Broadlyhttps://broadly.vice.com/esRSS feed for https://broadly.vice.comesThu, 18 Jan 2018 05:30:00 +0000<![CDATA[La bailarina polaca que disparó a varios nazis de camino a la cámara de gas]]>https://broadly.vice.com/es/article/mbp49b/bailarina-polaca-mato-nazis-camara-de-gasThu, 18 Jan 2018 05:30:00 +0000 ¿Qué harías tú si te enfrentaras a una muerte segura? ¿Aceptarías tu destino o lucharías hasta tu último aliento? En el caso de Franceska Mann, o Franciszka Mannówna, una bailarina de origen judío polaco que se dirigía a la cámara de gas, no lo dudó ni un segundo.

Franceska Mann era una bella bailarina de talento excepcional, que participó en numerosos espectáculos y competiciones de prestigio, incluyendo la Competición Internacional de Danza de Bruselas en mayo de 1939, donde obtuvo el cuarto puesto. Bailaba con regularidad en el club nocturno Melody Palace de Varsovia antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial y su carrera se fuera al traste con su confinamiento en el Gueto de Varsovia. En 1943 fue transportada fuera de Polonia, presumiblemente en conexión con el incidente del Hotel Polski, donde varios judíos que esperaban poder escapar a Sudamérica con pasaportes extranjeros fueron en su lugar engañados y enviados a Auschwitz.

Según algunas informaciones, dijeron a este grupo de judíos que de hecho habían llegado a Bergau para ser desinfectados antes de cruzar la frontera hasta Suiza y les condujeron al vestuario que había junto a la cámara de gas. Existen muchas variaciones de la historia de Franceska Mann, pero quizá la más sensacionalista es la que narra la historiadora del Holocausto Cynthia Southern. Mientras se desnudaba, al parecer Mann sedujo a dos guardias que la miraban lascivamente desvistiéndose lentamente, levantándose la falda para mostrar su muslo a Josef Schillinger y Wilhelm Emmerich y apartándose la blusa de forma seductora.

Entonces rápidamente se quitó un zapato y golpeó con él a Schillinger en la frente, después sacó la pistola del bolsillo del guardia y descargó dos tiros mortales en su estómago y uno en la pierna de Emmerich. Las otras mujeres que había en el vestuario se unieron a la revuelta, aunque ninguna de ellas pudo escapar.

Cuando la inocente y cándida @xnulz pidió en Twitter que la gente "Nombrara una tía más dura que Taylor Swift” en noviembre de 2017, no fue ninguna sorpresa que esta versión de la crónica de Franceska Mann, tuiteada por @moviehistories, se encontrara entre las más populares (más de 35.000 retuits y contando) entre un mar de respuestas que celebraban a heroínas históricas mucho más impresionantes. Pero, ¿qué cantidad de este relato puede corroborarse con datos fríos y duros? Para obtener una visión más clara, hablé con uno de los expertos en Auschwitz más destacados del mundo, el escritor, profesor e historiador Dr. Robert Jan van Pelt.

“Efectivamente es muy difícil establecer la verdad acerca de lo que sucedió en el vestuario aquel día de octubre de 1943, en el que dos hombres de las SS ―Rudolf Grimm y Fritz Lackner― ayudaron a sofocar la revuelta y posteriormente recibieron una medalla por ello. El documento no describe la naturaleza de la revuelta, ni ningún otro detalle".

Según el Dr. van Pelt hay tres informes clave que debemos considerar: "un hombre que logró escapar de Auschwitz llamado Jerzy Wesoloski (alias 'Tabeau') describe [el incidente] en el informe que redactó tras su huida. Este informe fue publicado como parte de los Protocolos de Auschwitz a finales de 1944 por la Junta de Refugiados de Guerra. Los puntos clave de este informe son que las mujeres se defendieron y que determinado hombre de las SS llamado ‘Schiller’ murió. Pero no identifica a mujer que le arrebató el revólver".

"Rudolf Höss menciona el incidente por primera vez en su declaración del 14 de marzo de 1946, inmediatamente después de ser capturado por los británicos. En ella afirma que las que se rebelaron eran mujeres, pero no ofrece detalles. En abril de 1945 Stanislaw Jankowski hizo unas declaraciones en Polonia en las que mencionaba a una mujer que arrebató su revólver a [Walter] Quackernack [un guardia nazi al cargo del crematorio] y disparó a Schillinger”.

Niños supervivientes en Auschwitz. Foto vía Wikimedia Commons

Aunque no podemos identificar de forma concluyente a la mujer en cuestión como Franceska Mann, saber que podría haber sido bailarina hace que parezca mucho más plausible. “La idea de que la mujer podría haber sido una bailarina, por lo que yo sé, es mencionada por primera vez en 1946 por [el superviviente del Holocausto e historiador] Eugen Kogon, que no estuvo en Auschwitz sino en Buchenwald”, añade el Dr. van Pelt.

Aunque resulta difícil aclarar los hechos, sabemos que tuvo lugar un increíble acto de resistencia aquel día por parte de una mujer que tuvo el coraje de defenderse atacando. Tal y como afirma el superviviente de Auschwitz Wieslaw Kielar en su autobiografía Anus Mundi: Five Years in Auschwitz ( Anus Mundi: cinco años en Auschwitz): “El incidente fue pasando de boca en boca y se fue adornando de varias formas hasta convertirse en una leyenda. Sin duda, este acto heroico realizado por una débil mujer que se enfrentaba a una muerte segura brindó apoyo moral a todos los prisioneros. Nos dimos cuenta de repente de que si nos atrevíamos a alzar la mano contra ellos, esa mano podía matar. Ellos también eran mortales”.

Como todas las grandes leyendas, la historia de Mann sobrevivió en la ficción. La novela de 1964 escrita por Arnošt Lustig, A Prayer for Katerina Horovitzova Una plegaria por Katerina Horovitzova) —adaptada al cine en 1965—, se centra en torno a una joven bailarina que es retenida como rehén por las autoridades alemanas en la Italia ocupada. Dándose cuenta de que morirá de todas formas, dispara a sus captores en la puerta de la cámara de gas. La novela del superviviente de Auschwitz Tadeusz Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen (Por aquí se llega al gas, damas y caballeros), incluye el relato titulado The Death of Schillinger (La muerte de Schillinger), en el que el guardia es similarmente engañado por una atractiva mujer que le dispara en el estómago con su propia arma.

Realidad o ficción, las cosas no pueden ser peor que esto.

]]>
mbp49bDee CunningJuanjo VillalbaEva CañadaNazisPoloniaHolocaustoalemania nazi
<![CDATA['Margaret' es la obra maestra sobre el paso a la edad adulta que probablemente te perdiste]]>https://broadly.vice.com/es/article/8xve8b/margaret-pelicula-obra-maestra-edad-adultaTue, 16 Jan 2018 05:30:00 +0000 Existen determinados hitos capaces de cambiarte la vida que son típicos del drama que conlleva el paso a la edad adulta, como perder la virginidad (o al menos intentarlo), un cambio en las relaciones familiares o algo trivial que en ese momento te parece cuestión de vida o muerte, como conseguir pareja para el baile de fin de curso. Pero en la épica película de 2011 Margaret, de Kenneth Lonergan, se trata de un traumático accidente de autobús que desencadena toda una serie de acontecimientos.

Margaret está repleta de estrellas. Protagonizada por Anna Paquin, Matt Damon, Matthew Broderick, Mark Ruffalo, Kieran Culkin, Allison Janney y Jean Reno, fue reconocida como obra maestra por Richard Brody, de The New Yorker. Pero cuando se estrenó, casi nadie fue a verla. Rodada inicialmente en 2005, Margaret fue sometida a un agotador proceso de edición debido a discrepancias entre el director, el productor y el estudio antes de su breve estreno en cines en 2011. Ahogada por el tiempo y por el escándalo en el momento de su estreno, el film se ha revelado ahora como una maravillosa historia sobre el paso a la edad adulta que merece ser alabada al mismo nivel que Lady Bird. A día de hoy los espectadores siguen descubriendo la película Margaret, que se está haciendo con un ejército de nuevos fans. Los días 6 y 17 de enero, el Quad Cinema de Nueva York ofrece la oportunidad de volver a ver la película en la versión completa del director que Lonergan originalmente intentó sacar.

Margaret es una de las mejores películas sobre el paso a la edad adulta, una de las mejores películas sobre Nueva York y fácilmente una de las mejores películas de este siglo. Es la típica película sobre el abandono de la adolescencia pero a la vez no lo es, porque utiliza recursos estilísticos familiares pero subvirtiendo las caracterizaciones o las líneas de guion predecibles. Margaret no pierde su relevancia con el paso del tiempo porque se centra en una representación conmovedoramente realista de una adolescente en crisis.

Anna Paquin interpreta a Lisa Cohen ("Margaret" no es su nombre, sino que hace referencia a un poema de Gerard Manley-Hopkins cuya temática encaja con el film), una adolescente de 17 años que de muchas frustrantes maneras es exactamente como una adolescente real, pero que debe enfrentarse a algo que la mayoría de adolescentes no experimenta. Una tarde, mientras está de compras buscando un sombrero de cowboy para poder llevarlo en un viaje con su padre, observa a un conductor de autobús (Mark Ruffalo) que lleva uno que le gusta y, flirteando, trata de captar su atención conforme se aleja conduciendo. Ruffalo, distraído y halagado por los esfuerzos de la chica, mira a Lisa en lugar de fijar la vista en la carretera y acaba saltándose un semáforo en rojo y atropellando ―y finalmente matando― a un peatón (Allison Janney en una interpretación impactante e incluso de algún modo inquietantemente cómica).

Con sus 186 minutos, Margaret te pide que pases tres horas con esta adolescente difícil, angustiada y egoísta mientras trata de encontrar sentido a su mundo. Dando color al contexto de esta película sobre un trauma ambientado en Nueva York se encuentra el 11-S. La película sucede unos cuantos años después de los ataques terroristas y, aunque no es una parte fundamental en el guion de Margaret, conocer ese dato añade dramatismo a la compleja red que es el universo de lisa Cohen. En una escena dominada por la increíble interpretación de Paquin, la protagonista lanza un comentario vagamente islamófobo acerca de ese mismo tema en clase. Aunque la tragedia nacional afecta al modo en que Lisa interpreta los acontecimientos de su propia vida, no sería exagerado decir que con toda probabilidad sintió el accidente de autobús en una magnitud más desastrosa que los eventos del 11-S.

Durante su extenso metraje, Margaret también se las arregla para tocar los temas del típico drama sobre el paso a la edad adulta, incluyendo la parte en la que la protagonista tiene sexo por primera vez. Tras frustrar los avances de un tímido compañero de clase (John Gallagher, Jr.), Lisa va tras otro tío llamado Paul (Kieran Culkin, interpretando una especie de chico malo que más tarde se descubre que es torpemente inexperto). En una abierta conversación telefónica, Lisa pregunta a Paul, "¿Te gustaría que quedáramos en algún sitio y me quitaras la virginidad?". Él accede. Ambos se ponen manos a la obra.

Hacia el final de la película, Lisa afirma haber tenido sexo con varios tíos, incluyendo su profesor de matemáticas, el Sr. Aaron (Matt Damon). También descubrimos, después de que haya sucedido, que abortó y que el padre podría haber sido cualquiera entre un montón de hombres, aunque nunca vemos a nadie que no sean Paul y Aaron. Nunca vemos a Lisa colándose por ningún hombre. Más tarde vemos que esta actitud de "diversión sin implicaciones emocionales" también es la que hizo que flirteara con el conductor de autobús, provocando indirectamente la muerte de una mujer.

Lonergan ilustra expertamente el drama y la gravedad de la vida a la edad de Lisa. Aunque el accidente de autobús fue dramático en todos los sentidos, Lisa va un paso más allá situándose a sí misma en el centro del evento y poniéndose en contacto con Emily (Jeannie Berlin), una amiga de la mujer fallecida, para buscar justicia contra el conductor de autobús (de quien sabemos más tarde que había provocado otros accidentes con anterioridad). Lisa habla con la policía y con un abogado en incluso investiga al conductor hasta saber dónde vive.

La bienintencionada aunque egoísta búsqueda de justicia por parte de Lisa desemboca en un viaje marcado por una mentalidad cerrada y una gran estrechez de miras, durante el cual aplica una importancia injustificada a los hechos, como cuando se queda enganchada con la coincidencia de que la hija de la mujer fallecida ―que también está muerta― también se llamaba Lisa.

Durante todo este tiempo, vemos cómo el esfuerzo de Lisa por encontrar significado donde podría no haberlo pasa factura a su vida: sus notas bajan y la relación con su madre (interpretada por la esposa de Lonergan, J. Smith-Cameron) se deteriora enormemente (en una de sus escenas explosivas, la madre de Lisa la llama "hija de puta"). Lisa tiene buenas intenciones pero es despreocupada y voluble cuando las cosas no salen como ella esperaba. "¡No somos personajes secundarios en la fascinante historia de tu vida!", grita Emily a Lisa en un momento realmente devastador. También desafía la percepción que tiene Lisa de sí misma, diciéndole que no necesariamente se preocupa por las cosas más que otra gente, tan solo con mayor facilidad.

Margaret puede hacer que te retuerzas en la butaca, pero no por su duración, sino por lo mucho que podemos identificarnos con Lisa como recordatorio de nuestro yo pasado, aquel que lo sentía todo con demasiada intensidad antes de que llegaran las "bofetadas de realidad". Margaret es también un fascinante retrato de la juventud traumatizada que nos pide que reflexionemos sobre los adultos en que nos hemos convertido.

]]>
8xve8bKristen Yoonsoo KimJuanjo VillalbaEva CañadaMatt DamonMark RuffalomargaretAnna Paquin
<![CDATA[La primera vez que me pagaron a cambio de sexo]]>https://broadly.vice.com/es/article/yw5q4y/primera-vez-que-me-pagaron-a-cambio-de-sexoThu, 11 Jan 2018 10:58:08 +0000 Llevo trabajando en la industria del sexo intermitentemente toda mi vida. Empecé como trabajadora sexual cuando era adolescente y lo fui durante seis años, después dejé de hacerlo durante 12 años. En aquella época no pensaba que fuera a regresar a ese mundo. Ahora tengo otro trabajo como freelance, pero la mayoría de mis ingresos proceden del trabajo sexual.
Crecí en una pequeña localidad rural de Inglaterra. Más o menos a partir de los 13 años mi vida se descarriló. Me gustaba mucho salir de fiesta y tomar drogas, y me veía a mí misma como una juerguista. A veces incluso consumía droga en el instituto. No he conseguido librarme completamente de todo lo que sucedía entonces, pero creo que si hubiera habido más concienciación general sobre la salud mental cuando era adolescente, mi vida habría sido muy diferente.

Me mudé a Ámsterdam con 17 años con unos amigos. Éramos muy jóvenes y, en determinados aspectos, aquello fue muy divertido. El mundo entero era una fiesta y podíamos ponernos ciegos todo el tiempo. Me parece que no compré mi propia droga hasta que cumplí los 25 años o así. Hasta entonces, la gente siempre me invitaba.

Conseguí un trabajo como au pair y empecé a vivir con esa familia, que no sabía nada de lo que yo hacía. Salía toda la noche y me colaba a escondidas en casa a las 8 de la mañana, me sentaba en la cama, me estiraba unos minutos, bajaba a la cocina fingiendo que me acababa de despertar y preparaba el desayuno a los niños. En fin, después de unos meses trabajando ahí ―creo que por entonces ya había cumplido los 18― me encontraba un día esperando el tranvía.

Lo recuerdo con total claridad, aunque aquello pasó hace más de dos décadas. Incluso recuerdo lo que llevaba puesto: una camiseta a rayas, pantalones holgados y zapatillas Adidas, con mi cabello largo y castaño peinado con raya en medio.

Vi a una pareja pasar frente a mí en un coche elegante, un hombre y una mujer, que se me quedaron mirando. Inmediatamente supe lo que iba a pasar. El hombre salió del coche, se acercó a mí y me dijo, "Te estábamos mirando y nos mola mucho tu aspecto, podrías encajar en cualquier ciudad del mundo". Me preguntó cuánto cobraba y le dije que estaba cobrando unos 45 euros a la semana, lo cual no es una gran cantidad de dinero. Él me dijo: "Si quieres ganar más dinero, aquí tienes mi tarjeta". Y sacó 50 euros de su cartera y me los dio.

Más tarde aquel mismo día, fui a una cabina y llamé a ese número. Me reuní con una mujer que estaba trabajando para la agencia de escorts en un hotel y recuerdo que pensé que era la persona más glamurosa que había conocido en mi vida. Llevaba unas uñas maravillosas y era realmente preciosa. Me dijo que también había sido escort hasta que se enamoró de su chulo y ahora ayudaba a gestionar la agencia.

Me dijo qué tenía que hacer cuando contrataran mis servicios: entras en la habitación, te pones algo de lencería bonita y después sugieres tomar un baño con el cliente. Salí, robé algo de lencería y aparecí en mi primera cita, que fue con un joven inglés en un hotel barato detrás de la estación central. Iba a ganar unos 50 euros a la hora, que en aquella época era una cantidad enorme de dinero.

Entré en la habitación y me sentí realmente incómoda. Recordé lo que había dicho la mujer de la agencia de escorts y sugerí que nos bañáramos juntos. De modo que entramos en el baño, ¡y era diminuto! Ambos nos metimos en aquella estrecha bañera y nos quedamos ahí sentados, con las rodillas dobladas tocándonos el pecho. Vi que él en cierto modo se estaba divirtiendo, porque era bastante obvio que yo no era una prostituta profesional. La situación no era nada sexy, era simplemente ridícula. Después de un rato salimos y en realidad no recuerdo haber tenido sexo con él, pero sé que sucedió.

Por aquella época, tenías un conductor que te esperaba en la puerta del hotel y te llevaba a tu siguiente trabajo. Así que salí de ese hotel y me llevaron en coche a otro, después a otro, después a otro... Y estuvimos así hasta que amaneció. No sabía que se te permitía decir cuándo querías parar, así que finalmente dije al chófer, "Por favor, ¿podemos ir a casa?". Y él me respondió, "Pues claro" y me llevó hasta casa. Y sinceramente, llegado ese punto estaba bastante destrozada, pero había ganado lo que para mí era una fortuna.

Existen dos percepciones del trabajo sexual en los medios: la prostituta feliz, que está súper empoderada, gana montones de dinero y adora el sexo, y la víctima abusada. La mayoría de la gente, yo incluida, no encajamos en ninguno de esos dos modelos.

Muchas trabajadoras sexuales hablan de esa sensación de cruzar una frontera la primera vez que te pagan a cambio de sexo. Es una transición: una vez que lo has hecho, ya no puedes volver atrás. Estás marcada por la sociedad de por vida. Aunque yo veo el trabajo sexual como un trabajo y no como una identidad, la sociedad no lo ve así. No es algo que puedas fácilmente hacer y después dejar atrás.

Echando la vista atrás, me siento bastante triste por todos aquellos años. Cuando empecé a trabajar como escort solo había tenido sexo tres veces, era básicamente virgen. Es una pena que tantas de mis primeras veces en el ámbito sexual fueran con clientes. Por ejemplo, tuve mi primer orgasmo con un cliente. Siento que es un poco triste. No me siento marcada por ello, pero siento que no es lo que me habría gustado que sucediera si pudiera haber diseñado la vida perfecta.

Ahora formo parte de la escena de activismo de las trabajadoras sexuales, pero en aquella época no contaba con ningún apoyo. Era como un secreto enorme y no empecé a hablar de ello con la gente hasta hace bastante poco. Todavía no se lo he contado a mi familia y ninguna de mis amigas hizo lo mismo que yo, así que fue una cosa incómoda con la que tuve que cargar durante mucho tiempo.

Seguí trabajando en Ámsterdam hasta que conocí a un tío con el que inicié una relación horrible y abusiva. Fumábamos mucho crack y pasábamos de contrabando maletas de maría y pastillas desde Sudáfrica. Dejé el trabajo sexual por él ―a él le indignaba― aunque el trabajo sexual no era ni mucho menos la cosa más peligrosa que estaba haciendo en ese momento.

Por aquel entonces era una escort terrible, recibía muchas quejas, pero a mí no me importaba una mierda. Literalmente no sabía hacer mamadas y no me sentía cómoda con mi cuerpo. En la actualidad, con todos esos foros y reseñas online, no habría durado ni cinco minutos. Hubo un cliente ―yo tenía la regla y no conocía las esponjas― con el que básicamente empapé las sábanas de sangre. El tío me dijo algo así como, "No llevas mucho tiempo haciendo esto, ¿verdad?". Yo solo pensé, " Dios mío, soy una basura" .

Tras dejar Ámsterdam, trabajé por todo el mundo durante seis años: Sidney, Nueva Orleans, Fort Lauderdale, Londres. Los trabajos normales me resultan muy duros debido a mi salud mental, así que la parte buena del trabajo sexual era que no tenías que trabajar mucho. Aunque era agotador tener que hacerlo, después no tenías que trabajar en dos semanas, así que me limitaba a ponerme ciega todo el tiempo.

No veía el trabajo sexual como algo negativo, pero afectaba mucho a mi vida. Mentir a tu familia es una cosa, pero mentir a tu pareja es diferente. Te hace sentir que tienes un secreto vergonzoso que no puedes compartir con nadie. Incluso ahora, cuando obtengo mucha satisfacción con el trabajo sexual y me siento realmente orgullosa de lo bien que me va, sigo sin ser capaz de contárselo a mi familia y eso para mí es frustrante.

Los hombres cis heterosexuales en particular tienden a tener un auténtico problema con el trabajo sexual, especialmente con el trabajo sexual de servicio completo. Es como si cuando eres penetrada por un pene, se te despojara de algo. Se ve como algo muy sucio, a pesar de que estás vendiendo tu servicio y no a ti misma. Odio ese punto de vista y, aunque hay muchas cosas que están mal dentro de la industria del sexo, existe también un gran problema en la mayoría de las industrias: así es el capitalismo. La sociedad se haría un grandísimo favor si aplicara el mismo nivel de escrutinio a otras formas de trabajo que el que aplica al trabajo sexual en general.

Dejé el trabajo sexual durante un tiempo cuando tenía 26 años porque me enamoré. Conseguí un trabajo en un bar. Ser camarera era mucho más duro. Recuerdo estar de pie tras la barra, absolutamente desvinculada del mundo, sin estar realmente en aquella sala y teniendo que hacer un turno de ocho horas. Era una tortura.

Estuvimos juntos cuatro años y después de romper no pensaba que fuera a volver jamás al trabajo sexual. Pero conocí a algunas trabajadoras sexuales que me hablaron de la escena activista y pensé que probaría de nuevo. Aquello me fue realmente bien y estoy sinceramente orgullosa del negocio que estoy construyendo: ya no trabajo para agencias, estoy ganando mucho dinero y consigo ahorrar.

Existen dos percepciones del trabajo sexual en los medios: la prostituta feliz, que está súper empoderada, gana montones de dinero y adora el sexo, y la víctima abusada. La mayoría de la gente, yo incluida, no encajamos en ninguno de esos dos modelos. Es preciso que existan más matices. Y, obviamente, tiene que producirse una despenalización para proteger a las trabajadoras sexuales, porque la legislación en torno al trabajo sexual es ridícula. Espero que algún día este trabajo se trate como cualquier otro tipo de ocupación y que a las personas que trabajan en él se les permita organizarse y trabajar como ellas deseen, con derechos laborales básicos.

]]>
yw5q4yLucy FosterJuanjo VillalbaEva CañadasexoDrogastrabajo sexual
<![CDATA[Eartha Kitt: el icono contracultural a quien la CIA intentó hundir]]>https://broadly.vice.com/es/article/ne44ek/eartha-kitt-icono-contracultural-ciaTue, 09 Jan 2018 08:31:48 +0000 Siempre que suena “Santa Baby” en una fiesta navideña es de vital importancia que alguien aproveche la oportunidad de ilustrar a todos los presentes en la sala acerca del subestimado historial criminal de su creadora, Eartha Kitt.

Yo siempre soy esa persona. En un impulso que va más allá de mi control, siempre empiezo a narrar su biografía: el hecho de que fuera una actriz, cantante y defensora de los derechos civiles de renombre internacional, además de agitadora política. Algunos la conocen por su icónica representación de Catwoman, o quizá por haber puesto más recientemente voz a Yzma en El emperador y sus locuras. Para Orson Welles era "la mujer más excitante del mundo". Para la CIA era una amenaza para la seguridad nacional. Para mí es el símbolo del triunfo y la resiliencia, un icono cultural que representa el feminismo, la actitud positiva hacia el sexo y la lucha por los derechos civiles. “Santa Baby” está muy bien, pero Eartha Kitt era mucho más que eso.

Kitt, que nació en una plantación de algodón de Carolina del Sur, nunca supo realmente quién era su padre, aunque más tarde afirmó que era el hijo del dueño de una plantación y que ella había sido producto de una violación. La madre de Kitt, que era negra y Cherokee, la entregó en adopción cuando tenía cinco años y la familia adoptiva de Kitt la crió en condiciones abusivas, obligándola a recoger algodón para "ganar dinero y ahorrar". Sus hermanos adoptivos le pegaban y abusaban de ella, según sus propias palabras, porque era birracial: "Ni suficientemente negra como para pertenecer a los negros, ni suficientemente blanca para pertenecer a los blancos", como ella misma describió.

Cuando Kitt tenía alrededor de ocho años, su tía biológica la acogió y ambas vivieron en un diminuto apartamento en Harlem (según Kitt, aquello fue más por cumplir con un "deber cristiano" que por auténtico afecto familiar). Trabajó durante toda su adolescencia en una fábrica de máquinas de coser y constantemente se escapaba de casa y dormía en vagones de metro. Cuando tenía 21 años, consiguió una audición en la pionera compañía afroamericana de danza de Katherine Dunham y la admitieron, lo que dio inicio a su carrera en el mundo del espectáculo.

A lo largo de los siguientes años, bailó con la compañía por todos los escenarios de Nueva York, después por los de Londres y luego por los de París, hasta que conoció a un tal Orson Welles, que se mostró tan embelesado por su actuación que la cortejó y después la contrató para hacer de Helena de Troya en Dr. Faustus. En su autobiografía Confessions of a Sex Kitten, Kitt afirma que tuvieron una aventura amorosa, pero nunca sexual: "Los hombres más excitantes de mi vida", escribió, "han sido los hombres que nunca me han llevado a la cama".

Kitt en 1962. Foto vía Wikimedia Commons

Al cabo de tres años, Kitt había producido su primer álbum, que contaba con "Santa Baby" entre sus temas, haciendo de su cruda energía sexual y del característico ronroneo que dejaba ir con su vibrato su sello de identidad. Rápidamente pasó a ser, en palabras del New York Times, “conocida por su sensual voz, su personaje de cazafortunas que convierte a los hombres en indefensos niños pequeños y su poder sexual”. Y Kitt parecía adorar ese personaje. Parecía encantada de parecer mala, de ser el objeto de afecto, de utilizar a los hombres y de hablar más tarde sobre ello ante un micrófono. Por eso "Santa Baby" le pega tanto: es una canción en la que pide coquetamente a un mito de la infancia que le traiga anillos de diamantes, yates y derechos a la explotación de minas de platino. El Santa de la canción, según podría intuirse, quizá no es realmente Santa.

Pero allá por los 50 y los 60, la actitud positiva hacia el sexo ni siquiera se mencionaba (especialmente en el caso de las mujeres negras). Eartha Kitt se convirtió en un símbolo sexual en una Norteamérica de posguerra, donde la creciente popularidad de Marilyn Monroe se contemplaba ampliamente como una amenaza "inmoral" y "vulgar" contra la pureza de Norteamérica y donde Hugh Hefner estaba demandando a la oficina postal norteamericana porque no querían distribuir su revista Playboy. El hecho de llevar la revolución sexual hasta el mainstream fue un proceso lento y el auge de Eartha llegó en un momento en que los afroamericanos todavía estaban luchando por sus derechos humanos básicos, un momento en que todavía era ilegal que un afroamericano mantuviera relaciones sexuales con una persona blanca en 28 de los 50 estados de Norteamérica.

En 1966, durante la cúspide de la carrera de Kitt, diversas encuestas descubrieron que la mayoría de norteamericanos creía que los afroamericanos se estaban moviendo "demasiado deprisa" en su lucha por la igualdad racial. Su llegada, en otras palabras, desafió con furia las expectativas de raza de su época y también las de género.

En 1967, Kitt interpretó el papel de Catwoman en la serie de TV Batman, enfundada en un sexy traje de cuero y sacando partido a su icónico ronroneo. Aquel fue un momento muy importante para la representación femenina. En aquella época, la revista JET incluyó un artículo en la contraportada titulado sencillamente “TV-Radio" que publicaba un repaso semanal de todas las personas negras que aparecían en la radio o la TV en horario de máxima audiencia. Normalmente era una lista muy corta, que incluía menos de una docena de personas a la semana, de las cuales una o dos eran normalmente mujeres (si es que había alguna). Y el hecho de que Kitt interpretara aquel adorado papel fue importante más allá de la simple representación. Tal y como indica Deborah Elizabeth Whaley ―profesora de estudios norteamericanos en la Universidad de Iowa― en un ensayo publicado en 2010, “la interpretación de Kitt se salía de los papeles disponibles para las mujeres negras en televisión, porque no encajaba en el proverbial estereotipo de "mammy", ni en el de Jezebel, ni en el de la trágica mulata, ni en el de la mujer negra que trata de usurpar el puesto de los hombres, que tanto abundaban en la televisión y el cine por aquella época”.

Con su papel en Batman, la carrera de Kitt había alcanzado un nuevo punto álgido. Sin embargo, un año más tarde todo se vendría abajo: en enero de 1968 asistió a un almuerzo en la Casa Blanca con motivo de tratar el tema de la delincuencia juvenil en Norteamérica. Había sido invitada personalmente por la Primera Dama por un trabajo que estaba realizando para las organizaciones juveniles dentro de la ciudad y fue una de las siete mujeres negras que asistieron, entre los 41 invitados. Pero mientras que Lady Bird Johnson y las demás oradoras pontificaron ampliamente acerca de diversos proyectos para embellecer las autopistas y plantar árboles en las zonas menos favorecidas, Kitt optó por una estrategia notablemente distinta: cuando fue su turno para hablar, denunció con vehemencia la Guerra de Vietnam.

Kitt como Catwoman en 1967. Foto vía Wikimedia Commons

En su autobiografía Confessions of a Sex Kitten, Kitt describe cómo cada vez se sintió más frustrada conforme continuó el almuerzo. Observó una mujer blanca tras otra ofrecer discursos anodinos acerca del "embellecimiento de Norteamérica, macetas con flores sobre los alféizares de las ventanas de la pobreza". Kitt levantó la mano varias veces pero nunca se le dio la palabra hasta el final y, para entonces, ya estaba lívida. Su continuado activismo trabajando con jóvenes en riesgo estaba inspirado en su propia experiencia, en la forma en que nunca se sintió apoyada por su familia o por el gobierno. Sus comentarios aquel día se iniciaron con el siguiente contexto: "Yo he vivido en las cloacas", afirmó, "así que sé de qué hablo".

“Enviáis a los mejores de este país a que les disparen y les dejen lisiados", continuó, según afirmaba un artículo del New York Times de la época. “Ellos se rebelan en las calles... No quieren ir al colegio porque les van a separar de sus madres y les van a disparar en Vietnam". Tras el prolongado y apasionado discurso de Kitt, según el Times, Lady Bird Johnson empezó a chillar, "con la voz temblorosa y los ojos inundados de lágrimas".

De acuerdo con la autobiografía de Kitt, tras el almuerzo la Casa Blanca no reservó un coche para ella, aunque había llegado hasta allí en uno. Tuvo que coger un taxi hasta su hotel. En la radio, durante el trayecto, descubrió que los reporteros ya estaban diseccionando lo que había sucedido. La narrativa dominante, según recordaba ella, era simplemente “Eartha Kitt hizo llorar a la Sra. Johnson” (según la investigadora de identidades sociales Sarah J. Jackson, al menos un tercio de las noticias sobre este incidente representaron a Kitt como la antagonista, como una "atacante" de la Primera Dama, e incluso un medio la describió como "mujer estridente").

La repercusión fue impresionante. Al cabo de unos días, según un informe de 1975 elaborado por el New York Times, la CIA había recopilado un dosier de cotilleos de terceras personas sobre Kitt a petición del mismísimo Presidente Johnson, basándose en datos que la organización llevaba recolectando desde 1956. El informe de la CIA afirmaba que las escapadas de Kitt al otro lado del océano y su moral "ligera" eran la comidilla de París. También la acusaba de tener "una disposición desagradable" y una "lengua muy sucia" y de comportarse como una "niña mimada". Lo peor de todo es que en el informe se referían a ella como una "ninfómana sádica", epíteto que más tarde se le otorgaría en la mayoría de artículos escritos sobre ella durante el resto de su vida ("¿Y eso qué tenía que ver con la CIA, en caso de que fuera cierto?", bromeó despectivamente en una entrevista años más tarde).

El trabajo de Kitt "fue muy escaso o completamente inexistente" tras el almuerzo en la Casa Blanca, pero ella no tuvo ni idea de por qué hasta que supo del dosier de la CIA por boca de un periodista del New York Times seis años después. En una entrevista concedida en 1995, afirmó que el dosier contenía instrucciones específicas para difamarla en Estados Unidos, "a fin de que no se me volviera a ver y, por lo tanto, no se me diera trabajo". Y parece que funcionó: los clubes nocturnos y otros locales no le pidieron que regresara para las mismas actuaciones ―según ella― y la WME "perdió su contrato". Como resultado, se vio obligada a actuar sobre todo en Europa, en bares de todo el continente. En una etapa posterior de su vida, Kitt protagonizó un gran regreso, volviendo a Broadway, actuando en películas y recibiendo nominaciones para los Tony y para los Grammy. Incluso se la volvió a invitar a la Casa Blanca, cuando el Presidente era Jimmy Carter. Pero su carrera nunca fue la misma tras aquel almuerzo en 1968.

El rechazo de Kitt a poner en riesgo sus creencias puede que le hiciera perder oportunidades de trabajo, pero también es lo que la ha convertido en una figura tan icónica: siempre fue ella misma. Durante toda su vida, jamás dio un paso atrás y, en cada entrevista que he visto o leído, se mantuvo fiel a sus declaraciones en la Casa Blanca a pesar de haber sido obligada a salir del candelero durante varios años. Continuó apoyando a los jóvenes poco privilegiados de DC y LA y fue miembro de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad. También se apoyó en su personalidad sexual hasta una edad bien avanzada (por favor, disfrutad de esta entrevista en la que una Kitt de 62 años estira la pierna sobre el regazo del entrevistador, frente a un público en directo, mientras ronronea, "¿Hasta qué punto crees que soy malvada?"). Su audacia no tenía límites y su percepción de sí misma es algo que perdurará en el tiempo.

Hay una entrevista, extraída del documental All By Myself, que representa todo lo que adoro de Eartha Kitt: cuando le preguntan si alguna vez se había puesto en riesgo por un hombre, ella sonríe, echa la cabeza atrás y empieza a reír a carcajadas. “¿Ponerme en riesgo por qué razón? ¿Ponerme en riesgo por qué? ¿Ponerme en riesgo? ¿Qué es ponerse en riesgo?", dice, completamente indignada. "Es estúpido. ¿Un hombre llega a mi vida y tengo que ponerla en riesgo? Creo que tendrías que pensar dos veces antes de hacer esa pregunta... ¡Una relación es una relación que ambos deben ganarse!”.

Kitt nunca se puso en riesgo a sí misma en ninguna otra parte de su vida, así que, ¿por qué lo habría de hacer con respecto a su vida amorosa? "Cuando te enamoras, ¿qué hay que poner en riesgo?", continúa. "Yo estoy enamorada de mí misma y quiero que alguien lo comparta conmigo. Quiero alguien que me comparta conmigo".

]]>
ne44ekFran TiradoJuanjo VillalbaEva CañadaCiahistoriaeartha kitthistoria de las mujeres
<![CDATA[Jóvenes activistas que hicieron historia en 2017]]>https://broadly.vice.com/es/article/8xv85p/jovenes-activistas-historia-2017Thu, 04 Jan 2018 07:55:42 +0000 Cuando los historiadores del futuro echen la vista atrás hacia 2017, probablemente estarán de acuerdo con nuestra evaluación de ese año. Fue un año muy, muy mierdoso. Desde Trump echando abajo todas las protecciones de la era Obama para los estudiantes transgénero hasta su prohibición de que los musulmanes entren en el país, cada mes parecía traer un nuevo infierno al que enfrentarnos. Suficiente como para hacer que cualquiera fuera corriendo a visitar a su bruja del bosque más cercana en busca de socorro y consuelo.

Sin embargo, en lugar de hundirse en la desesperación y echar mano del diazepam, jóvenes de todo el mundo interpretaron los acontecimientos de 2017 como una llamada a la movilización, a ponerse en pie y desafiar nuestro cada vez más pésimo statu quo. Desde activistas a favor de los derechos de las personas trans como Gavin Grimm y Lily Madigan, hasta defensoras de la salud mental como Elyse Fox, pasando por la militante contra la islamofobia Hebh Jamal, el mundo no anda escaso de personas inspiradoras que hicieron que 2017 fuera un poco menos infernal para la gente en todo el mundo.

Así que, mientras nos adentramos en 2018, echamos un vistazo a nuestras predicciones astrológicas y rezamos a nuestras diosas favoritas para que este año se parezca un poco menos a un vertedero en llamas, rendimos tributo a las personas que miraron a 2017 a la cara y eligieron el optimismo, la esperanza y el cambio.

Sad Girls Club: la mujer pionera en la defensa de la salud mental para las jóvenes de color
La cineasta residente en Brooklyn Elyse Fox solía firmar sus publicaciones en Tumblr con el seudónimo #SadGirlElyse (Elyse la chica triste). Ahora lo ve como un signo de que estaba buscando ayuda para su enfermedad mental, así que fundó Sad Girls Club (El club de las chicas tristes) para ayudar a otras jóvenes de color.

Conoce al héroe que lucha a favor de los derechos civiles de las personas trans Gavin Grimm... y al Pastor que le llama "chica"
Todo lo que quería Gavin Grimm era usar el baño correcto en su colegio. En el proceso, se convirtió en defensor de otros estudiantes transgénero y se vio obligado a llevar su caso hasta el Tribunal Supremo.

La adolescente que trabaja para detener el cambio climático tras perder su granja familiar a causa de unas inundaciones
Iris Fen Gillingham solo tenía seis años cuando una inundación destrozó la granja que tenían sus padres al norte del estado de Nueva York. Ocho años más tarde, la adolescente está haciendo campaña incansablemente para que más gente joven se una a la lucha contra el cambio climático.

Lily Madigan planea ser la primera Miembro del Parlamento británico trans
Lily Madigan hizo historia en el Reino Unido como la primera chica adolescente trans en ser elegida responsable del área de la mujer para el Partido Laborista. Ahora quiere hacer historia de nuevo como la primera MP transgénero del país.

La adolescente del Bronx que está organizando una marcha masiva de estudiantes en NYC
Hebh Jamal todavía está en el instituto, pero esta activista palestino-americana ya ha demostrado ser una de las voces jóvenes más apasionadas contra la islamofobia, empezando por su marcha masiva de estudiantes en Nueva York para protestar contra la ley de Trump que prohíbe a los musulmanes entrar en el país.

La activista de 16 años que deja que los adolescentes ― y solo adolescentes ― dirijan su revista
Los padres de Em Odesser bromean diciendo que se han convertido en sus asistentes personales, pero tiene todo el sentido del mundo: la escritora, activista y editora de moda de Teen Eye Magazine, una publicación creada por y para adolescentes, tiene el tipo de agenda que haría que Anna Wintour se echara a llorar.

La activista musulmana negra que está derribando las fronteras en torno a la femineidad
En 2016, Blair Imani acaparó atención a nivel nacional en Estados Unidos cuando fue arrestada durante una manifestación contra el asesinato de Alton Sterling. Aquello no hizo sino fortalecer su determinación para eliminar la injusticia social y ahora ha fundado su propia organización de activismo, Equality for HER, para contribuir a su causa.

]]>
8xv85pZing TsjengJuanjo VillalbaEva CañadaLGBTQfeminismo
<![CDATA[Tu horóscopo mensual: enero de 2018]]>https://broadly.vice.com/es/article/59wddq/horoscopo-mensual-enero-2018Tue, 02 Jan 2018 08:10:39 +0000 2018 no podría empezar de forma más dramática: con una súper luna llena el día 1, en el emotivo signo de Agua Cáncer. También habrá una luna azul a finales de mes, que además protagonizará un eclipse. Un grupo de planetas permanecen en Capricornio, el signo del trabajo duro (¡y de las grandes fiestas!). Lee tu horóscopo a continuación para ver qué te deparará este mes.

Capricornio

¡Feliz regreso solar, Capricornio! Este mes estarás muy ocupada, ya que durante la luna nueva habrá seis planetas en tu signo. Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Acuario

La temporada de Acuario ya casi está aquí y tenemos dos lunas llenas cargadas de emotividad (¡con eclipse incluido!) en el horizonte. Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Piscis

2018 se inaugura con una luna llena en Cáncer ―un signo de Agua como tú― y se cierra con una dramática luna llena en Leo. ¿Qué implicaciones tendrá esto para ti? Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Aries

Este mes harás grandes movimientos, Aries, y tu vida social estará repleta de drama. Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Tauro

Nuevas aventuras asoman por el horizonte, Tauro. Pero primero tienes que dejar marchar aquello que te está reteniendo. Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Géminis

Este mes se producirán grandes transformaciones, Géminis, y el sexo y el dinero ocuparán gran parte de tus pensamientos. Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Cáncer

¡Hay una luna llena en tu signo este mes, Cáncer! Eso significa que las cosas serán intensamente emocionales para ti. Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Leo

Este mes estarás en el punto de mira, gracias al eclipse que tendrá lugar en tu signo. ¿Cómo lidiarás con tanto drama astrológico? Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Virgo

Es la temporada de Capricornio, así que, ¡prepárate para salir un montón de fiesta! Tu lado lujurioso y diablesco se verá muy agudizado este mes. Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Libra

La temporada de Acuario está a punto de llegar, lo que significa que no pararás de flirtear. Y las dos lunas llenas de este mes removerán un montón de emociones. Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Escorpio

Este mes hay dos lunas llenas. Ten todo listo para tu aquelarre y prepárate para experimentar un montón de drama. Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

Sagitario

¡Feliz regreso solar! Este año el universo te regalará un Mercurio retrógrado durante la temporada de tu signo así que, ¡disfrútalo! Puedes leer tu horóscopo mensual en inglés aquí.

]]>
59wddqAnnabel GatJuanjo VillalbaHoróscopohoróscopo mensual
<![CDATA['Cursi y misógina': una adolescente ve 'Titanic' por primera vez]]>https://broadly.vice.com/es/article/a3n3mp/titanic-review-20-aniversario-feminismoTue, 02 Jan 2018 05:00:00 +0000 Admito que cuando dije a mis amigas que era virgen en cuanto a Titanic se quedaron en shock. "Espera, ¿cómo es posible que no hayas visto nunca esa película?", me preguntaron, hicieron una pausa y siguieron: "Pero sabes de qué va la película, ¿verdad?". Y sí, sé de qué va esa icónica película (y la historia tras ella). La síntesis general es: chico y chica suben a un barco (chico súper atractivo pero pobre, chica súper atractiva pero incómodamente rica), chico y chica se conocen, chico y chica se enamoran, chico piensa que está volando, chico pinta a chica, iceberg (ups, ¡vaya!), chica no abandona a chico, chico se congela, Celine Dion canta.

Sé que Leo está muy sexy en ella porque ―como cualquier otra chica adolescente/ser humano sobre la faz de la tierra―adoro al joven LDC, conozco las frases más famosas y con mucha frecuencia escucho a la gente hacer comentarios entusiastas sobre ella. No es que tenga una especie de vendetta contra la peli ni nada por el estilo, es solo una de esas cosas que nunca me han sucedido, especialmente cuando me embarqué en la misión feminista de solo consumir arte creado por mujeres/ femmes durante un año.

Titanic fue escrita y dirigida por un hombre, así que durante el período en que veía películas hasta altas horas de la noche nunca se me pasó por la cabeza verla. Bueno, hasta ahora, cuando se cumple el 20º aniversario del filme. Recién salida de un año y medio de consumir exclusivamente arte creado por mujeres y femmes, me senté con la cuenta de Amazon Prime de mi abuela para ver la película y hacer una reseña.

A continuación encontraréis capturas de pantalla y marcas de tiempo para acompañar mis reflexiones sobre "la mayor historia de amor de todos los tiempos".

titanic review feminismo sexismo 20 aniversario

0:32:33: Tengo una lista mental de frases famosas de la película y me acabo de topar con la primera ("¡Soy el rey del mundo!"), así que este es un buen momento para pararme a contaros cosas. Resumiendo, un grupo de robustos cazadores de tesoros encuentra un dibujo entre los restos de un naufragio en el fondo del océano y nos damos cuenta de que la modelo del retrato lleva un collar que estos piratas dotados de alta tecnología desean conseguir. Cuando muestran sus descubrimientos a la prensa, la modelo del dibujo, Rose, se reconoce en la tele y va a reunirse con ellos. Ahora tiene 101 años, pero su memoria es envidiable y conforme va recordando lo vamos viendo todo representado en "tiempo real".

A los 20 años, Rose está prometida, es una chica malhumorada y tiene muchísimo dinero, ¡como yo sospechaba! Rica del nivel que va acompañada de criadas que transportan todo el rato sus cuadros sin enmarcar de Picasso y Degas, vamos. Hay un gran momento de sorpresa cuando dice que el inmenso Titanic es un barco de esclavos.

Por otro lado, Jack Dawson (Leo DiCaprio) tiene su misma edad, pero su vida es completamente opuesta a la de ella. Es un galán imprudente, jugador y con una piel como si acabara de salir del salón de belleza que ganó billetes gratis para subir a bordo en el último minuto. Sé que en realidad están tratando de establecer una dicotomía entre los dos personajes, pero el hedonismo y la imprudencia de él son un poco teatrales.

Quiero decir: cabría pensarse que si consigues subir en el barco más exclusivo del mundo por la jeta, algo de preocupación sí que tienes por tu vida, pero en lugar de ello se sube a la barandilla de la proa gritando que es el rey del mundo. Rose se lo está pasando mucho peor en su camarote, con el capullo de su prometido, Cal, parloteando alrededor.

titanic review feminismo sexismo 20 aniversario

0:39:17: Bueno, pues todo va yendo bien y Jack y Rose se han intercambiado miradas sexuales mientras todo el mundo alrededor les deja muy claro que no debería haber interacción alguna entre la acaudalada Rose y el insolvente Jack (en algún lugar, en algún momento, Fitzgerald se hizo una paja desde su tumba). Pero pasa muy poco tiempo y de repente Rose está corriendo por el vestíbulo sollozando y Jack se da cuenta de que va a intentar saltar desde el barco.

Nunca han hablado, pero él procede a dar el que quizá sea uno de los peores pasos para la prevención del suicidio que se le hayan ocurrido a nadie jamás: jugar a ver quién es más valiente de los dos. Como es una película romántica, su método funciona a la perfección y, como él es tan encantador, recibe una invitación para asistir a una de las ostentosas cenas que celebra la familia de Rose. Resulta bastante atroz mostrar un intento de suicido burdamente interpretado como catalizador romántico. Y una vez que los amantes se conocen, la recuperación de Rose no es precisamente el foco de atención.

titanic review feminismo sexismo 20 aniversario

0: 58:44: Parece que Jack se está poniendo las pilas para ser el "manic pixie dream boy" de Rose. Le muestra sus dibujos eróticos y planean juntos una cita para montar a caballo en California (lo que abre camino para la frase de Rose que da auténtica vergüenza ajena: "Enséñame a montar como un hombre... Y a escupir como un hombre") antes de dirigirse a la cena.

Recibe el típico cambio de imagen de las películas y vemos cómo la tensión sexual estalla entre Jack y Rose mientras el ridículamente híper masculino Cal, celoso, intenta ofender a Jack una y otra vez sin éxito alguno. Los dos ~amantes~ se dirigen a una fiesta en la cubierta inferior donde derraman cerveza por todas partes (la siguiente frase de Rose que da vergüenza ajena es: "¿Qué, te pensabas que una chica de primera clase no sabía beber?") y empiezan a dar vueltas y vueltas mientras el siniestro mayordomo de Cal les espía.

titanic review feminismo sexismo 20 aniversario

1:10:53: Está claro que la repercusión emocional de Rose tras su intento de suicidio se ha pasado completamente por alto. La siguiente hora o así trata de las implicaciones que tiene el hecho de que Rose se haya enamorado de un chico pobre. Rose se mantiene bastante firme mientras todo el mundo trata de controlarla. Cal es un bufón agresivo (hablaré más tarde de esto) y hay una escena muy intencionadamente simbólica cuando la madre de Rose le está atando un corsé y le da una charla sobre el futuro de la familia.

titanic review feminismo sexismo 20 aniversario

1:21:21: Jack, como siempre de forma tan romántica, se cuela en la sección de la gente rica, conduce a Rose al interior de una habitación y procede a lanzar un largo monólogo que básicamente dice: "Eres irritante y difícil de tratar, pero a pesar de eso todavía me gustas". Qué generoso. Ella le responde con una increíble frase: "No depende de ti salvarme", que más tarde se desvanece ligeramente cuando le encuentra en la barandilla de proa y él le dice que la quiere muchísimo y ella admite que ha cambiado de opinión.

Entonces, él le susurra, le dice que cierre los ojos, la hace subir a la barandilla y "vuelan" juntos (no es un eufemismo).

A Jack le importa bastante poco su seguridad y probablemente no era la mejor de las ideas colocar a Rose en esa parte del barco después de cómo se conocieron por primera vez. Sea como fuere, sé que se supone que la escena es atemporal y bella, pero el diálogo es tan cursi y sus reacciones son tan teatrales que en realidad me pareció una escena bastante risible.

titanic review feminismo sexismo 20 aniversario

1:25:40: Hay un rápido salto adelante en el tiempo para recordarnos que esta bella historia de amor tan poco realista va a terminar mal y todos van a morir. Entonces volvemos al drama. Por fin llega la escena que llevo cinco años citando de forma incorrecta: cuando Jack pinta el retrato de Rose. Recuerdo una etapa que tuve durante mi primer año de universidad en la que cada vez que estaba en horizontal hacía un chiste sobre la frase "píntame como a tus chicas francesas" y me alegro mucho de haberla dejado atrás. ¡Debió de ser bastante frustrante para Rose permanecer ahí recostada durante tanto tiempo! Pero fue un momento empoderador para ella y me alegro de que tuviera una "experiencia erótica" en la que ella tuviera el control. A fin de cuentas parece más tierna y vulnerable que sexy. La única pregunta que no me saco de la cabeza es si contrataron un doble de manos o si LDC también es un artista realmente bueno.

titanic review feminismo sexismo 20 aniversario

1:40:05: Los chicos están totalmente enamorados ahora y son perseguidos por todo el barco por el mayordomo de Cal, Lovejoy. Se desvían brevemente para tener sexo en un coche cuando consiguen escapar de LJ. Lo he buscado en Google y al parecer está en la lista de las mejores escenas de sexo del cine (¿cómo?). Pero hablé con un par de amigas y todas estamos de acuerdo en que sudan tantísimo que no resulta erótica en absoluto. El coche parece más incómodamente empapado que empañado. Además, parecía que se divertían mucho más corriendo por el barco que teniendo sexo

Después del sexo, acaban en el desafortunado lugar donde se conocieron por primera vez. ¿Recuerdas ese momento tan gracioso? Pues está a punto de volverse incluso peor. Jack y Rose se besan y la cámara se desplaza hasta los oficiales del barco, que desesperadamente observan que hay un iceberg delante del barco. Intentan con todas sus fuerzas girar ―no sabía que los capitanes del Titanic supieran de antemano que había hielo en su camino― pero es demasiado tarde. El barco choca contra el iceberg.

titanic review feminismo sexismo 20 aniversario

1:48:16: El agua empieza a inundar la cubierta inferior y la pareja escucha a los capitanes hablando sobre los daños. Jack hace una astuta observación: "Esto es malo", dice. Y se dirigen a intentar avisar a los horrendos acompañantes de Rose antes de que sea demasiado tarde.
Pero Cal, siendo la desesperada serpiente que es, destroza su propia habitación y su caja fuerte para poder acusar a Jack de robo. Así que justo cuando Jack y Rose llegan al piso de abajo, Lovejoy introduce un par de objetos valiosos en el bolsillo de Jack y este es arrestado. Cal se enzarza en una misógina diatriba durante la cual llama a Rose "objeto", la abofetea y la llama puta. Nos enteramos de que el barco dispone aproximadamente de una hora hasta que se hunda, así que los oficiales se dispersan frenéticamente por el barco con sonrisas en sus caras intentando que todo el mundo se ponga el chaleco salvavidas, pero en lugar de eso suceden un millón de cosas. Lovejoy esposa a Jack a un mástil en el piso de abajo.

titanic review feminismo sexismo 20 aniversario

2:49:44: Todo se va a la mierda. Mucho antes en la película supimos que solo había botes salvavidas suficientes para albergar a la mitad de las personas que hay a bordo. La tripulación debe aceptar el hecho de que su deseo de conseguir determinada estética probablemente matará a mil personas. Hay un montón de escenas de pánico y desesperación tan intensas que tuve que hacer un descanso y jurarme a mí misma que no volvería a subir a un barco jamás.

Los pobres están encerrados en la parte de abajo y básicamente se dan cuenta de que están condenados a muerte, pero a los ricos a duras penas se les mete en la cabeza que la muerte podría ser inminente. Cal está tan obsesionado con la relación entre Jack y Rose que, después de que Rose libere a Jack de sus esposas, deja escapar su oportunidad de subir a un bote salvavidas para correr a la parte de abajo, hacia la inundación, y tratar de dispararles. Esta película incluye mucha misoginia que está ahí porque sí. Las películas feministas son (oh, sorpresa) mucho mejores a la hora de representar la mentalidad violenta de los hombres de forma realista, mientras que Titanic hace una hipérbole.

Los últimos cuarenta minutos están llenos de gente que se ahoga y se congela de todas las formas diferentes posibles. Cal continúa siendo un gilipollas. Hay una bonita lección de historia sobre los esfuerzos de Molly Brown por rescatar personas y, por supuesto, Rose no comparte la madera flotante, así que Jack se congela. Keke Palmer tenía razón. La película finaliza con Rose en la época actual arrojando su collar al agua. Supongo que para que se reúna con Jack y con los restos del barco.

Titanic tiene como un 6 sobre 10 en mi opinión. El diálogo es cursi y los personajes son bastante unidimensionales, pero la cinematografía es bella. Rose es moderadamente creíble y suficientemente interesante como para analizarla (aunque no tengo ningún deseo de apoyar el trabajo de Kate Winslet después de sus comentarios sobre Woody Allen) y además la película me enseñó más sobre la historia del barco de lo que ha hecho ninguna lección de historia.

Me gustaría también presentar mi lista de títulos alternativos para la película:

· Lovejoy Will Tear Us Apart

· Hombres explotan el trauma de una mujer anciana por amor al capitalismo

· El burgués Sr. Clarke de Stranger Things y Daddy Warbucks del Annie de Disney lo estropean todo

· El suicidio como estrategia romántica

· Nunca querrás volver a subir a un barco en tu vida

]]>
a3n3mpEmily OdesserGonzalo HerreraTITANICmachismoleonardo di capriosexismocursi
<![CDATA[Los regalos perfectos para todos tus conocidos según su signo del zodíaco]]>https://broadly.vice.com/es/article/43qwmg/regalos-perfectos-segun-signo-del-zodiacoFri, 22 Dec 2017 05:15:00 +0000 Es la época del año en la que nos ponemos a gastar el dinero que no tenemos en personas que gastarán a su vez el dinero que no tienen en nosotros. Es bonito, es aterrador y está sucediendo ahora mismo por todas partes, a tu alrededor. Mientras pospones revisar el saldo de tu tarjeta de crédito hasta 2018, puede que encuentres un factor estresante adicional acechándote: decidir qué regalar a tus seres queridos. Incluso aunque solo tengas que pensar en dos amigos y en el perro de un vecino, elegir regalos puede ser realmente estresante. Si ya has aceptado que acabarás tirada por el suelo llorando bajo una montaña de deudas navideñas para cuando llegue Año Nuevo, al menos querrás que tus compras merezcan la pena sufrir ese dolor.

Aunque puede que pensemos que conocemos bien a las personas de nuestro entorno, a la gente generalmente se le da fatal hacer regalos: obsequios por valor de casi 50.000 millones de euros son devueltos cada año después de las Navidades. Fingir euforia cuando abres un regalo solo puede compararse a fingir un orgasmo, o al menos eso creemos nosotras. Así que hablamos con la astróloga oficial de Broadly, Annabel Gat, para que nos ayudara a identificar los regalos perfectos para nuestros seres queridos este año, según su signo del zodíaco. Lo mejor de todo esto es que solo necesitamos saber su fecha de nacimiento.

Signos de Fuego

Para tus amigos y familiares Aries, Gat recomienda sorprenderles con algo un poco más ostentoso de lo que están acostumbrados. En lo que respecta a objetos como joyas y objetos de decoración, los Aries rara vez derrochan su dinero... Pero para eso te tienen a ti. Aunque Gat advierte que deberás tener cuidado: “No compres nada excesivamente exclusivo o valioso porque probablemente lo van a perder, a menos que ya te hayan demostrado que son capaces de cuidar de cosas así", afirma. Esto significa que el broche de diamantes de tu bisabuela y la antigüedad más espectacular que puedas encontrar están fuera de los límites, por mucho que te puedan gustar. Aries son los primeros en defenderte contra tus enemigos, así que querrás hacerles felices. Un regalo bueno servirá, siempre y cuando no sea demasiado bueno.

En lo referente a los Leo, "Asegúrate de que lo que les regales sea más caro que lo que regalas a todos los demás", indica Gat. O, al menos, asegúrate de que piensen que es el regalo más caro de tu lista este año, si es que se te da bien fingir. Los Leo de tu vida adoran sentirse como la realeza y eso es algo a tener en cuenta cuando vayas a comprarles un regalo. No obstante, los regalos tangibles no son la única forma de complacerles. Gat sugiere llevar a los Leo a algún sitio al que sea difícil acceder, ya sea un club, un restaurante o cualquier otra cosa que les guste. Puntos extra si es algún lugar con una lista de espera de varios días: llévales a algún sitio pretencioso.

“Los Sagitario siempre pagan la cuenta cuando salen con sus amigos", dice Gat. Puedes compensarles llevándoles a algún sitio bonito y asegurándote de que no sueltan ni un céntimo. Pásale tu tarjeta en secreto al camarero cuando vayas al lavabo o pon a prueba tus reflejos cuando la cuenta llegue a la mesa, pero haz lo que tienes que hacer. Los Sagitario también son muy fans de los souvenirs que les compras en tus viajes, les gusta saber que pensaste en ellos cuando tenías todos los motivos del mundo para olvidarte de todo y de todos los que han quedado en casa. Un libro sobre algún tema que les interese en ese momento (incluso aunque desearías que de vez en cuando se callaran un rato y dejaran de dar la brasa con él) también les hará sentirse especiales.

Signos de Tierra

“Tauro es el signo más sensual del zodíaco, así que lo que les compres deberá o bien tener buen sabor o hacerles sentir bien", afirma Gat. ¿Qué conseguirá emocionar a los Tauro de tu vida? Si es comida, no podrás equivocarte si es algo preparado en casa. Como tienden a ser grandes fans de cogerse un ciego de maría, puede que obtengan placer extra si los brownies que les preparas son brownies de marihuana. No obstante, si los vas a cargar mucho, ¡asegúrate de que lo sepan de antemano! Si los Tauro de tu vida son personas a las que les gusta cuidarse ―y lo más probable es que así sea―, las mascarillas faciales, las bombas de baño y las cremas naturales para la piel siempre son una buena idea. “Están muy conectados con sus sentidos, así que ofrecerles un regalo que inspire sus sentidos es lo mejor que puedes hacer", dice Gat. Si quieres comprarles ropa, céntrate en el tacto de los tejidos y, si te vas a decantar por un perfume, asegúrate de que su aroma sea acogedor y reconfortante.

Virgo, como Géminis, está regido por Mercurio. “Un buen regalo para tus amigos del planeta Mercurio es una agenda, porque a ambos signos les gusta organizarse y estar al día de sus compromisos sociales", indica Gat. Si les gusta la astrología, sugiere que les regales un calendario en el que hayas rodeado con un círculo todos los días en los que Mercurio vaya a estar retrógrado. A los Virgo les gusta saber de antemano cuándo su vida se va a poner patas arriba. También disfrutan con los artículos de arte y con el equipamiento de música, especialmente cosas que les ayuden a mantener todo esto organizado. Los regalos que ayuden a la organización pueden ser aburridos, así que sé selectiva. Busca joyeros antiguos o soportes vintage para discos.

“Capricornio está regido por Saturno, que es el planeta del tiempo", explica Gat. "Es muy oportuno y significativo que el año termine durante el signo del tiempo". Siendo así, a los Capricornio les gusta que les regalen relojes bonitos. Aunque puede que parezca que los relojes de muñeca y los de sobremesa están pasados de moda, Gat nos asegura que "los Capricornio adora cualquier cosa que les recuerde el pasado". Los regalos nostálgicos también harán que los Capricornio de tu vida suelten una lagrimita mientras desenvuelven su presente. Rememora la relación que has tenido con tu ser amado del signo Capricornio y regálale algo significativo para los dos... Pero intenta que no sea demasiado cursi.

Signos de Aire

Como a los Virgo, a los Géminis les encanta la organización, así que un calendario o una agenda siempre son una buena idea, pero asegúrate de añadir algo personal a las páginas para que el regalo no sea demasiado aburrido. Los signos de Aire se rigen por la comunicación, así que lo que más apreciarán es una carta escrita con sentimiento. Aquí sí puedes sentirte libre de ponerte un poco cursi. En el caso de Géminis (y realmente en el caso de todos los signos de Aire), puedes pasar más tiempo trabajando en tu tarjeta o tu carta que en el buscar el regalo en sí. Realmente aprecian pasar tiempo de calidad contigo ―especialmente si tienes algún chisme jugoso que contarles―, así que piensa en regalarles una cita.

“Libra también está regida por Venus, igual que Tauro, así que regalarle algo bonito y que también inspire sus sentidos es una idea realmente buena", dice Gat. Los Libra también valoran mucho pasar tiempo con las personas que quieren, así que busca más allá del reino de los regalos tangibles para ellos. Estarán encantados si pueden hacer algo que involucre tanto sus sentidos como pasar tiempo contigo. A los Libra les encantan los tratamientos de spa extravagantes, así que piensa en regalarle un tratamiento facial a base de caca de pájaro o de sangre, pero para dos personas.

“A los Acuario les encanta todo lo que sea inusual o estrafalario", dice Gat. Encontrar el regalo perfecto para los Acuario de tu vida puede hacer que te veas sumida en un viaje a una extravagante tienda de magia o a una tienda de juegos. Busca kits que les ayuden a llevar a cabo sus ilusiones o a hacer algo tonto. El slime es la locura del momento y quizá sea exactamente lo que tu querido Acuario necesita para desestresarse (o para convertirse en la sensación de todas las fiestas). También les encantan los juegos de mesa a los que puedan jugar con mucha gente, pero lo más probable es que te hagan jugar a ti también, así que si no estás dispuesta a ello, intenta hacerles el regalo y largarte rápidamente con cualquier excusa.

Signos de Agua

“Siempre pensamos en Cáncer como una persona casera a la que le encanta cocinar", afirma Gat. Y aunque podrás hacerles felices con una batidora o con una bonita taza para su té, no olvides su lado brujil. A los Cáncer les encanta que les regalen cualquier cosa que tenga que ver con lo oculto, ya sean velas, cristales o una nueva baraja de tarot. Como les encanta estar en casa, puede que quieras pensar en regalos que contribuyan a mejorar la experiencia de no salir, como un difusor de aceites esenciales o un videojuego.

Al igual que sucede con los Cáncer, a los Escorpio también les gusta jugar con cartas de tarot o con velas, pero también son el signo del sexo. Dicho esto, si tu amigo Escorpio es algo más que un amigo, o simplemente si tenéis suficiente confianza, quizá quieras sorprenderle con un dildo de cristal sanador. Gat también sugiere una tarjeta regalo para una tienda de lencería o un libro sobre el tantra. Si tú y tu ser querido del signo Escorpio no estás en ese nivel, o si eres su madre, por ejemplo, quizá sea mejor ceñirse a los regalos relacionados con la brujería.

“A los Piscis les encanta perderse, así que regálales algo que les sirva para desconectar de la realidad", indica Gat. Por suerte para ti, hay un montón de opciones y tendrás que usar lo que sabes sobre ese Piscis que hay en tu vida para encontrar el regalo adecuado. ¿Cómo prefieren desconectar? Si es mediante sustancias, una buena botella de vino o una bolsa de maría podrían ser justo lo que necesita. Otros Piscis prefieren la música o la creatividad y el arte. En ese caso, un disco vintage de vinilo o una obra de arte que le recuerden a ti son regalos perfectos.

]]>
43qwmgLeila EttachfiniJuanjo VillalbaEva CañadaNavidadregalosHoróscoposignosguía de qué regalar
<![CDATA[La primera vez que tuve sexo con una mujer y me di cuenta de que era bisexual]]>https://broadly.vice.com/es/article/7xe94g/primera-vez-sexo-con-una-mujer-bisexualMon, 18 Dec 2017 05:00:00 +0000 Siento que tuve dos primeras veces en lo que respecta a mis experiencias con chicas, porque sucedieron actos sexuales diferentes en ambas ocasiones. Cuando era adolescente, besaba a mis amigas en las fiestas ―para calentar a los chicos o para practicar― y definitivamente sentía algo cuando lo hacía. Probablemente yo lo disfrutaba más que la mayoría.

No empecé a tener relaciones sexuales hasta que fui a la universidad y aquello desató algo en mi interior. Quería tener sexo todo el tiempo, con montones de gente. Antes de aquello había tenido algún novio, pero siempre les había parado cuando intentaban tener sexo conmigo, creo que en parte porque tenía un trastorno alimentario cuando iba al instituto y me daba miedo. Cuando empecé a tener sexo fue como, "¡Madre mía, lo que me he estado perdiendo!". Veía a los chicos como un vehículo para obtener un montón de placer físico y no buscaba una relación amorosa romántica y duradera.

Mi primera experiencia con una chica se desarrolló lentamente partiendo de una amistad bastante intensa. Me había mudado a Francia y acabé teniendo que ser hospitalizada. Estaba tratando de salir de una depresión muy profunda y conocí a una chica que estaba en el mismo pabellón que yo. Pasábamos todo el tiempo tumbadas afuera sobre el césped y llegamos a conectar a un nivel muy profundo.

Empecé a notar cierta sensación cuando estaba con ella y no sabía cómo identificar el modo en que me hacía sentir. Miraba sus labios y pensaba "siento algo". Esta sensación me inundaba cuando estaba cerca de ella. Quería estar físicamente más cerca de ella, todo el tiempo. Como nunca había estado con una chica todo era nuevo para mí, pero sabía que era algo especial.

Cuando nos dieron el alta en el hospital empezamos a salir juntas en lo que ahora me doy cuenta de que eran citas. Nos sentábamos en algún restaurante y nos quedábamos mirándonos a los ojos durante mucho tiempo. Me sentía realmente bien cuando estaba con ella.

Un día estábamos en su apartamento fumando hash y poniéndonos nuestras canciones favoritas la una a la otra cuando de pronto nos quedamos mirando a los ojos de una forma muy romántica. No sé si fue porque estábamos relajadas por el hachís, pero lo siguiente que recuerdo es que estábamos besándonos. Permanecíamos en una onírica y bella bruma provocada por la droga y de repente su deseo sexual me excitó mucho. Quería tener sexo. Yo no sabía nada acerca del amor lésbico, así que no tenía ni idea de qué hacer a continuación. Pero besarla me daba una sensación totalmente natural y maravillosa, así que simplemente dejé que las cosas fueran yendo más allá.

No nos tiramos la una encima de la otra, pero hubo muchas caricias, yo estaba súper excitada, besándola y rodando juntas por el suelo. Me pareció más sensual y emotivo, como si hubiera una conexión mayor que con la penetración masculina, que a mí siempre me había parecido primitiva y animal. Era muy diferente. El sexo que tuve con ella daba una sensación más natural, de mayor conexión.

Después de aquello me mudé de vuelta al Reino Unido y la dejé atrás, como si se tratara de una deliciosa ensoñación nebulosa. No le conté a nadie lo que había sucedido, simplemente lo empaqueté y lo guardé en el fondo de mi cerebro, y empecé a enrollarme con tíos otra vez.
Más tarde, me hice amiga de una chica que era bisexual. Era una tía muy guay y muy abierta con respecto a su sexualidad, así que en cierto modo me abrió los ojos y me hizo ver que la bisexualidad podía molar. Era como lo si lo que había sucedido en Francia adoptara un nuevo significado. No me avergonzaba de lo que había sucedido en Francia, pero sí que me mostraba recelosa y ella me ayudó a abrirme a la posibilidad de que quizá era bisexual.

Después de romper con un exnovio realmente horrible, decidí proactiva y deliberadamente volver a salir con chicas. Pensé, "¿Sabes qué? Tuve una conexión increíble con una chica y me excitó de una forma realmente alucinante. Mmmm... podría ser divertido ver qué sucede con una chica" .

Además, nunca me había corrido con los tíos del mismo modo que me corría con la chica francesa. Siempre me sentía mejor conmigo misma cuando tenía un novio, pero las experiencias sexuales ―incluso cuando el tío me gustaba mucho y el sexo era fantástico― no me excitaban del mismo modo que me excité con aquella chica. Me faltaba algo.

Más tarde conocí a una chica y sentí al instante el deseo de besarla. Era increíble. Todos aquellos sentimientos me inundaban de nuevo, aquella sensación en todo mi cuerpo. Lo único que quería era saber cómo funcionaba el resto del sexo con una mujer. De nuevo, hubo una conexión muy profunda. A esta la llamo mi segunda primera experiencia.

Me mostraba temerosa, porque realmente quería que ella lo pasara bien y yo no sabía ni qué estaba haciendo. Pero habíamos hablando sobre sexo anteriormente, habíamos hecho sexting y cosas así. En cierta ocasión me había preguntado cómo lo hacía cuando me masturbaba, así que cuando sucedió fue todo bastante natural.

Cuando te come el coño una chica es jodidamente fantástico. Sabe lo que está haciendo porque tiene la misma anatomía que tú. Y puedes tener sexo durante mucho más tiempo y todo es más fluido, del rollo tú ahora me comes el coño, después yo te acaricio... Todo gira en torno a complacer a la otra persona. Creo que se trata de algo bastante exclusivo del sexo entre mujeres.

Ahora siento que tengo mucho más respeto por mí misma y por mi cuerpo. Cuando me acuesto con tíos busco mayor intimidad y conexión, no solo sexo puro y duro. Creo que es maravilloso experimentar tanto el sexo heterosexual como el lésbico, porque hay muchísimos elementos diferentes que puedes extraer de uno y aportar al otro.

]]>
7xe94gImogen DiveJuanjo VillalbaEva Cañadasexovirginidadbisexual
<![CDATA[La terapia pionera que está ayudando a las víctimas de violencia sexual]]>https://broadly.vice.com/es/article/zmyznw/la-terapia-pionera-que-esta-ayudando-a-las-victimas-de-violencia-sexualThu, 14 Dec 2017 14:06:51 +0000 “Piensa en la primera vez que te sentiste así", dice la terapeuta a su paciente, inclinándose hacia delante y dándole golpecitos en la pierna. "Háblame de la primera vez que te sentiste desprotegida".

“Tengo 13 años", comienza Claudia Gonzalez. Esta mujer de 34 años nacida en South Bay, California, sufrió abusos sexuales a manos de su padre a lo largo de toda su infancia y su relación con su madre se resintió a raíz de aquello. Se sentía desatendida y se esforzaron por salir adelante. “Estoy sentada en el vestíbulo de mi casa y estoy sola, mi madre está con mi padre. El vestíbulo está muy oscuro. Estoy agachada en el suelo”.

La terapeuta de Gonzalez, Rajani Venkatraman Levis, continúa dándole golpecitos en la rodilla con la punta del dedo índice. Juntas, Gonzalez y Levis llevan a cabo el trabajo de reprocesar el recuerdo del vestíbulo empleando una técnica psicoterapéutica muy poco conocida llamada Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares (EMDR, por sus siglas en inglés).

Rememoran la escena del vestíbulo múltiples veces, cada vez ampliando hasta llegar a un tema o un recuerdo que resulte abrumador. Conforme Gonzalez describe las imágenes de su cabeza, Levis, da golpecitos sobre su pierna u ondula el dedo atrás y adelante frente al rostro de Gonzalez, arrastrando su mirada con él. Repiten el proceso hasta que el recuerdo es menos traumático.

Hacia el final de la sesión, Levis anima a Gonzalez a hablar con su yo de 13 años y consolarla. "Las cosas no son así ahora", dice Gonzalez a su yo adolescente. "Eres fuerte".

Cuando finaliza la sesión de terapia, su madre ―ahora están mucho más unidas― llega a la consulta de Levis en San Francisco para consolarla. "Era como un círculo cerrado", explica más tarde Gonzalez por teléfono. "No pude desarrollar una relación importante con mi madre hasta que no empecé con la terapia EMDR".

La terapia EMDR fue desarrollada por primera vez por la Dra. Francine Shapiro, psicóloga norteamericana, durante la década de 1980. Se trata de una forma relativamente reciente de psicoterapia empleada a menudo para tratar el trastorno por estrés postraumático (TEP) y es mucho más física que las terapias normales basadas en hablar con el paciente. Como parte de un protocolo de tratamiento de ocho fases, los terapeutas ayudan a sus pacientes a reprocesar el trauma pidiéndoles que rememoren recuerdos perturbadores mientras mueven los ojos de un lado a otro, o dan golpecitos a sus pacientes en las manos o en las piernas (algo conocido clínicamente como "estimulación bilateral"). Se trata de un método poco ortodoxo, pero los defensores de la terapia EMDR son rotundos acerca de su potencial terapéutico.

“Cuando sucede algo terrible, o se produce algo que colapsa el sistema nervioso", explica Levis, “se queda atascado en el tiempo y se almacena del mismo modo en que fue percibido por el sistema nervioso. Se congela en un lugar del cerebro de forma que puede activarse fácilmente y, por lo tanto, se accede a ello en exceso. Y ese tipo de recuerdos pueden colapsar continuamente el sistema nervioso, provocando que se desconecte”.

Claudia Gonzalez. Foto cortesía de la entrevistada

Levis se decanta por una metáfora digestiva cuando explica la terapia EMDR a sus pacientes. Cuando tomas una comida saludable, tu sistema digestivo procesa los alimentos y elimina los residuos tóxicos, explica. Pero cuando tomas una comida grasienta y sobreprocesada tu cuerpo no puede digerirla con facilidad. Te sientes incómodo, hinchado o inquieto. “Del mismo modo, la terapia EMDR ofrece apoyo al cerebro para digerir un recuerdo abrumador y traumático y para asimilar valiosas lecciones, mientras descarta y elimina el material tóxico de desecho".

La premisa fundamental de la terapia EMDR es que el TEP está provocado por recuerdos perturbadores que no han sido procesados adecuadamente. Como resultado, esos recuerdos se activan con facilidad, provocando una respuesta emocional negativa. Según la Asociación Psicológica Norteamericana (APA, por sus siglas en inglés), la terapia EMDR tiene como objetivo enfrentarse a esos recuerdos cambiando el modo en que están almacenados en el cerebro.

Cuando los pacientes reciben estímulos sensoriales bilaterales mientras se centran en el recuerdo traumático, se cree que el cerebro reprocesa ese recuerdo, haciendo que sea menos vívido y perturbador. Se han realizado al menos 20 estudios aleatorizados controlados en torno al potencial terapéutico de la terapia EMDR para quienes sufren de TEP. Un estudio llevado a cabo en 1997 descubrió una tasa de remisión del TEP del 90 por ciento en víctimas de agresiones sexuales después de tres sesiones de 90 minutos, aunque la muestra de participantes era relativamente pequeña (solo estaba formada por 18 personas).

En un artículo publicado en el New York Times, Shapiro admite que los científicos todavía están tratando de explicar los mecanismos exactos que se ocultan tras su eficacia y escribe: "Sigue habiendo controversia en torno a por qué funciona la terapia EMDR... Esperamos que los resultados de diversos ensayos aleatorizados controlados determinen qué papel desempeñan los movimientos giratorios de los ojos y otros tipos de estimulación bilateral en el resultado del tratamiento, independientemente del resto de procedimientos EMDR".

No existen datos clínicos acerca de qué proporción de pacientes sometidos a la terapia EMDR han experimentado abusos sexuales, pero Levis calcula que hasta un 80 por ciento de sus pacientes han sido víctimas de violencia sexual. Muchas son mujeres en la veintena o la treintena a quienes resulta difícil lograr intimidad en sus relaciones románticas debido a un trauma antiguo no procesado.

Levis es como un ingeniero trabajando en las alcantarillas de una ciudad: su labor consiste en remangarse y literalmente desbloquear los pasadizos neurológicos. "Pongamos por ejemplo que un agresor llevaba determinada colonia en el momento del ataque", me dice. “Puede que hayan pasado 20 años, pero cuando vuelves a olerla tu cuerpo pasa a una situación de máxima alerta y te bloqueas. Así que lo que necesitas es ayudar a la mente a separar el pasado del presente".

Tessa Fleming, una mujer de 26 años residente en San Francisco, fue violada mientras estaba de vacaciones con su familia en México. Un hombre en bar la atacó después de echarle algo en la bebida. En aquel momento ella tenía 16 años.

“Recuerdo unas escaleras y el suelo de cemento de la segunda planta del bar", dice Fleming. "Entonces abandoné mi cuerpo y le vi teniendo sexo conmigo desde arriba, a vista de pájaro".
Tras la agresión, experimentó ansiedad y vergüenza con respecto a su sexualidad. “Antes de la terapia EMDR, si pensaba en mi violación era como si me clavaran cuchillos en el corazón y en el estómago", explica Fleming. “Como de la nada surgía una sensación horrible en mi estómago que cada vez era peor y tenía que fingir que estaba bien, que no pasaba nada. Tenía tanto miedo de los hombres que no tuve relaciones sexuales en cinco años".

Fleming y su terapeuta, Ben Yokoyama, pueden pasar varias semanas reprocesando una única experiencia traumática usando la terapia EMDR. “No borra todos mis recuerdo como en ¡Olvídate de mí!", explica. “Pero consigue que pueda recordar sin que todo mi cuerpo vuelva a revivir el trauma”.

Por regla general, me explica Yokoyama, un trauma simple ―un accidente de coche, un atraco o un terremoto― puede reprocesarse en entre tres y cinco sesiones. Los traumas más complejos, como la violencia sexual, son mucho más difíciles de tratar, especialmente cuando han sucedido hace tiempo. "Para los adultos que han sobrevivido a un trauma durante su infancia, el proceso implica más tiempo, ya que hay muchas redes de recuerdos asociadas con dicho trauma", explica Levis.

Pacientes como Gonzalez creen que una de las ventajas más importantes de la terapia EMDR en relación con la terapia basada en hablar es que cuesta menos tiempo. “La terapia hablada es útil, pero se tarda un siglo en llegar a entender algo. La terapia EMDR es mucho más rápida. Han pasado 15 años y solo ahora soy capaz de tener una relación cercana con mi madre. Creo que los dos últimos años de terapia EMDR me han proporcionado una visión más clara y un crecimiento mayor que 15 años de terapia tradicional".

La terapia EMDR puede parecer un poco ridícula si te han enseñado a creer que las sesiones de terapia implican tumbarse en un sofá y hablar sobre tus sentimientos. Debido a que existe una evidencia muy limitada sobre su eficacia ―al menos si se compara con terapias más arraigadas, como la terapia conductual cognitiva― la APA solo recomienda condicionalmente el uso de la terapia EMDR para tratar el TEP, lo que significa que sugiere que podría ser útil para tratar ese trastorno (su panel de expertos ha sugerido que podrían modificar su recomendación en el futuro basándose en pruebas más recientes).

Levis rebate la opinión de que la terapia EMDR es menos legítima que otras terapias: "Aquí no hay vudú", afirma. "No hay hipnosis. Pero mis pacientes realmente ven un gran cambio".

La terapia EMDR es mucho menos conocida que las terapias tradicionales basadas en hablar con el paciente, en parte porque solo tres facultades en EE. UU. ofrecen programas de másteres en psicología somática (la terapia EMDR es un método somático, lo que significa que se centra en la conexión entre el cuerpo y la mente). Yokoyama añade que educar a más psicoterapeutas podría provocar que las terapias somáticas se desviaran a favor de enfoques más basados en la evidencia. En Estados Unidos puede solicitarse terapia EMDR en los planes de seguros de salud, pero otros métodos somáticos no siempre están cubiertos.

“La teoría somática no es muy conocida", explica Yokoyama. “Nuestra sociedad es todavía víctima de la teoría de Descartes ―'Pienso, luego existo'― y esa prioridad se concede a los pensamientos y a las intervenciones de arriba abajo, como la terapia basada en hablar con el paciente. Es preciso que se produzca un cambio de paradigma para buscar métodos de psicoterapia somáticos y para creer en la sabiduría y el poder sanador del cuerpo, que se extiende más allá del tratamiento físico tradicional de los síntomas, como la medicación y la cirugía”.

Actualmente, la terapia EMDR está empezando a considerarse como un tratamiento cada vez más legítimo para el TEP. En 2005, las autoridades británicas recomendaron la terapia EMDR como tratamiento para el TEP al amparo del Servicio Nacional Británico de Salud. Los defensores como Yokoyama afirman que la terapia EMDR puede hacer mucho más que solo ayudar a quienes padecen TEP, ya que puede ofrecer alivio a quienes sufren de una gama más amplia de trastornos, como depresión, trastorno obsesivo compulsivo, psicosis o incluso dolor crónico.

Víctimas de agresiones sexuales como Gonzalez y Fleming afirman que la terapia EMDR ha hecho mucho más que ayudarlas a procesar el trauma: ha hecho que vuelva a merecer la pena vivir la vida. "Me siento completa, me siento más equilibrada, siento que puedo manejar las situaciones sin entrar totalmente en pánico o en crisis. Soy capaz de vivir mi vida. Ya no soy una víctima", dice Gonzalez.

Fleming está de acuerdo. “La terapia EMDR me ha dado esperanza. Nunca habría imaginado que fuera posible liberarme así de mi pasado. Sigo teniendo traumas que reprocesar, pero estoy feliz de haber encontrado el camino de la sanación”.

]]>
zmyznwSirin KaleJuanjo VillalbaEva CañadaviolaciónTerapiaSalud Mentalviolência sexual