la percepción auditiva. Esto podría provocar que el umbral del tinnitus cambie en el caso de algunas personas. Además, la liberación de endorfinas químicas también puede cambiar la actividad de los neurotransmisores del cerebro, provocando un cambio en la percepción sensorial.

¿Podría demostrar estas teorías?
Para probar estas dos hipótesis necesitaría realizar pruebas auditivas con y sin estímulos comparables inmediatamente después del orgasmo y también necesitaría realizar estudios vasculares angiográficos de los vasos sanguíneos del oído interno y el oído medio, estudios sobre la presión barométrica del oído medio, estudios del cerebro mediante resonancias magnéticas y tomografías por emisión de positrones (TEP), y también estudios séricos de los niveles hormonales en sangre antes, durante e inmediatamente después del orgasmo. Puedes hacerte una idea de lo complicado que resultaría, pero me alegra haber podido deducir la asociación de la pérdida de audición y el tinnitus con los orgasmos basándome en los principios primarios de fisiología

¿Tiene idea de con qué frecuencia se manifiesta? ¿Es algo normal?
Yo diría que no es un episodio excepcional entre el público general, aunque puede que nunca sepamos su auténtico alcance a menos que se realice un estudio entre la población. De hecho, es posible que se trate de una variación de la fisiología normal. No puedo demostrarlo empíricamente, pero como siempre le digo a mis amigos que me preguntan sobre cuestiones relacionadas con la salud, "si te molesta, ve a ver a un especialista. Habla con tu médico, con tu otólogo o con un otorrinolaringólogo que puedan estudiarlo en profundidad para descartar cualquier posible problema".